Septiembre 2 de 2022

El Rey David: ¡Conozca al monarca más famoso de Israel!

POR: Rabino Ari Enkin, Director Rabínico, United with Israel

El rey David nació en Belén aproximadamente en el año 900 Antes de la Era Común. Según algunos relatos, David era el más joven de siete niños, aunque otras fuentes dicen que era el más joven de ocho. No estamos seguros de quién fue su madre, pero su padre era Jesé, nieto de Ruth, la famosa conversa moabita. Hay razones para creer que era pelirrojo, aunque es imposible estar seguros.

Como es el caso con los reyes de Israel, David también era un descendiente de Judá, uno de los padres de las Doce Tribus. De hecho, un rey judío, incluido el Mesías, debe ser un descendiente de Judá.

David aparece en la escena como un joven pastor, cuidando las ovejas de su padre. En el momento, Saúl era el rey de Israel. Sin embargo, Saúl desobedeció el mandato de D-s de exterminar a los amalekitas, y, por lo tanto, le fue arrebatada la monarquía. D-s le dijo a Shmuel el profeta que ungiera y preparara a David para convertirse en el rey de Israel.

Shmuel y David tuvieron una relación muy turbulenta, por decir lo menos. Se conocieron cuando a Saúl, que sufría un episodio de depresión, le aconsejaron que buscara un músico para que tocara música para él, lo cual se sabe que es terapéutico. David fue escogido para tocar para Saúl, pero no tenia idea de que su músico había sido ungido y sería su sucesor.

Además, en ese momento, el pueblo judío estaba en guerra con los filisteos. Una de esas batallas tuvo lugar en el valle Elah, a unos minutos en carro desde mi casa en Beit Shemesh. Los judíos estaban en un lado del campo y los filisteos en el otro lado. Sin embargo, en lugar de la esperada batalla total, un líder filisteo, un gigante llamado Goliat, salió con una propuesta. Sugirió que, en lugar de que ambas naciones fueran a la batalla, los israelitas podían elegir uno de su pueblo para enfrentarse a él, uno a uno. El perdedor y su nación serían esclavos de la nación del ganador.

Ningún judío quería enfrentarse a Goliat, que continuó haciendo su oferta todos los días durante 40 días. Eventualmente, el joven David se presentó. Armado con una honda y cinco piedras, aceptó el desafío de Goliat. Mientras Goliat se reía, David logró arrojar una piedra justo entre los ojos del gigante, matándolo en el acto. David cortó la cabeza de Goliat como un regalo para Saúl. Los filisteos se retiraron atemorizados, y ese fue el final para ellos durante un tiempo.

Los celos que Saúl sentía por David sólo aumentaron, y Saúl hizo varios intentos fallidos de matar a David. Cuando David tuvo la oportunidad de matar, pero no lo hizo, Saúl se dio cuenta de que David no era su enemigo. Desde ese momento en adelante, Saúl dejó de tratar de matar a David.

Después de la muerte de Saúl, David se convirtió en rey de Israel como estaba planeado, haciendo de Hebrón su capital. Mantuvo un ejército de cerca de 300,000 hombres y libró una serie de guerras exitosas, silenciando a sus enemigos por años.

David y Batsheva

El rey David tuvo ocho esposas: Michal, Ahinoam, Avigail, Maacah, Haggit, Avital, Eglah y Batsheva. No se sabe mucho sobre la mayoría de sus esposas. Michal era una hija del rey Saúl, que fue dada en matrimonio a David como recompensa por matar a Goliat. Abigail, descrita como una mujer sabia y hermosa, era la viuda de Nabal. La esposa más famosa, por supuesto, fue Batsheva.

Un día, David salió a su azotea y vio a Batsheva, una mujer hermosa, bañándose. Después de verla y desearla, el rey la hizo llamar para que compareciera ante él. Le preguntó quién era, y ella le dijo que era la hija de Eliam y esposa de Uriah, uno de los mejores guerreros de David. David tuvo relaciones con la casada Batsheva y la envió a su casa. Batsheva más tarde notificó a David que estaba embarazada como consecuencia del encuentro. David quería que Uriah abandonara su puesto en el ejército y regresara a casa para que intimara con Batsheva, para que así su pecado fuera escondido.

Sin embargo, al regresar a casa del ejército, ¡Uriah no regresó realmente a casa! Permaneció en el palacio con David y sus guardias. Esto continuó durante varios días. David no pudo conseguir que Uriah regresara a casa.

Una vez que David se dio cuenta de que su plan para esconder el embarazo de Batsheva de él no estaba funcionando, se le ocurrió un nuevo plan. David hizo poner a Uriah en el frente de batalla en un arreglo que seguramente lo vería morir en los combates. David después se casó con Batsheva.

D-s estaba enojado con David por su pecado y envió al profeta Nathan a reprender al rey. Aunque David se arrepintió, fue castigado por su pecado haciendo que el niño nacido del encuentro adúltero muriera poco después del nacimiento. Su siguiente hijo, Salomón, se convirtió en rey de Israel después de David.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: United with Israel