Agosto 24 de 2022

En la modesta Rishon Lezion, un tesoro oculto de la historia de Israel cobra vida

POR: Aviva y Shmuel Bar-Am

La exposición ¨Del Caballo al Autobús¨ en la residencia Shalit en Rishon Lezion.

Con museos que cuentan con reproducciones realistas de la vida en los viejos tiempos y un número aparentemente interminable de lugares de importancia histórica, una de las ciudades más antiguas de Israel es una visita obligada.

El pueblo agrícola de Rishon Lezion fue fundado en 1882. Treinta y cinco años después, cuando la residente del poblado, Nehamah Pukhachewsky decidió postularse para el cargo de líder del consejo, fue rechazada simplemente porque era una mujer. Después de todo, las mujeres ni siquiera podían votar en las elecciones, entonces ¿cómo podían convertirse en candidatas para el cargo?

Pero Pukhachewsky se negó a rendirse. Brillante, bien educada, una autora prolífica y la única mujer granjera en el asentamiento, luchó con uñas y dientes hasta que a las mujeres se les permitió votar y su nombre fue puesto en la lista. Finalmente, en 1919, ganó el puesto de presidente del consejo.

Pukhachewsky fue la primera activista indiscutible de los derechos de las mujeres en el pre-estado de Israel. (También era pragmática -comprendía que no podría ir muy lejos, y le pasó el trabajo a uno de los hombres).

La fotografía de Pukhachewsky y la de Chana Levi -la primera alcaldesa en Israel -están a la vista en el Museo Abierto de Rishon Lezion. Inaugurado en el centenario de Rishon Lezion en 1982, el museo está albergado en cinco de los edificios originales del asentamiento.

Una cocina antigua en exhibición en la residencia Shalit en Rishon Lezion.

Durante una visita la semana pasada, justo antes del 140 aniversario de la ciudad a fines de julio, la guía del museo, Nili Arava, nos mostró fotos de las dos mujeres. También compartió fascinantes relatos sobre la historia de la comunidad que incluyeron otros ¨primeros¨ locales, desde el primer arado de Israel anterior al Estado de Israel (hecho de hierro en lugar de madera, que era difícil conseguir en el desierto) y la primera orquesta, hasta la formación de una de las compañías de buses más grandes del país.

Hoy en día, una ciudad moderna y bulliciosa coronada con centros comerciales y edificios de apartamentos, el diminuto pueblo agrícola de Rishon Lezion -amorosamente llamado ¨Rishon¨ por los sabras locales -comenzó cuando Zalman David Levontin, nacido en Rusia, llegó a Yaffo al inicio de 1882. Era parte de un éxodo masivo de judíos de Europa Oriental a raíz del antisemitismo virulento y pogromos brutales y violentos.

Mientras que la mayoría de los emigrantes viajaban al nuevo mundo, algunos ideólogos de línea dura viajaron, en su lugar, a su patria ancestral, la Tierra de Israel. Cuando llegaron, encontraron que tenían poco en común con la población judía veterana que pasaba sus días en oración y estudio piadoso. Es cierto, los recién llegados no eran observantes religiosamente. Pero creían que el pueblo elegido de D-s nunca sería verdaderamente libre hasta que fueran los amos en su propio país. Por lo tanto, pretendían reconstruir la tierra con el sudor de su frente.

Levontin, uno de los primeros de estos inmigrantes, comenzó inmediatamente a buscar familias dispuestas a unírsele en la primera colonia agrícola judía moderna de Palestina. Diecisiete familias respondieron a su llamado. Sus hombres, que habían sido todos mercaderes, artesanos e intelectuales en las tierras de su nacimiento, ahora planeaban labrar la tierra. Ellos llamaron a su nuevo asentamiento Rishon Lezion, que quiere decir, ¨primero para Sión¨. Tomaron el nombre de Isaías 41:27: ¨Fui el primero en contarle a Sión …[de su liberación de Babilonia].

Un modelo de Rishon Lezion en exhibición.

Si bien el nuevo asentamiento tenía un apodo, sus fundadores aún no sabían dónde comenzar. Considerando establecer Rishon Lezion cerca de la Ciudad Santa de Jerusalem, Levontin consultó con el jerosolimitano Eliezer Ben-Yehuda, el lexicógrafo acreditado con revivir y modernizar el idioma hebreo.

Ben-Yehuda aconsejó encarecidamente a Levontin que regresara a Yaffo si planeaba una comunidad de agricultores. Sentía que los judíos de Jerusalem -que le causaron un dolor sin fin por tratar de convertir el hebreo en un idioma hablado moderno -se opondrían enérgicamente a tener agricultores judíos cerca; se preocuparían por perder las limosnas del exterior que los sostenían.

Levontin regresó a Yaffo y compró 10 kilómetros (seis millas) de tierra al sur. El terreno pertenecía a una familia árabe local rica y bien conectada, y constaba de 850 acres de tierra arenosa y virgen bajo la cual, presumiblemente, yacía una abundante provisión de agua. Eso se debía a que la tierra estaba en un área llamada Ayun Kara, que en árabe era ¨manantial del pregonero¨. Sin embargo, aunque realmente había un manantial, ofrecía muchos mosquitos -pero ni una sola gota de agua utilizable.

Los fundadores de Rishon Lezion planeaban construir un asentamiento alrededor de una sinagoga que se encontraría en su punto más alto. Así, el día en que la ciudad nació, el 31 de julio de 1882, subieron una colina, levantaron carpas cerca de su cima, e inmediatamente comenzaron a cavar cerca buscando agua.

La gran sinagoga de Rishon Lezion.

Pero la suerte estaba contra ellos. Después de que cavaron hacia abajo 18 secos y rocosos metros (59 pies), se rindieron. Unos pocos días después trataron de cavar en un lugar más abajo en la colina y nuevamente encontraron sólo roca.

La salvación apareció en la forma del generoso Barón Edmond De Rothschild, quien envió a los colonos 25,0000 francos franceses. Esto más que pagó el pozo, del que brotó agua después de siete meses a una profundidad de 48 metros (157 pies).

Entre los fundadores originales del asentamiento estaban un farmacéutico, un herrero, un carpintero y un maestro de obras. Los maniquíes realistas que retratan a estos comerciantes y a otros que vinieron después, se ven trabajando en la Vía de los Artesanos, una calle imaginaria construida dentro de la casa de la farmacia original. La exposición incluye la tienda del hojalatero, la oficina postal, y el estudio del fotógrafo.

Un talabartero es parte de la exposición realista de la Vía de los Artesanos en Rishon Lezion.

¨Del Caballo al Autobús¨ (suena mejor en hebreo: mi-sus le´autobus) es una maravillosa exposición instalada en lo que era un establo que pertenecía a la familia Shalit. Los visitantes disfrutarán también rastreando la moda judía local desde 1882 hasta los años 1930 en una exposición elegante exhibida en la vivienda hermosamente restaurada de los Shalit, que se completa con una caja de hielo, un samovar y la mantilla (bufanda) usada hace mucho tiempo por la señora de la casa.

Shraga y Feige Heisman construyeron una de las primeras casas en la comuna agrícola, y Naphtali Herz Imber, un poeta alcohólico que sufría de tuberculosis vivió en su sótano durante unos pocos meses en 1884. Unos pocos años antes, Imber había comenzado a escribir ¨Tikvateinu¨, un poema lleno de esperanza y anhelo por la Tierra de Israel, al cual le agregó versos después de que llegó allí en 1882. El colono de Rishon Lezion, Shmuel Cohen le puso música en 1888, basándose en la melodía de una canción popular rumana que había escuchado en su tierra natal.

Un fotógrafo es parte de la exposición realista en la Vía de los Artesanos en Rishon Lezion.

Un farmacéutico es parte de la exposición realista en la Vía de los Artesanos en Rishon Lezion.

Una exposición en la residencia Shalit en Rishon Lezion.

Los muebles de la casa de Eliezer Ben-Yehuda como parte de la exposición ´En el Salón de Ben-Yehuda´ en Rishon Lezion.

Fue en Rishon Lezion que ¨Tikvatenu¨ fue cantada por primera vez en público, y pronto la pieza se volvió popular en toda Europa. Los sobrevivientes del Holocausto cantaron la misma canción inquietante cuando fueron liberados del campo de concentración en Bergen Belsen. Aunque es el himno no oficial de Israel desde que el país declaró su independencia en 1948, una versión ligeramente alterada conocida como ¨Hatikva¨ (La Esperanza) fue designada oficialmente como el himno nacional del estado judío en el 2004. Los visitantes escuchan ¨Hatikva¨ mientras descienden al sótano de la casa Heisman para ver una exposición de Imber.

El establo perteneciente a la familia Shalit en Rishon Lezion.

Aunque había sido rotundamente rechazado por el establecimiento veterano de Jerusalem, el renacimiento del idioma hebreo fue recibido con entusiasmo en Rishon Lezion. Cuando David Yudelovitch, quien había estudiado con Ben-Yehuda, comenzó a trabajar en la escuela del pueblo en 1888, insistió en que todas las materias fueran enseñadas en hebreo -incluida educación física -creando así la primera escuela totalmente en hebreo del mundo.

Todo libro de texto tenía que ser traducido al hebreo, a menudo con la ayuda de Ben-Yehuda, y cuando una palabra no existía -y había muchas de estas -Ben-Yehuda producía nuevas.

A lo largo de los años, las vidas de Ben-Yehuda y los colonos en Rishon Lezion se entrelazaron. Por lo tanto, no es una sorpresa que la más reciente exposición permanente del museo se llame ¨En el Salón de Ben-Yehuda¨ y presenta los muebles reales que estaban en la casa de Jerusalem del hombre que nos dio el hebreo como el idioma nacional hablado del pueblo judío.

Los muebles de la casa de Eliezer Ben-Yehuda como parte de la exposición ´En el Salón de Ben-Yehuda´ en Rishon Lezion.

Los muebles de la casa de Eliezer Ben-Yehuda como parte de la exposición ´En el Salón de Ben-Yehuda´ en Rishon Lezion.

Exposición de la moda israelí temprana en la residencia Shalit en Rishon Lezion.

Exposición de la moda israelí temprana en la residencia Shalit en Rishon Lezion.

Antes o después de visitar el museo, dé un paseo a lo largo de las calles adyacentes para ver la antigua sinagoga, la escuela hebrea, y una calle que lleva el nombre del hijo de Ben-Yehuda, Itamar. Busque, también, a Theodor Herzl, el padre del sionismo moderno, que visitó Rishon Lezion en 1898. Puede ser visto de pie en un balcón en Yad Labanim, un memorial para los soldados caídos de Rishon Lezion.-

Horario del Museo> 9 a.m. – 2 p.m.

Precios: Tercera Edad 10 shekels; otros adultos 25 shekels; niños 22 shekels; Descuento especial para los residentes de Rishon Lezion.

Tours guiados todo el día. Para información, llamar 03-9598862

Un agradecimiento especial a nuestra guía Nili Arava, por ayudar a preparar este artículo.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel