Noviembre 22 del 2022

El Gran Rabino de Israel pide enmendar la Ley del Retorno para preservar la identidad judía del país

El rabino David Landau insta a los legisladores conservadores a anular la cláusula del nieto después de que los datos demostraron que la mayoría de los inmigrantes que llegan de los estados postsoviéticos no son judíos.

El Gran Rabino Ashkenazi de Israel, David Landau, pidió a los legisladores conservadores que enmienden la Ley de Retorno del país para reducir la inmigración no judía a Israel.

Hablando en la Conferencia Internacional anual de Emisarios de Chabad-Lubavitch en Nueva York, Landau abogó por la anulación de una cláusula en la ley que permite a los nietos de judíos inmigrar a Israel y obtener la ciudadanía israelí.

Gran Rabino Ashkenazi David Landau
(Foto: Shlomi Cohen)

La Ley del Retorno otorga a los judíos, o personas con uno o más abuelos judíos, y a sus cónyuges, el derecho a trasladarse a Israel y adquirir la ciudadanía israelí. “Hace diez años, pedí tratar de cambiar este error en la Ley del Retorno, corregirlo, para preservar el Estado de Israel como un Estado judío y el Estado de los judíos”, dijo.

En el contexto del reciente triunfo electoral del bloque conservador-religioso, Landau ofreció una oración para que «la voluntad del Señor esté en nuestras manos».

 El Rabino Landau visita refugiados ucranianos (Foto: EPA)

 Sus palabras se producen cuando el Likud del primer ministro designado, Benjamin Netanyahu, está atrapado en una acalorada negociación de coalición con los partidos ultraortodoxos sobre este tema delicado.

Landau se une a su homólogo sefardí, el rabino jefe Yitzhak Yosef, quien la semana pasada también pidió al Tribunal Superior de Justicia que revise y anule la cláusula del nieto.

La semana pasada, nuevos datos publicados por la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS) mostraron que casi tres de cada cuatro inmigrantes entrantes de estados postsoviéticos bajo la Ley de Retorno en 2020 no eran judíos.

El Centro de Investigación e Información de la Knesset presentó un informe completo sobre la inmigración de los países postsoviéticos desde la caída de la URSS a principios de la década de 1990 después de que los líderes del gobierno derechista emergente expresaran su intención de enmendar la delicada ley y reabrir la cuestión de que cuenta como judío bajo los ojos del Estado de Israel.

Refugiados ucranianos llegan al aeropuerto Ben Gurion (Foto: Dana Kopel)

 Los datos de CBS muestran que durante tres décadas, el porcentaje de judíos entre los inmigrantes disminuyó constantemente, del 93 % en 1990 a solo el 28 % en 2020. Un total de 1.124.822 personas emigraron a Israel durante ese período, el 64% de ellos judíos según la ley judía, es decir, nacidos de madre judía o convertidos al judaísmo.

El número de inmigrantes no judíos se situó en 402.797, y junto con sus descendientes nacidos en Israel, y excluyendo a los que fallecieron en el ínterin o abandonaron Israel, el número de inmigrantes que declararon no tener afiliación religiosa y ex ciudadanos soviéticos en Israel se sitúa en alrededor de medio millón de personas.

 

Fuente: Ynet Español