Diciembre 3 del 2022

¿Acaso indígenas de Perú son descendientes de las tribus perdidas de Israel?

Menashe ben Israel fue uno de los más famosos rabinos sefaradím de Ámsterdam, Holanda. Él estaba convencido de que la restauración de Israel no podría tener lugar, sino hasta que los judíos se hubieran esparcido por todas partes del mundo.

En septiembre de 1644, llego a Ámsterdam Antonio de Montesinos, un español que regresaba a Europa después de haber hecho su fortuna en América Latina durante casi diez años.

En realidad, Montesinos era un cripto-judio cuyo verdadero nombre era Aarón Levy

Antonio se apresuró a ver al rabino Menashe, así como a otros líderes judíos, para contarles su increíble historia.

Dos años antes, mientras realizaba exploraciones en la región ecuatorial con un grupo de exploradores, había hecho un viaje en burro a una lejana provincia de Perú, junto con varios indígenas que lo acompañaron. Mientras el grupo iba de camino en la cordillera, un inesperado viento los obligo a detenerse y buscar refugio en una cueva. Allí,  los indígenas empezaron a murmurar entre ellos, que la tormenta era un castigo de DI-s, por la manera en que los españoles trataban al “Pueblo Sagrado”. Finalmente, el viento se detuvo y los viajeros reanudaron su camino.

Varias semanas después, tras su regreso a Ecuador, la Inquisición lo detuvo por sospechoso de judaizante. Estando en la cárcel, se puso a reflexionar sobre el comentario que había escuchado de los indígenas, y prometió que, en caso de salir en libertad, iría en busca de ese tal “Pueblo Sagrado”. Afortunadamente no tuvo que esperar mucho tiempo, ya que fue liberado por falta de pruebas.

Antonio de Montesinos entonces localizó a los guías indígenas y les pidió que lo condujeran hacia ese tal “Pueblo Sagrado”. Ante la duda de los indígenas, les explico que el mismo pertenecía a ese Pueblo Sagrado. Asombrados y admirados, los indígenas no dudaron y al cabo de tres días partieron con Montesinos rumbo al lejano lado norte de la cordillera.

Finalmente, al alcanzar un pequeño descampado a orillas de un bosque, los guías se detuvieron y emitieron una serie de silbidos.

Al cabo de unos minutos aparecieron cuatro indígenas. Enojados ante la presencia del europeo, sostuvieron una conversación con los guías en su idioma nativo. Al conocer la identidad de Montesinos, lo abrazaron, y recitaron en su honor como bienvenida el “Shema Israel”. Luego, el grupo se encamino hacia una aldea cercana.

Allí, con los guías como intérpretes, los ancianos de la tribu le relataron su historia

Ellos eran descendientes de la tribu perdida de Reubén, y le dijeron que llevaban allí varios siglos viviendo en aquella jungla. Siempre habían soñado con reestablecer contacto con su ancestral pueblo judío. Ahora, después de recibir a uno de sus hermanos, su sueño podría finalmente ser realizado.

Anhelaban ser instruidos en los principios de la Torá.

Montesinos entonces le prometió que lo haría una vez que regrese a su país. Al poco tiempo partió a Europa  y a su llegada a Ámsterdam, se apresuró en relatar su increíble aventura a los líderes de la comunidad judía local.

Todos los oyentes quedaron fascinados ante tal relato. Ahora, en algún rincón del mundo se descubría un remanente del pueblo de Israel.

Al principio, el rabino Menashe ben Israel dudó de su relato, pero luego acabó por reconocer que los “indios de Montesinos”, podrían realmente pertenecer al remanente del pueblo Israel. Decidió escribir un tratado, llamado “Mikve Israel” “Esperanza de Israel”, que habla acerca de las Diez Tribus Perdidas y lo publicó en 1650.

Similitudes que hay entre las costumbres judías y las indígenas peruanos

También por esas fechas, un predicador de Inglaterra, llamado Thomas Thoronwood publicó  el libro “Los judíos en América, y la probabilidad de que los indígenas sean judíos”.

Pero lo más sorprendente de todo esto, fue lo que declaró en esa época el filósofo inglés Willian Penn,  quien fundo Pensilvania,  que, son muchas las similitudes que hay entre las costumbres judías y las indígenas.

Veamos algunas de estas costumbres, ceremonias o ritos que tenían los indígenas y que, aparentemente tendrían en sus creencias un origen en común con las leyes judías:

  • Entre algunos de los preceptos de los indígenas, figuran el de hacer frecuentes sumergidas en ríos o manantiales. Corresponde al concepto judío de la “MIKVE”
  • No tocar a un muerto. Corresponde al concepto judío“TUMÁ” (impureza)
  • No beber sangre.
  • Observar ciertos días de ayuno. Corresponde al concepto judío de “TAANIT”
  • Las viudas de los indígenas que no tuvieran hijos no tenían derecho de volver a casarse sin el consentimiento expreso de su cuñado. Corresponde al concepto judío de “JALITZÁ”
  • Los hombres indígenas debían casarse con las viudas de sus hermanos que no hayan tenido hijos. Corresponde al concepto judío de “IBUM”
  • La obligación de ofrecer las primicias de sus cosechas a su dios, depositándolas bajo unos árboles en la cumbre de altas montañas. Corresponde al concepto judío “BIKURIM” (la ofrenda de las primicias en Shavuot)
  • Tenían templos y un objeto sagrado que llevaban consigo en las campañas guerreras. Corresponde al concepto judío de “URIM BETUMIM” (Pectoral del Cohen Gadol)
  • Para los indígenas las almas de los muertos se reunían con las de sus antepasados en el campamento de sus ancestros”. Corresponde al concepto judío de “GAN EDEN”
  • Los Sacerdotes indígenas debían vestir con pieles blancas en las grandes solemnidades. Corresponde al concepto judío “LAS ROPAS DEL COHEN GADOL” (Sumo Sacerdote)
  • En los días de la luna nueva se realizaban unas ceremonias. Corresponde al concepto judío de “ROSH JODESH”
  • Según las creencias indígenas, los suicidas no tendrían acceso al reino de los padres.
  • Las mujeres indígenas debían vivir en tiendas separadas durante los periodos que se consideraban impuras, durante la menstruación y durante los tres meses siguientes al parto. Corresponde al concepto judío “NIDA” (mujer impura)
  • El Totem que llevaban consistía en una caja de madera que nunca debía tocar el suelo, por lo que se trasportaba en andas. Corresponde al concepto judío “ARON HABERIT” (Arca sagrada)
  • Algunas de las normas penales indígenas coincidían con las hebreas. En lo que respecta a la venganza de sangre, los indios contaban con lugares de refugio, donde los delincuentes no podían ser detenidos, lo que para los judíos se le conocía como “ARE MIKLAT”. (cuidad de refugio).

Otras fuentes

Por otro lado, el arqueólogo e investigador Adán Quiroga, analizando a los indios calchaquíes y a otros indígenas de América, afirmó que había encontrado huellas de una civilización judía.

Expresó: “Hay tradiciones sobre los contactos del pueblo judío con las razas americanas, y que por más aventurada que parezca la llegada de los judíos a nuestra América, no puede negarse al menos las coincidencias de numerosas creencias, ritos y tradiciones judaicas y americanas”.

De igual manera, en la obra de George Jones, titulada Identity of the aborigines of America with the people of Tyrus and Israel, referida a la identidad de los indígenas americanos con las tribus israelitas, también aseveró que América fue colonizada por los israelitas.

Por otro lado, el jesuita español, de nombre Joseph Gumilla (1686/1750), quien exploró como misionero la cuenca del río Orinoco, Venezuela, comprobó que la oración ritual que los indígenas de esa región dirigían a diario al Sol, era la misma que decían los hebreos. Cuando Gumilla les pregunto a los indígenas, de dónde habían aprendido esa oración, estos le contestaron que de sus antepasados, pero que en realidad ellos no adoraban al Sol, sino a quien lo había creado.

Perú y Yucatán

En el en el capítulo 6 del “Sefer Haberit”, escrito por un alumno del Gaón de Vilna, afirma que Ofir es Perú, y que su rabino, el Gaón de Vilna le dijo que, algunas de las tribus indígenas de América, descienden de aquellos obreros que había enviado el rey Salomón a Ofir, en busca de oro para la construcción del primer Templo “Bet Hamikdash”.

Ofir, según la Torá, era un lejano país rico en oro, piedras preciosas, y maderas. Entonces, el rey Hiram había enviado a sus marineros, los Fenicios, que conocían muy bien el mar, para que junto con los trabajadores del rey Salomón, viajaran en busca del oro de Ofir. Así fue como llegaron los barcos a Perú, y trajeron de allí 420 barras de oro, que llevaron al rey Salomón para la construcción del Bet Hamikdash. (MELAJIM I (Reyes I) 9:26-28 y DIBRE HAYAMIM II 8:18 y 9: 10)

Así también, Miguel Cabello de Balboa (1535-1608) sobrino de Vasco Núñez de Balboa, quien fue el que descubrió el Océano Pacifico, escribió una crónica sobre el pasado prehispánico del Perú, afirmando que Perú era Ofir, y que el personaje de Ofir que figura en la Torá se había trasladado hacia tierras muy lejanas, fundando en su nombre la ciudad de “Ofir”, hoy Perú. Y que uno de los hijos de Ofir, llamado “Yoktan”, (Noaj-Shem-Arpajshad-Shelaj-Ever-Yoktan-Ofir) se había trasladado hacia otras tierras, a la que llamo en su nombre “Yoktan”. ¿Será que Yoktan es “Yucatán”?

En el comentario de Rashi a la Torá (Bereshit 10:25) explica que se llamaba Yoktan, porque se empequeñecía a sí mismo en humildad, y es por eso que DI-s le dio la oportunidad de fundar varias ciudades y familias.

En conclusión ¿realmente los indígenas son descendientes de las tribus perdidas de Israel, o solo es un mito?

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío. Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

 

Fuente: Enlace Judío