Enero 23 de 2023

Unos 100,000 israelíes protestan en contra de las reformas judiciales del gobierno

Unas 100,000 personas asistieron a la protesta en contra de las reformas judiciales del gobierno.

La protesta se abrió paso en el extranjero cuando docenas de israelíes en Barcelona, Toronto y Boston protestaron.

Por: Ariella Marsden, Eliav Breuer

Unas 100,000 personas protestaron en contra de las reformas judiciales del gobierno en Tel Aviv el sábado en la noche, incluidos políticos israelíes que se oponen al primer ministro Benjamin Netanyahu.

La protesta empezó en la calle Kaplan y luego se convirtió en una marcha que pasó por las calles Menahem Begin, Parashat Drahim, Arlozorov, Derech Namir, Shaul Hamelech y Dovanov. La marcha terminó en el Complejo Gubernamental de Tel Aviv.

Las calles estuvieron cerradas desde las 5 p.m., lo que provocó la indignación de los manifestantes que afirmaron que los cierres estaban siendo hechos tan temprano para restringir las protestas y evitar que pudieran llegar al lugar.

¿Quiénes asistieron a la protesta?

Una serie de organizaciones asistieron a la protesta, incluido el Movimiento para la Calidad del Gobierno, que llevó a cabo su propia protesta en la Plaza Habima, antes unirse a la marcha en Kaplan.

Los políticos que asistieron a la protesta incluyeron al líder de la oposición, Yair Lapid, y a los parlamentarios Benny Gantz y Merav Michaeli. Lapid habló bajo el puente Azrieli poco después de que la protesta comenzara.

Miles protestan en Tel Aviv en contra de las reformas judiciales del gobierno.

Otros oradores en la manifestación incluyeron al ex ministro de defensa y ex jefe de estado mayor de las FDI, Moshe (Bougie) Ya´alom, la ex vicefiscal general, Dina Zilber, el presidente del Colegio de Abogados de Israel, Avi Himi, y la CEO y cofundadora de Papaya Global, Eynat Guez.

¨Lo que ven aquí es una protesta por el país¨, dijo Lapid. ¨Esta es una protesta por el país. Personas que aman al país vinieron hoy para defender su democracia, defender sus cortes, y defender la idea de la vida compartida y el bien compartido. Hay gente que ama a Israel aquí, que vinieron a luchar por un estado democrático judío de acuerdo con los principios de la Declaración de Independencia. No nos rendiremos hasta que ganemos¨.

¨Espero que estén en camino a la protesta, y si no lo están, entonces pónganse en marcha¨, dijo Gantz. ¨Protestaremos legalmente. Queremos proteger nuestra democracia, y el respaldo público y la actividad en protestas son muy importantes para nuestra lucha política. Estamos listos para llegar a acuerdos, pero no estamos dispuestos a destruir nuestra democracia, e insistiremos en eso. Así que, pónganse en marcha -Beersheba, Tel Aviv, Haifa y Jerusalem. Todos estamos saliendo al campo¨.

¨No debemos ceder en este golpe de estado¨, dijo la parlamentaria Merav Michaeli. ¨Con este gobierno loco y peligroso, no podemos negociar. No hay compromisos con las cosas que destruyen a Israel y a su democracia. En esta lucha, tenemos que ser una oposición unida. Les pido a mis socios -¡No se confundan!¡No negocien con Netanyahu que quiere destruir este lugar! Tenemos que luchar hasta ganar¨.

La protesta en Tel Aviv no fue la única el sábado en la noche. Unos 5,000 manifestantes se reunieron en el Centro Horev en Haifa para llevar a cabo su propia protesta, mientras cientos se reunieron en Herzliya. Otras protestas se llevaron a cabo en Haifa y Jerusalem.

Los israelíes en el extranjero también protestaron con docenas en Boston, Barcelona y Toronto también protestando en sus ciudades, pidiendo salvar la democracia israelí.

Esta es la tercera semana consecutiva de protestas desde que el ministro de justicia, Yariv Levin, anunció sus planes para la reforma en una conferencia de prensa el 4 de enero. Unos 30.000 manifestantes se reunieron el siguiente sábado en la noche, 7de enero, en la Plaza Habima.

El último sábado en la noche, 14 de enero, ese número se había disparado a más de 80,000, sin incluir las protestas en Haifa y Jerusalem.

Una serie de factores contribuyeron a la intensificación de las protestas. La coalición mostró que iba en serio al no perder tiempo, y ya el 11 de enero comenzó a debatir la reforma en la Knesset; muchos políticos de la oposición, incluido los líderes de partido Lapid, Gantz, Michaeli, Mansour Abbas y Ayman Odeh, llamaron a los ciudadanos israelís a unirse; algunos parlamentarios de la coalición hicieron declaraciones inflamatorias, tales como amenazar con encarcelar a Lapid y Gantz; y el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, intervino en las preparaciones de la policía para las protestas y advirtió en contra de los intentos de ¨perturbar la paz¨.

El objetivo declarado del plan es dar a la Knesset -la rama legislativa de Israel -y a su gobierno mayor control sobre el sistema judicial.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post