Octubre 18 de 2022

La vida del primer ministro olvidado de Israel, Moshe Sharett

Por: Mark Regev

Moshe Sharett se convirtió en primer ministro en circunstancias muy desafiantes. El estado judío tenía menos de seis años y la hostilidad árabe seguía siendo omnipresente.

El 15 de octubre fue el cumpleaños de Moshe Sharett, el segundo primer ministro de Israel, quien sirvió en el cargo durante 21 meses, de 1954-55.

El 15 de octubre fue el cumpleaños de Moshe Sharett, el a menudo olvidado segundo primer ministro de Israel. Sharett sirvió en el cargo durante 21 meses, de enero de 1954 a noviembre de 1955; su tiempo en el cargo fue más largo que los de Ehud Barak (20 meses), Naftali Bennett (12 meses), y -dependiendo de los resultados de las elecciones de noviembre -potencialmente más largo que el período de Yair Lapid. Sin embargo, por innumerables razones, Sharett en gran parte no es recordado hoy.

La vida política de Sharett

Sharett se convirtió en primer ministro en circunstancias muy desafiantes. El estado judío tenía menos de 6 años y la hostilidad árabe seguía siendo omnipresente. Los terroristas palestinos estaban infiltrándose constantemente en Israel desde la Franja de Gaza controlada por Egipto y Judea y Samaria controladas por Jordania -sólo en 1954, 25 israelíes fueron asesinados en tales ataques.

Paralelamente, un Israel económicamente empobrecido luchaba para integrar las olas de nuevos inmigrantes de Europa y Medio Oriente, y la población del país de duplicó con creces desde la independencia en 1948. Cientos de miles de personas estaban viviendo en campamentos de tránsito temporales, donde el hacinamiento crónico y las condiciones rudimentarias creaban una multitud de problemas sociales y económicos.

David Ben-Gurion, el extraordinario primer ministro fundador de Israel, había sido la figura dominante en estos primeros años. Lideró la lucha por la independencia y supervisó la victoria en la guerra de 1948-49. Pero después de años en el pináculo del liderazgo nacional, Ben-Gurion dijo que necesitaba un descanso, y en 1953 anunció su intención de renunciar. Famosamente, Ben-Gurion optó por regresar a sus raíces pioneras y asentarse en el Kibbutz Sde Boker en el desierto del Negev, entonces en gran parte estéril.

El ex primer ministro Moshe Sharett (derecha) y el parlamentario árabe-israelí Amin-Salim Jarjora.

Sharett no fue la primera opción de Ben-Gurion para un sucesor como primer ministro (ese honor recayó en el entonces ministro de finanzas, Levi Eshkol, quien rechazó el cargo). Pero Sharett no era un político novato. Desde 1933, había servido como director del departamento político de la Agencia Judía, dirigiendo la diplomacia sionista en los años que llevaron al estado.

Con el establecimiento del Estado de Israel, Sharett se convirtió en el primer ministro de relaciones exteriores del país, un papel que mantuvo mientras servía como primer ministro.  (Ben-Gurion también había combinado el ser primer ministro con otro importante portafolio -sirviendo tanto como primer ministro como ministro de defensa).

Aunque Sharett tenía todos los poderes oficiales y legales de ser primer ministro, encontró que la autoridad de Ben-Gurion ensombreció todo su período como primer ministro. Ben-Gurion siguió siendo la fuerza dominante detrás de escena -en el partido gobernante Mapai (Laborista), en el gobierno, y en el ejército. Los ministros, parlamentarios y comandantes de las FDI a menudo realizaban peregrinajes a Sde Boker para buscar la guía del reverenciado ex primer ministro.

El caso Lavon y otros temas

Emblemático de la limitada autoridad de Sharett fue el Caso Lavon, una debacle de seguridad que siguió siendo políticamente polémica en Israel durante más de una década.

Antes de que Ben-Gurion dejara el cargo, orquestó dos nombramientos cruciales: Pinchas Lavon como ministro de defensa, y Moshe Dayan como jefe de estado mayor de las FDI. Ninguno de los dos estaba particularmente enamorado del liderazgo de Sharett, y bajo su vigilancia, las FDI estuvieron involucradas en una operación de inteligencia fallida que ocurrió sin el conocimiento o autorización del primer ministro en funciones.

En el verano de 1954, la inteligencia militar israelí instruyó a un grupo de judíos egipcios que había reclutado para llevar a cabo actividades clandestinas diseñadas para desestabilizar el nuevo régimen de los Oficiales Libres en El Cairo.

Los miembros de la célula clandestina judía fueron enviados a plantar bombas en cines egipcios, bibliotecas inglesas y centros educativos estadounidenses. Para evitar muertes de civiles, se suponía que los explosivos serían detonados tarde en la noche, cuando las instituciones señaladas estaban vacías.

La idea era culpar de los ataques a los comunistas, nacionalistas y a la Hermandad Musulmana locales, creando un clima de inseguridad que presuntamente llevaría a los británicos a repensar su planeada evacuación militar del Canal de Suez.

La operación no causó víctimas, excepto entre los propios miembros de la célula: dos cometieron suicidio después de ser capturados, y dos fueron juzgados, convictos y ejecutados por las autoridades egipcias.

En Israel, estalló una gran controversia sobre quién había autorizado la fallida operación. El jefe de inteligencia militar, Coronel Binyamin Gibli, afirmó que la orden había venido directamente de Lavon. Por el contrario, el ministro de defensa afirmó que la acusación de Gibli era una fabricación diseñada para absolver al escalón militar de responsabilidad en la debacle.

A pesar de sus repetidas declaraciones de inocencia, Lavon tuvo que renunciar y Ben-Gurion regresó al ministerio de defensa en febrero de 1955, aunque no como primer ministro. Esto creó una extraña situación política en la que el líder preeminente de Israel servía en un papel secundario bajo un primer ministro cuya autoridad continuaba erosionándose.

Cuando Ben-Gurion regresó como primer ministro en noviembre de 1955, conservó a Sharett como ministro de relaciones exteriores, pero lo despidió unos cinco meses después. Las relaciones entre los dos hombres se habían vuelto cada vez más tensas, sus diferencias políticas exacerbaron la creciente animosidad personal.

En lugar de Sharett, Ben-Gurion escogió a Golda Meir como su nueva ministra de relaciones exteriores. Ella era leal políticamente a Ben-Gurion y compartía su enfoque activista de seguridad primero. Era improbable que Sharett hubiera apoyado la decisión de octubre de 1956 de Ben-Gurion de unirse a Gran Bretaña y Francia en el ataque tripartita a Egipto, como lo hizo Meir en el momento.

Las opiniones temperadas de Sharett

Muchos pacifistas israelíes contemporáneos han abrazado retrospectivamente las opiniones temperadas de Sharett. En los años antes del estado, Sharett, aunque un miembro leal del liderazgo Mapai, a menudo simpatizaba más con la moderación de Weizmann que con las posiciones combativas defendidas por Ben-Gurion, el líder del partido de Sharett.

Y durante los debates de gabinete de los años 1950 sobre la política de las FDI de lanzar operaciones de represalia después de los ataques árabes, Ben-Gurion y Dayan planteaban planes para una respuesta contundente ante el gabinete, sólo para ver a Sharett galvanizar a la mayoría detrás de un enfoque más moderado.

Esto convirtió a Sharett en un anatema para los halcones. Los activistas de seguridad veían en la demostración de la destreza militar de Israel una fórmula para mejorar la disuasión, que, esperaban, traería tranquilidad en las fronteras de Israel.

No era que Sharett creyera que la paz con los árabes era inminente; más bien, se oponía a operaciones militares que, en su opinión, sólo inflamaban las tensiones, mientras al mismo tiempo socavaban la posición de Israel en la comunidad internacional.

Al final, Sharett se vengó de Ben-Gurion por su expulsión de 1956. Ben-Gurion había renunciado como primer ministro por segunda vez en 1963, pero se había vuelto contra su segundo sucesor, Eshkol. La conferencia del partido gobernante Mapai se reunió en febrero de 1965 para debatir la demanda de Ben-Gurion de destituir al tercer primer ministro de Israel.

Sharett, aunque enfermo y muriendo de cáncer, fue llevado al salón en silla de ruedas y lanzó un ataque penetrante a su némesis. Para los delegados del partido reunidos, los comentarios de Sharett se robaron el show, asegurando un voto mayoritario contra Ben-Gurion, quien, en la derrota, se vio obligado a cerrar Mapai y establecer un partido rival.

El escritor, anteriormente un asesor del primer ministro, es el presidente del Instituto de Diplomacia Abba Eban en la Universidad Reichman. Sígalo en @AmbassadorMarkRegev en Facebook.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post