Septiembre 15 de 2022

Adoquines de Praga hechos con lápidas judías devueltos a la comunidad

POR: Cnaan Liphshiz

Miembros de la comunidad judía de Praga, República Checa, asisten a la develación de un monumento hecho de lápidas judías en un cementerio judío local, 7 de septiembre del 2022.

El monumento ¨Devolución de las Piedras¨ es parte de un esfuerzo mayor para abordar la profanación de los cementerios judíos en toda Europa Oriental después del Holocausto.

Durante y después de la aniquilación de las poblaciones judías de Europa Oriental en el Holocausto, incluso los muertos no se salvaron: lugareños, sus ocupadores nazis y sus gobernantes comunistas saquearon los cementerios judíos en busca de lápidas y las usaron para pavimentar caminos y construir incontables edificios públicos, incluidos escuelas, pabellones de parqueo e incluso iglesias.

El 7 de septiembre, la comunidad judía de Praga, en la República Checa, reveló un nuevo monumento en su cementerio en un intento de deshacer algunos de los daños. El monumento consiste de aproximadamente 6,000 adoquines hechos de lápidas judías que fueron usadas en 1987 para pavimentar la Plaza Wenceslas de Praga, informó la emisora nacional Ceska Televize. La municipalidad entregó las piedras a la comunidad judía en el 2020, después de que las piedras fueran removidas durante renovaciones.

La comunidad comisionó a los artistas Jaroslav y Lucie Rona construir el monumento que costó aproximadamente $32,000 dólares y comprende un montículo rodeado por nueve bloques formados por adoquines. Aunque las letras en los alfabetos hebreo y romano pueden ser vistas en algunas de las piedras, ninguna lápida individual que se usó para hacer los adoquines fue identificada, según el informe.

En un discurso en la ceremonia de dedicación, Frantisek Bányai, el presidente de la comunidad judía de Praga, llamó a las piedras de pavimento ¨un símbolo de barbarie, rudeza y crueldad arcaica¨. El cementerio judío en Zizkov, donde el monumento titulado: ¨Devolución de las Piedras¨ fue develado, estuvo entre los muchos cementerios judíos cuya tierra fue robada bajo el comunismo. Las autoridades construyeron una antena de televisión en parte del cementerio, en violación con las leyes de la tradición judía en contra de perturbar los lugares de entierro.

El memorial es parte de un esfuerzo más amplio en toda la región para abordar la profanación de los cementerios judíos. Los judíos ven las profanaciones como haber agregado insulto a la herida, porque atacaron incluso la memoria de las comunidades aniquiladas por el Holocausto.

El uso de lápidas como material de construcción ha atraído la atención de los medios de comunicación en años recientes en varios países de Europa Oriental con historias judías complicadas.

Personas caminan por el pavimento, partes del cual estaba hecho de lápidas tomadas de un cementerio judío, en la zona peatonal en la Plaza Wenceslao en Praga, 20 de marzo del 2018.

En el 2014, la municipalidad de Varsovia, la capital de Polonia, devolvió a la comunidad judía lápidas que habían sido usadas para construir un pabellón en un parque local.

Y el mes pasado, las lápidas judías que habían sido usadas para construir las escaleras que llevan a la Iglesia Evangélica Reformista en Vilna, Lituania, fueron regresadas al cementerio de la comunidad judía local allí, luego de una campaña de años de duración por los miembros de la comunidad judía de la ciudad.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel