Mordejai «Motta» Gur, héroe y jefe del Ejército de Defensa de Israel

Entre otros lideró la recuperación de la ciudad vieja de Jerusalén en 1967 y la Operación Entebbe que rescató 102 rehenes en Uganda.

Mota Gur – Foto: Wikipedia – CC BY-SA 3.0

 Raúl Voskoboinik

El teniente general Mordechai «Motta» Gur fue un político israelí y el décimo jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Durante la Guerra de los Seis Días (1967), comandó la brigada que recuperó la Ciudad Vieja de Jerusalén y transmitió las famosas palabras: «¡El Monte del Templo está en nuestras manos!».

Como Jefe de Estado Mayor, tuvo la responsabilidad de planificar y ejecutar la Operación Entebbe (1976) para liberar a los rehenes judíos en Uganda. Más tarde ingresó a la Knéset y ocupó varias carteras ministeriales.

Gur escribió tres libros populares para niños y tres libros sobre historia militar.

Gur nació en Jerusalén y más tarde se unió al Palmaj Haganá (el grupo armado clandestino de los judíos en el Mandato Británico de Palestina). Continuó sirviendo en una capacidad militar con la fundación de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) durante la Guerra Árabe-Israelí de 1948.

En las FDI, Gur sirvió en la Brigada de Paracaidistas la mayor parte de su carrera y se convirtió en uno de los símbolos de la brigada de «boinas rojas». Durante la década de 1950 fue comandante de compañía bajo el mando de Ariel Sharón. Fue herido durante una incursión antiterrorista en Khan Yunis en 1955 (Operación Elkayam) y recibió una recomendación de honor del Jefe de Estado Mayor Moshe Dayán. En 1957 fue nombrado ayudante del comandante de brigada. Después de servir en este puesto, Gur fue a estudiar a la École Supérieure de Guerre en París. Después de dos años en Francia, regresó y fue nombrado comandante de la Brigada Golani (1961-1963) y comandó la incursión antiterrorista en Nukiev. Trajo las tradiciones y la actitud de los paracaidistas, elevó la moral y ayudó a inculcar un espíritu de cuerpo en Golani por el cual la brigada aún es famosa. En 1965 fue nombrado jefe de la rama de operaciones en el estado mayor general de las FDI. Durante 1965-1967 se desempeñó como comandante de la Escuela de Comando y Estado Mayor de las FDI.

En 1966, Gur fue nombrado comandante de la 55.ª Brigada de Paracaidistas, que dirigió durante la Guerra de los Seis Días. Gur y sus tropas formaron parte de la fuerza de asalto que arrebató Jerusalén a los jordanos y que fueron los primeros en recuperar el Muro Occidental y el Monte del Templo.

Las imágenes de los paracaidistas llorando en el Muro y la grabación de audio de Gur en las redes de comunicación, «¡El Monte del Templo está en nuestras manos!» se convirtió en uno de los símbolos más conmovedores de la guerra tanto para el público israelí como para el extranjero.

Después de la guerra, fue ascendido al rango de general de brigada y fue designado comandante de las FDI en la Franja de Gaza y el norte de la península del Sinaí. En 1969 fue ascendido a Mayor General y fue designado comandante del frente norte, donde terroristas palestinos de la OLP, respaldados por Siria, atacaron los asentamientos del norte de Israel. Gur dirigió varios contraataques para dominar los ataques terroristas, conquistando las granjas de Shebaa de Siria para establecer una posición defensiva para evitar ataques fronterizos.

Desde agosto de 1972 hasta diciembre de 1973 se desempeñó como agregado militar de las FDI en la embajada de Israel en Washington DC. En enero de 1974 fue reelegido comandante del frente norte.

Tras la jubilación del general David Elazar debido a las críticas de la Comisión Agranat, fue designado en abril de 1974 como el 10º Jefe de Estado Mayor de las FDI. En 1976, fue responsable de planificar y llevar a cabo el rescate israelí de 102 rehenes del aeropuerto de Entebbe en Uganda. En 1978, Gur dirigió una campaña en el Líbano para expulsar a las guerrillas palestinas. Se desempeñó como jefe de gabinete hasta 1978.

Después de su retiro de las FDI, Gur fue nombrado gerente general de la empresa Kur Mechanica. En 1981 fue elegido a la Knéset como miembro del Partido Laborista y fue reelegido en 1984. Se desempeñó como Ministro de Salud y también fue miembro del Comité de Seguridad y Asuntos Exteriores de la Knéset. Entre 1986 y 1988 formó parte del directorio de Solel Boneh, una empresa constructora. En abril de 1988 fue nombrado ministro sin cartera, cargo que conservó tras las elecciones de 1988 hasta marzo de 1990, cuando los laboristas se retiraron de la coalición.

Después de que el Partido Laborista ganara las elecciones de 1992, el Primer Ministro Yitzhak Rabin nombró a Gur Viceministro de Defensa. En ese cargo, Gur fue responsable de preparar la economía israelí para tiempos de guerra y crisis e interactuar con los colonos judíos en Cisjordania y la Franja de Gaza. Gur esperaba algún día ser primer ministro, pero el cáncer detuvo sus aspiraciones políticas.

En 1995, Gur enfermó gravemente de cáncer terminal. Se suicidó con una pistola el 16 de julio de 1995 a la edad de 65 años. Gur dejó una nota diciendo que no quería ser una carga para su familia. El primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, lo despidió diciendo que «era una persona especial, sensible y fuerte, un soldado y un civil, un amante de los libros y de la escritura y, sobre todo, un amigo».

Gur fue enterrado con todos los honores militares en Tel Aviv. El Área 21, una base militar en la llanura de Sharón pasó a llamarse en su honor: «Camp Motta Gur». Una estación de Metronit en Kiriat Ata lleva el nombre de Gur. En Modiín, una calle y una escuela recibieron el nombre de Gur.

Extraído de Facebook: Personalidades Judías de Todos los Tiempos

 

Fuente: Aurora Digital