Agosto 29 de 2022

Comparar a Israel con los nazis, como hizo Abbas, es el sentimiento hoy predominante en Alemania

Opinión: Los comentarios del presidente palestino se hicieron sin temor a represalias porque no fue él quien originó la idea, simplemente la repitió.

Tendrías que ser bastante audaz, o estar loco, para aceptar una invitación oficial a Berlín, reunirte con el canciller alemán y, mientras estas allí, afirmar que Israel ha llevado a cabo «50 holocaustos» contra el pueblo palestino.

A primera vista, podría percibirse como una especie de locura. Incluso si se sabe que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, se ha dedicado reiteradamente a negar el Holocausto, debería haber sabido que algunas cosas nunca deben pronunciarse en voz alta en suelo alemán.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.
(Reuters)

La locura percibida aumentó durante una respuesta a la pregunta de un reportero sobre la posibilidad de una disculpa por la masacre palestina de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, un ataque en que se alega que el propio Abbas tuvo un papel en financiar.

Como dije, los comentarios pueden ser percibidos como un acto de locura. Pero Abbas se sintió muy cómodo diciendo estas cosas precisamente en Alemania, no pensó en absoluto que causaría un revuelo tan grande.

¿Y por qué iba a pensar eso? Organizaciones alemanas e israelíes y voluntarios que operan en Cisjordania y la Franja de Gaza han estado aludiendo durante años a un genocidio perpetrado por Israel en los territorios palestinos.

El enorme apoyo financiero alemán para los territorios palestinos y para la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) aumentó considerablemente después de que la administración Trump suspendiera su ayuda monetaria en 2018. Los fondos se entregan sin la supervisión necesaria para garantizar que no se desvíen a otros objetivos, como el apoyo a terroristas y sus familias.

Es que en los últimos años, Berlín se ha convertido en la capital del odio a los judíos y al Estado judío.

 Manifestantes alemanes a favor de la causa palestina. (EPA)

Los festivales y eventos culturales financiados con fondos federales que se suponía presentarían el hermoso rostro de Alemania a los visitantes de todo el mundo se han convertido en el escenario de exhibiciones antisemitas y anti israelíes, donde se honra el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Los funcionarios alemanes están preocupados por complacer a Irán, aficionado a negar el Holocausto, tras el acuerdo nuclear, mientras que la narrativa de los medios locales sobre el conflicto israelí-palestino es notoriamente unilateral.

Manifestaciones violentas y llenas de odio de los palestinos advierten a los judíos de otro Holocausto justo en el centro de la capital de Alemania. Sólo después de que una periodista israelí resultara herida por un petardo que le dispararon directamente en una de estas manifestaciones, la policía local y los tribunales alemanes prohibieron tales marchas de odio.

Muchos israelíes que residen en Berlín han contribuido a los sentimientos antisemitas y anti israelíes, temiendo represalias si no se unen al coro, muchos ocultan su identidad judía e israelí.

Una manifestación propalestina en Berlín.
(AFP)

No hay un apoyo a Israel en Berlín o en Alemania. La Alemania que experimentó Abbas es pro palestina y anti israelí, una que no se avergüenza de comparar al ejército israelí con los nazis.

A Abbas no se le ocurrió la idea, simplemente hizo eco de los sentimientos que había percibido allí antes.

La falta de respuesta inmediata a los comentarios de Abbas por parte del canciller Olaf Scholz, quien estaba de pie justo al lado del presidente palestino durante la conferencia de prensa, es bastante reveladora.

Los palestinos, y aquellos que se ponen de su lado se enojaron sólo por la oportunidad que Abbas le presentó a la «máquina de propaganda» israelí con sus comentarios. La policía local también inició una investigación sobre los comentarios, pero no había nadie a quien investigar después de la partida del presidente.

Al mismo tiempo que la policía alemana anunciaba la investigación, trascendía que Alemania había aprobado otros 340 millones de euros en ayuda a los palestinos. Bueno, alguien necesita financiar los libros satánicos impresos por el régimen de Abbas, para que generación tras generación, los palestinos continúen afirmando que Israel está cometiendo «Holocaustos» contra ellos.

 

Fuente: Ynet Español