Enero 30 de 2023

¿Puede identificar a estos judíos de la época del Holocausto?

Un retrato en carboncillo dibujado de una persona desconocida, del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem

Numerosos retratos, dibujados por el artista David Friedmann durante la ocupación nazi de Praga, permanecen sin nombre -hasta ahora.

Por: Miriam Friedmann Morris

Nací en Isael en 1950 y me pusieron el nombre de la primera hija de mi padre.

En 1954, nuestra familia emigró a Estados Unidos y se estableció en St. Louis, Missouri. Crecí inmersa en el mundo del arte y la cultura. Un día, mi padre tomó un álbum del librero y ahí, en la mesa del comedor, aprendí más sobre su arte y las grandes pérdidas que soportó durante su vida.

Mi padre, David Friedmann (n), nació el 20 de diciembre de 1893, en Mährisch Ostrau, Austria-Hungría, (Ostrava, Chequia). En 1911, se aventuró a Berlín y estudió dibujo con Hermann Struck y pintura con Lovis Corinth. Durante la Primera Guerra Mundial, sirvió en el ejército Autro-Húngaro como un artista de batalla y regresó a su estudio de Berlín después de la guerra. Obtuvo elogios por sus retratos extraídos del natural y se convirtió en un importante artista de prensa de los años 1920, dibujando a cientos de íconos culturales como Albert Einstein y Max Brod.

David Friedmann en 1936 en su apartamento en Paderborner Strasse 9, Berlín-Wilmersdorf, Alemania.

El régimen nazi cambió abruptamente su floreciente carrera en 1933. Friedmann huyó a Praga en 1938, con su esposa Mathilde y su pequeña hija Mirjam Helene, escapando de los nazis con sólo su talento artístico como medio para sobrevivir. La Gestapo saqueó su obra dejada en Berlín. En Praga, mi padre trabajó como un artista nuevamente, dando a conocer que deseaba producir un álbum. Recibió pedidos de retratos y dibujó a los líderes de la comunidad judía y a los oficiales de la Oficina de Palestina, muchos de ellos prominentes sionistas, más tarde asesinados en Auschwitz.

En 1941, David Friedmann fue deportado al Ghetto de Lodz con su familia, y las autoridades nazis una vez más saquearon sus trabajos. Continuó representando el destino humano en su arte, como prisionero en el Ghetto de Lodz, en el subcampo Gleiwitz I de Auschwitz, y como un sobreviviente. Su esposa y su hija fueron asesinadas.

Liberado a la edad de 51 años, Friedmann creía que estaba vivo por una razón, como señaló en su diario de posguerra de 1945 [en alemán]:

¨Estas poderosas imágenes que vi -para dar forma a toda esa miseria -para mostrarla al mundo -esta fue siempre mi intención¨.

La serie de arte se tituló, ¨¡Porque Ellos Eran Judíos!¨ En 1948, en Praga, Friedmann se casó con Hildegard Taussig (1921-1989), una sobreviviente de Theresienstadt, Auschwitz y Christianstadt. Oficiales del ejército de alto rango querían su obra de arte para el Museo de Guerra de Praga. Desafiando una prohibición de exportación, la pareja huyó de la Checoslovaquia comunista a Israel en 1949, salvando así su obra de arte, álbumes, y documentos históricos.

Milagros de supervivencia

El álbum que mi padre me mostró hace muchos años contiene 50 fotografías y retratos tamaño postal entre otras obras producidas a lo largo de su vida. Entre los sujetos están Jakob Edelstein, el Dr. Franz Weidmann y Fredy Hirsch, pero muchos todavía permanecen sin nombre hasta hoy. Las caras serias reflejan el stress de la persecución y un futuro incierto. Me cautivó. A petición mía, mi padre me confió este tesoro a la edad de 22 años. Me preguntaba cómo podría separarse del álbum, una profunda parte de su pasado y de las personas que había dibujado y con las que había entablado amistad.

Freddy Hirsch, un retrato grabado del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem.

Mi padre agregó nombres y subtítulos a numerosos retratos -claves invaluables para la tarea que tenía por delante -identificar y conocer el destino de cada sujeto -y reconstruir la historia. Así comenzó un proyecto de décadas de duración en 1994. Compartí los retratos en todo el mundo y varios sujetos fueron reconocidos por los sobrevivientes.

Se descubrieron retratos en el Museo Nacional y el Museo Judío en Praga, Beit Terezin en Israel, así como en colecciones privadas. En el departamento de teatro del Museo Nacional, tres retratos idénticos de tamaño postal de Frantisek Zelenka me esperaban. El cuarto está expuesto en el álbum de mi padre junto con duplicados del Dr. Leo Kraus y Viktor Popper. Me preguntaba cuál era el significado de los retratos idénticos duplicados. La historia continuó desarrollándose.

Treinta y seis retratos tamaño postal aparecieron en Beit Terezin. Entre esta colección están Franz Kahn, Leo Janowitz, y Otto Zucker. Siete retratos eran idénticos a aquellos que aparecían en el álbum de mi padre: Hans Löw, Stefan Pollak, Rudolf Leipen, Wally Bloch, Ernst Jelinek, Viktor Popper y Hannah Steiner. Sin embargo, el momento Eureka fue Elly Eisinger. El Museo Judío tiene los dibujos originales a pluma y tinta sobre papel de calco montados sobre papel de Eisinger y Weidmann. De alguna manera los originales más grandes fueron usados por mi padre para producir sus impresiones más pequeñas.

Retrato de Elly Eisinger, 1940. Ella sobrevivió. Dibujo en pluma y tinta sobre papel de calco, montado en papel, Colección de Artes Visuales del Museo Judío de Praga.

Numerosos retratos tienen dedicaciones escritas a mano en el reverso para el Dr. Leo Kraus, el director del departamento legal de la Oficina de Palestina en Praga. Sin embargo, el archivo de Beit Terezin no tenía el retrato de Kraus o evidencia de que él fue el donante. Kraus fue entrevistado por Beit Terezin. A los 98 años, no recordaba los retratos, pero recordaba al artista. Todavía es un misterio cómo sobrevivió la colección, pero la pregunta provocativa permanece -¿quién donó los retratos a Beit Theresienstadt?

Contacté a Dorit Gan-Mor, la hija de Kraus, quien buscó entre los libros de su padre y descubrió su retrato en tamaño postal, así como al Dr. Kurt Heller y la Dra. Ruth Edita Hoffe. Vi el retrato impreso idéntico de Hoffe en la colección de Judita Chudy. Luego, el destino quiso, que el original de Hoffe dibujado en carboncillo apareciera en el Museo Judío. Sus trazados se hicieron ¨después¨ de la finalización del dibujo del retrato original más grande. Para resumir: Los dibujos de Weidmann, Eisinger y Hoffe, son evidencia de que fueron usados para producir versiones más pequeñas tamaños postal con las firmas del sujeto y el artista como parte de la impresión. Los retratos se ordenaban en múltiplos y se intercambiaban entre colegas y amigos, a menudo con dedicatorias en el reverso.

Dr. Leo Kraus, un retrato grabado de David Friedmann, cortesía de Dorit Gan-Mor.

 Ayúdenos a identificar a los sujetos – ¿Puede descifrar estas firmas?

Uno de los traumas más crudos del Holocausto -las personas no sólo perdieron sus vidas, sino también los rastros de su existencia. Un retrato puede ser la única imagen que queda de la víctima.

 Dra. Ruth Edita Hoffe, retrato en carboncillo por David Friedmann, Colección de Artes Visuales del Museo Judío de Praga.

Los sujetos que firmaron sólo con su apellido, por ejemplo, Batscha, Adler, y aquellos con nombres comunes como Otto Löwy, impiden una búsqueda exitosa. Incluso si la firma es legible, uno no puede siempre confirmar la identidad. En el caso de las dos víctimas retratadas abajo, las firmas son ilegibles, incluso entre amigos checos y alemanes. Klara es el único sujeto con una sonrisa real, pero sólo su primer nombre justifica una suposición. El segundo retrato dice D. o Dr. Hermann.

¿Klara? Retrato grabado de una persona desconocida, cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

Los sujetos que carecen de una coincidencia positiva a pesar de firmar un nombre completo son Hans Kaminsky y Fritz Löwenstein. La foto de identificación es imprescindible para una comparación. Sin embargo, el nombre completo es necesario para buscar en las bases de datos, testimonios, documentos, y listas de deportaciones. Noventa y cuatro sujetos retratados meticulosamente por David Friedmann se conocen que han sobrevivido.

Los retratos son un testimonio de la enorme pérdida de vidas, potencial creativo y logros de las víctimas judías. Las expresiones que eligió, su capacidad para capturar las emociones, la actitud de su línea, todo nos muestra sus pensamientos. Los retratos dan rostro a las numerosas víctimas conocidas y desconocidas -evidencia histórica significativa de una comunidad judía dinámica destruida por el régimen nazi. Retratos adicionales podrían todavía estar en colecciones privadas.

¿Quién era el Dr. Hermann? Retrato grabado cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

Una vista cercana de la firma en el retrato anterior.

Los dibujos en carboncillo debajo no fueron firmados por el sujeto porque los retratos no estaban destinados a ser impresos.

La firma dice ¨Hans Kaminsky¨, pero todavía no se ha encontrado una coincidencia positiva. Retrato grabado cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

La firma dice ¨Fritz Löwenstein¨, pero todavía no se ha encontrado una coincidencia positiva. Retrato grabado cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

Nombre desconocido, un retrato grabado cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

¿Puede descifrar la firma en el retrato arriba?

Doné el álbum de mi padre al Museo de Arte de Yad Vashem en Jerusalem. La recompensa de mi viaje es el reconocimiento del trabajo de mi padre como una fuente valiosa y una contribución a la historia del Holocausto, así como la preservación de sus retratos para generaciones futuras.

David Friedmann murió el 27 de febrero de 1980, en St. Louis, Missouri.

Si tiene información sobre las identidades de los sujetos sin nombre en los retratos anteriores, por favor contacte a: mirifm@aol.com. Para más información sobre David Friedmann, por favor visite: www.davidfriedmann.org o la página de Facebook ¨David Friedmann-Artist As Witness¨.

Este artículo está basado en una versión titulada, Los Retratos de David Friedmann de la Comunidad Judía de Praga 1940-1941: Una Marca de Tiempo en la Historia Durante la Ocupación Nazi, que apareció originalmente en ¨Dapei Kesher¨, la circular de Beit Theresienstadt.

Actualmente está en producción un nuevo documental del Holocausto, ¨Querida Miriam – El Arte y la Supervivencia de David Friedmann¨, por el ganador del Premio Emmy, John Rokosny-

Nombre desconocido, un retrato grabado cortesía de Beit Theresienstadt, Israel.

Una vista cercana de la firma en el retrato anterior.

Nombre desconocido, retrato a carboncillo sacado del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem.

Nombre desconocido, retrato a carboncillo sacado del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem.

Nombre desconocido, retrato a carboncillo sacado del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem.

Nombre desconocido, retrato a carboncillo sacado del Álbum de David Friedmann, donado al Museo de Arte de Yad Vashem.

 Sobre la Autora

Miriam Friedmann Morris es la hija de los sobrevivientes de Auschwitz, David y Hildegard Friedmann (n). El arte marcó su vida. David Friedmann pintó para que el mundo no lo olvidara. Después de la muerte de su padre en 1980, sintió una profunda responsabilidad de llevar a cabo su misión -mostrar su arte del Holocausto al mundo. La fascinación con su arte saqueado por los nazis lanzó una búsqueda para encontrar y asegurar el lugar legítimo de David Friedmann en la historia. Su búsqueda lanzó un renacimiento mundial de un artista oscurecido por el régimen nazi. Morris, quien vive en New York, facilita exposiciones, conferencias y escritos -y está dedicada a la preservación del legado artístico de su padre.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel