Septiembre 13 del 2022

En 5 años, Israel se enfrentará a una caótica situación de tránsito

El CEO de la Compañía Nacional de Infraestructura de Transporte de Israel dice que, aunque las soluciones del gobierno para los atascos de tráfico –como el tren ligero y los carriles para bicicletas– son útiles, no hacen nada por solucionar el movimiento interurbano de vehículos.

El Ministerio de Transporte de Israel inauguró recientemente una nueva entrada a Jerusalén, la Carretera 16, que se supone ayudará al 40% de los viajeros que ingresan a la ciudad todos los días. La nueva carretera, que lleva el nombre del difunto primer ministro Ariel Sharon, costó casi 1.000 millones de shekels (300 millones de dólares) y se inauguró la semana pasada, un año antes de lo previsto.

“La nueva carretera es una gran noticia para Jerusalén”, dijo el ministro de Transporte, Merav Michaeli. “Pero debemos enfrentar la verdad: la solución real para el transporte es más complicada e incluye inversiones en transporte público”.

 La nueva carretera a Jerusalem. (Foto: Netivei Israel)

Próximamente comenzará a funcionar una nueva línea de autobús entre Jerusalén y Tel Aviv utilizando la nueva carretera, en respuesta a algunas de las críticas sobre la falta de inversión en transporte público en la zona.

“La nueva carretera es una solución brillante. Claro, tengo algunas críticas con respecto a los retrasos en la construcción de las intersecciones que lo conectan con el centro de la ciudad, pero sigue siendo una solución inusualmente eficiente para ingresar a Jerusalén”, dijo Nissim Peretz, director ejecutivo de la Compañía Nacional de Infraestructura de Transporte de Israel.

“Definitivamente debe ser apoyado por transporte público, pero en los lugares adecuados. El tren ligero, los carriles para bicicletas, los carriles de transporte público son todos necesarios, pero dentro de la ciudad”, agregó.

Si bien Peretz tiene algunas críticas sobre el proceso de trabajo de la nueva carretera, aún se refiere a ella como uno de los mejores proyectos de infraestructura en Israel. Pero cuando se trata del resto del país, está lejos de ser optimista.

“Soy el responsable de construir nuevas infraestructuras y soy muy pesimista”, dijo. “El área metropolitana de Gush Dan es un completo desastre, y dado que todos los grandes planes de transporte público son para 15 años, en cinco años tendremos un desastre total de tráfico. Cualquiera que construya un carril que no sea para el transporte público en Gush Dan debería ser ahorcado”, añadió.

Gush Dan, o el Bloque Dan, es el área urbana que incluye Tel Aviv y varias otras ciudades y pueblos del centro de Israel a lo largo de la costa mediterránea.

La ministra de Transporte Merav Michaeli. (Foto: Moti Kimchi)

Peretz tiene una fuerte agenda para el transporte público, basada en cuán denso se ha vuelto el tráfico en las carreteras israelíes. Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos de 2016, Israel tenía la mayor cantidad de automóviles por milla de carretera en el mundo desarrollado. Desde entonces, la cantidad de automóviles nuevos en las carreteras de Israel ha batido récords cada año.

Ayalon Road, por ejemplo, que es la entrada principal a Tel Aviv, está hasta cierto punto congestionada la mayoría de las horas del día. La velocidad promedio en el Ayalon durante las horas pico es tan baja como 5 mph, lo que hace que sea prácticamente imposible que las personas ingresen al centro urbano más importante de Israel durante horas todos los días.

Se supone que el proyecto de transporte más grande de Israel, el sistema de metro de Tel Aviv, resolverá parte del problema, pero no está programado que comience a funcionar antes de 2035. Hasta entonces, explica Peretz, las carreteras estarán más congestionadas, y ni siquiera es un problema de dinero.

“Tenemos presupuestos aceptables, aunque siempre podemos usar más dinero. Lo principal que debe cambiar es la burocracia y las regulaciones. El estado necesita un dictador de transporte que dirija los 4 o 5 grandes proyectos nacionales y supervise todos los ministerios en este contexto”, dijo Peretz.

Otros expertos, sin embargo, tienen un enfoque diferente al problema.

Tráfico en Ayalon Road (Foto: Kobi Konaks)

 “Cuando hablas de ‘solucionar atascos de tráfico’ estás respondiendo a la pregunta equivocada. No puedes resolver los atascos de tráfico. Lo que puedes hacer es ayudar a las personas a ir de un lugar a otro de una manera más eficiente”, dijo Ilya Kogan, activista del urbanismo y el transporte.

“Abrir una nueva carretera significa que las personas que evitaron usar su automóvil ahora se unirán al tráfico porque parece que mejoró. Pero tan pronto como eso sucede, se atasca de nuevo. Se llama demanda inducida o tráfico inducido”.

Kogan tiene otra solución. “Lo que quieres hacer es crear alternativas, para que las personas puedan elegir no usar su automóvil”, dijo.

Algunas de las soluciones que ofrece Kogan aparecen en su canal de YouTube, “A Livable City”, que está dedicado al tráfico y la planificación urbana.

En este tema, Peretz coincide con Kogan: “Necesitamos más carriles de transporte público porque si quieres cambiar el comportamiento del público necesitas tener soluciones. De lo contrario, la gente seguirá comprando autos y los atascos solo aumentarán”, explicó.

Pero cambiar el comportamiento del viajero israelí podría no ser tan simple. Además de ganar una reputación terrible en lo que respecta a la confiabilidad, el transporte público en Israel no puede reemplazar a los vehículos privados para la mayoría de la población por otra razón: está completamente inactivo durante 25 horas a la semana, todos los sábados. Sin transporte público en el día de descanso semanal, la gente se niega a renunciar a sus automóviles privados.

 Atasco en Israel (Foto: Yair Sagi)

 “Hay un buen camino que comienza ahora en el ministerio, en gran parte gracias a Michaeli”, dijo Kogan. “Pero hay mucho más por hacer. Lo primero es mejorar la experiencia del usuario en el transporte público en Israel. En este momento es terrible, y simpatizo con las personas que eligen no usarlo. Cuando dejen de tratar a las personas que usan autobuses y trenes como personas que no tienen otra opción y comiencen a tratarnos como clientes respetados, las cosas cambiarán para mejor”.

Otra área que podría ayudar a gestionar el rápido crecimiento de la densidad de las carreteras de Israel son las nuevas tecnologías.

Una de esas tecnologías avanzadas es un semáforo inteligente que recorre la intersección usando una cámara que observa el tráfico y ha demostrado que hace el tráfico más eficiente en un 22%, según Peretz.

Peretz está planeando instalar otros 100 semáforos inteligentes en los próximos dos años, pero Kogan duda que eso cambie drásticamente las cosas.

“La tecnología inteligente puede ser útil si prioriza a los peatones, los ciclistas y el transporte público. Si está allí solo para acelerar los automóviles privados, no servirá de nada, debido a la demanda inducida”.

Pero, a pesar de la frustración, Kogan mantiene la esperanza de que las cosas mejoren en las carreteras de Israel. «Soy optimista. Con los cambios correctos, Israel puede parecerse a Europa en 20 o 30 años. Todavía habrá embotellamientos, pero podrá se optar por otras alternativas”, dijo.

 

Fuente: Ynet Español