Agosto 22 de 2022

A pesar de las advertencias, cientos de ultraortodoxos llegan a Ucrania

El alcalde de Umán señaló que unos 300 judíos ultraortodoxos llegaron para la peregrinación anual a la tumba del rabino de Breslev, a pesar de las advertencias sobre la cercanía de la ciudad a la zona de guerra. Se espera una comunicación entre los presidentes de Israel y Ucrania sobre el tema.

La celebración de Rosh Hashaná, el año nuevo judío, en la ciudad ucraniana de Uman está en duda debido a la guerra. La embajada de Ucrania informó a Israel que no permitirá la entrada de turistas al país, pero la alcaldesa sostuvo que ya hay unos 300 judíos ultraortodoxos que se adelantaron a las posibles medidas de cierre.

Autoridades de la comunidad judía de Uman confirmaron que varios cientos de creyentes han llegado a la ciudad, pero según ellos, se trata principalmente de ultraortodoxos que llegaron para las vacaciones de verano. La alcaldesa insiste, en entrevistas con diversos medios ucranianos, que los fieles llegaron a la ciudad para quedarse hasta la fecha de Rosh Hashaná, a fin de septiembre.

 Celebración de Rosh Hashana en la tumba del rabino de Breslev, en Umán.
(AFP)

No es la primera vez que un grupo de fieles se adelanta al cierre. En agosto pasado, unos diez mil israelíes adelantaron su llegada a Uman, temiendo que los gobiernos de Israel o Ucrania impongan restricciones a causa de la pandemia.

Hace un mes, la Embajada de Ucrania en Israel anunció que Ucrania no permitiría la entrada de turistas extranjeros al país y que no podría garantizar la seguridad de los peregrinos nacionalistas. Hasta el momento no se establecieron restricciones concretas a la entrada por tierra a Ucrania, la única forma de ingresar al país en ausencia de vuelos.

 Refugiados forman una fila para recibir alimentos en Umán.
(Amit Shavi)

La embajada también instó a los israelíes a abstenerse de visitar el país. Se espera que el presidente de Israel, Isaac Herzog, hable en los próximos días con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski. Entre los temas que abordarán, está la peregrinación de los seguidores de Breslev a Umán durante Rosh Hashaná.

A pesar de las advertencias, se estima que los fieles intentarán llegar de todos modos de forma masiva, para lo cual ambos países buscan alcanzar una coordinación en seguridad. Medios ucranianos informaron que se espera que Zelenski tenga una conversación decisiva con el primer ministro Yair Lapid, en la que se decidirá si podrá o no llevarse a cabo la peregrinación.

 

Fuente: Ynet Español