Septiembre 15 de 2022

Netanyahu intenta reforzar la alianza de derecha con el partido de un rabino homofóbico

El rabino Zvi Thau, que llama a los homosexuales «pervertidos sexuales y personas malditas», afirma que el lugar de las mujeres está «en el hogar y no en la esfera pública». Ahora fue instado por el líder del Likud a unirse al bloque ultraderechista para las elecciones de noviembre.

Benjamin Netanyahu se reunió el miércoles con el rabino sionista religioso Zvi Thau, líder del partido de extrema derecha Noam, ferozmente opuesto a los derechos LGBT.

Netanyahu busca reforzar la unión de la alianza de extrema derecha, que incluye a Bezalel Smotrich y el controvertido Itamar Ben-Gvir antes de la fecha límite para que los partidos políticos presenten sus listas de candidatos para las elecciones de noviembre.

Rabino Zvi Thau y Benjamin Netanyahu. (Hadar Yoavian Amit Shabi)

 Noam, que había sido parte de la alianza en la Knesset saliente, había promovido puntos de vista conservadores extremos sobre la sociedad y la fe israelíes. El rabino Zvi Thau, líder espiritual del partido, llamó a los homosexuales «pervertidos sexuales y personas malditas», y dijo que el lugar de una mujer está en el hogar y no en la esfera pública.

El partido anunció que después de considerar sus opciones, incluida una posible candidatura independiente, había decidido unirse a Smotrich y Ben Gvir después de reunirse con Netanyahu, y que el miembro de la Knesset Avi Maoz, miembro de Noam, formará parte de la alianza sionista religiosa.

Los políticos de todo el arco político condenaron la medida de Netanyahu. El partido Yesh Atid, del primer ministro Yair Lapid, señaló que el líder del Likud una vez más favorecía su supervivencia personal. «¿Qué le prometió a Avi Maoz?», preguntó el partido en un comunicado. «Estamos dispuestos a que nos ofrezca terapia gay a Noam en las escuelas o una prohibición de abortos. Esto es un peligro para Israel», añadió Yesh Atid.

 Avi Maoz.  (Yoav Dudkevitch)

 El partido derechista Hogar Judío dijo que la alianza con personas que humillan a las mujeres y llaman pervertida a la comunidad LGBTQ es sacrilegio. «Las personas religiosas no odian a otras personas o grupos que son diferentes», dijo un miembro del Hogar Judío. «Estoy avergonzado», agregó.

Zehava Gal-On, quien encabeza el partido izquierdista Meretz, comentó que Netanyahu estaba cortejando a un «grupo de odio».

«Después de vender el futuro de la educación a los partidos haredí, Bibi ahora se reúne con el rabino Thau, de los grupos de odio, que dijeron que las mujeres pertenecen a la casa y no a la esfera pública, y llamó al ostracismo a una comunidad porque conmemoraba el mes del orgullo», expresó.

 Zehava Galon, de Meretz, crítica con Netanyahu. (Motti Kimchi)

A principios de esta semana, Netanyahu supuestamente prometió proporcionar fondos a las escuelas ultraortodoxas, incluso cuando no brindan a sus estudiantes educación básica en inglés, matemáticas y ciencias, a cambio de que las facciones haredí continúen su carrera conjunta a pesar de las disputas internas.

Si hubieran optado por postularse por separado, una de ambas facciones corría el riesgo de no lograr los votos mínimos necesarios para pasar el umbral de la Knesset y, por lo tanto, debilitar las posibilidades del bloque de derecha y religioso de Netanyahu de formar el próximo gobierno.

 

Fuente: Ynet Español