Septiembre 23 de 2022

Rosh Hashanah: ¿Cómo fue el Año Nuevo judío en 1945?

POR: David Geffen

El presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, envió un mensaje especial a la judería estadounidense.

Las bombas atómicas habían sido lanzadas en agosto de 1945. La Segunda Guerra Mundial había terminado oficialmente. ¿Cómo fue este Rosh Hashanah para el pueblo judío?

Las bombas atómicas habían sido lanzadas en agosto de 1945. La Segunda Guerra Mundial había terminado oficialmente. En Rosh Hashanah había paz por un lado, pero para el pueblo judío, los horrores del Holocausto estaban apenas empezando a ser revelados.

El presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, envió un mensaje especial a la judería estadounidense. Los rabinos lo compartieron con sus congregantes, un nuevo comienzo.

¨La celebración de Rosh Hashanah de este año llega en un momento cuando los Estados Unidos y sus aliados están buscando poner la base para una paz duradera en el mundo. Esta tarea no puede ser completada a menos que todas las personas, sin distinción de raza, idioma o religión, estén seguras en el disfrute de sus derechos humanos inherentes¨.

Truman continuó: ¨Para este fin, los tratados que se están discutiendo ahora obligan a las naciones que lucharon contra la libertad humana, a garantizar a todos sus pueblos la libertad de opinión, la libertad de expresión, la libertad de congregarse, la libertad de culto¨. Las cuatro libertades del presidente fueron enunciadas para los judíos en Estados Unidos en ese Rosh Hashanah tras la derrota de los tiranos malvados.

El padre del escritor, Teniente Coronel Louis Geffen, 1946.

En las aguas de Palestina, otro drama se estaba desarrollando. La batalla naval de los británicos contra el barco de inmigrantes Palmach, que llevaba 611 judíos se sentía en las mentes de judíos y cristianos.

Un periódico de Baltimore dejó claro lo que estaba ocurriendo: ¨El barco británico Rowena atacó al barco Palmach a unas pocas millas de distancia de la costa libanesa¨. El barco logró llegar triunfalmente a la Tierra de Israel en la víspera de Rosh Hashanah.

¿Cómo fue Rosh Hashanah en 1945?

El 8 de octubre de 1945 apareció un ensayo pictórico en la revista Life. Las fotografías y texto de esa publicación de amplia circulación brindaron a todo el mundo la experiencia de Rosh Hashanah en la recientemente restaurada sinagoga de Fraenkelufer en Berlín. Olive B. Waxman escribió una historia explicando lo que ocurrió ahí el 6 y 8 de septiembre de 1945.

¨Los celebrantes judíos en la historia moderna nunca han tenido más causa para tal reflexión (sobre los Días de las Fiestas Altas) que los judíos de Berlín que sobrevivieron en la Segunda Guerra Mundial. En 1945, el legendario fotógrafo de Life, Robert Capa, estuvo en la sinagoga Fraenkelufer para documentar el primer servicio de Rosh Hashanah celebrado en la ciudad desde 1938¨.

Continuó: ¨El servicio tuvo lugar el 7 de septiembre de 1945, en la sinagoga Fraenkelufer, que el ejército de Estados Unidos había ayudado a restaurar. Los nazis la habían incendiado¨.

Ahí, Capa encontró a personas, señaló Waxman, ¨reconectando entre sí y tratando de empezar a practicar abiertamente otra vez en una ciudad que también estaba en ruinas¨.

Hubo una participación bastante grande, ya que las 500 personas ahí incluían a soldados judíos estadounidenses y rusos. ¨Con un manto de oración, el soldado de primera clase, Werner Nathan llevó la Torah que había sido ocultada de los nazis en una caja fuerte subterránea. El rabino había sido asesinado en el Holocausto¨.

Cuando Louis Geffen (mi padre), zarpó de Oakland, California, en un transporte naval el 29 de agosto de 1945, sabía que, si iba a haber servicios de Rosh Hashanah el 8 y 9 de septiembre, tendría que organizarlos él. La única ayuda que recibió inicialmente fue de un capellán católico del ejército, un sacerdote. Mientras dejaban la bahía, el capellán le prometió a Geffen, que era parte del cuerpo de abogados del juez, su ayuda para organizar los servicios.

Mientras el barco atravesaba las olas en el Océano Pacífico, a Geffen le dieron ocho días para preparar los servicios de la fiesta. Para los servicios de Shabbat en la noche, el 31 de agosto, a Geffen se le permitió usar un área en la proa del barco. Los anuncios fueron colocados en todo el barco, especificando que los ¨servicios judíos¨ se celebrarían a las 6 p.m. el viernes. ¨Todo el personal judío del Ejército, Armada, Marines y Guardia Costera están invitados¨.

Cuando el servicio comenzó, Geffen se alegró de ver que aproximadamente 30 personas estaban presentes. El capellán católico tenía unos pocos sidurim de la Junta de Beneficencia Judía, que le dio a Geffen para que usaran. Mientras dirigía el servicio, Geffen oyó una hermosa voz rezando con tremenda intensidad.

El soldado, un nativo de New Jersey, había cantado en un coro en su sinagoga durante muchos años antes de entrar al ejército. Se le asignó ser el cantor para los próximos servicios de Rosh Hashanah en el barco. El sábado en la mañana, 1 de septiembre, Louis encontró a alguien para que leyera la porción de la Torah para la próxima fiesta. Aunque el caballero no tenía un rollo de Torah de dónde leer, en su lugar usó un chumash. Geffen no tenía idea cómo escucharían el toque del shofar, pero se dio cuenta que había progresado significativamente en sus preparaciones durante su primer Shabbat en el barco.

El frenesí de los preparativos de Rosh Hashanah llenaron la agenda de Geffen y del capellán durante la siguiente semana. Geffen trabajó con el cantor y desarrollaron una estructura para el servicio. Escuchó al lector de la Torah practicar del chumash. Unos pocos talitot habían surgido de individuos y de las principales salas de suministros del barco. Lo más importante, un buen espacio había sido asignado por el capitán del barco para los servicios de oración. Tenía vista hacia el agua y agregaría un sentido de reverencia y asombro a los Días de las Fiestas Altas.

El capellán estaba determinado a hacer todo lo que pudiera para asegurar que los servicios serían tan cercanos a un servicio tradicional judío como fuera posible. Envió mensajes de la nave a la costa a las instalaciones militares en las islas por donde el barco pasaría. Pidió libros de oración y chales de oración judíos.

El mensaje decía, ¨Se necesita para las Fiestas Altas Judías, 8 y 9 de septiembre. Tratar de encontrar libros y chales judíos. Llévenlos por avión al atolón Eniwetok, por el que la nave pasará el jueves, 6 de septiembre¨. También estaba en contacto con el principal capellán en el área del Pacífico, pidiendo una cobertura judía para el altar y un arca judía de campo, si existía alguna en el área.

Mientras los días pasaban, comenzó la cuenta regresiva para Rosh Hashanah.

El viernes en la noche, en el comienzo de Rosh Hashanah, hubo alrededor de 120 asistentes, junto con el capellán y el vicecomandante del barco. Cuando se les pidió a todos que se pusieran de pie para la bendición Barachu, el cantor comenzó a cantar la melodía tradicional del Gran Día Santo, y muchos se unieron. Geffen recordó que, gracias al esfuerzo del capellán, alrededor de 65 sidurim de la Junta de Beneficencia Judía habían llegado al barco y fueron compartidos esa noche y durante los siguientes dos días.

En una carta a mi madre, Anna, primero describió las olas que se elevaban para tocar el barco mientras sus oraciones se elevaban a D-s. No había ni un ojo seco en la congregación. Estos eran guerreros endurecidos por la batalla que habían derrotado a los enemigos de Estados Unidos y salvado al pueblo judío.

El sermón que Geffen dio esa noche expresó sus tremendas emociones. ¨Mis compatriotas estadounidenses, ustedes han luchado duro en esta guerra para destruir el despiadado antisemitismo fabricado por Hitler, al cual luego transformó en las muertes de los inocentes, nuestro pueblo. Ahora, con su determinación que llenó el pasado y apunta hacia el futuro, hay una inmensa esperanza de un mundo nuevo en el que la tristeza cesará y la alegría reinará¨.

Señaló que en hebro, la palabra chet es traducida usualmente como ¨pecado¨, pero también puede significar ¨errar el blanco¨ y que en Rosh Hashanah, ¨asumimos mantenernos alejados del pecado y dar en nuestros blancos y objetivos en los que creemos, con precisión y exactitud.

¨Estados Unidos derrotó a sus enemigos en la Segunda Guerra Mundial -porque el liderazgo, tanto civil como militar, dio justo en el blanco. Durante cuatro largos años, el presidente Roosevelt golpeó a los nazis y a sus aliados, tratando de someterlos a golpes. El presidente Truman, el mes pasado, dio justo en el blanco en Japón con las bombas atómicas.

¨Nuestros comandantes -Eisenhower, Marshall, McArthur, Clay y otros -usaron el poderío militar mientras llamaban a cada uno de ustedes, que estaban bajo su mando, a luchar contra nuestros enemigos. Además, sin la ayuda de D-s, ni el grande ni el pequeño podría haber tenido éxito.

¨Que el Año Nuevo del 5706 esté lleno de bondad y dulzura. Que todos sean bendecidos con mucha felicidad mientras regresamos a nuestras familias y vida civil. L´shana tova tikatevu. Que cada uno de nosotros sea inscrito en el Libro de la Vida para el próximo año. Ustedes son los más merecedores de este regalo de D-s en los cielos arriba¨.

Louis Geffen había logrado su objetivo. Los servicios de Rosh Hashanah en el mar, un Rosh Hashanah que nunca será olvidado. Un Rosh Hashanah lleno de bendiciones.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post