Agosto 15 de 2022

Embajador de Estados Unidos advierte que se está acabando el tiempo para las exenciones de visa, en medio de la negativa del Likud para cooperar

POR: Jacob Magid

El embajador de Estados Unidos, Tom Nides (izquierda) y el presidente de la oposición, Benjamin Netanyahu, se reúnen en la Knesset, 9 de diciembre del 2021.

Mientras Tom Nides presiona por la legislación necesaria para que Israel se una al Programa de Exención de Visa de Estados Unidos, el Likud insiste en que no respaldará los proyectos de ley, alega que es una causa perdida este año de todos modos.

El embajador de Estados Unidos para Israel, Tom Nides, advirtió el martes que el tiempo se está acabando para hacer avanzar las tres leyes necesarias a fin de que Israel pueda unirse al Programa de Exención de Visa de Estados Unidos (VWP por sus siglas en inglés) a fines del próximo año.

¨Continuamos trabajando duro para lograr que se haga el Programa de Exención de Visa para beneficiar tanto a israelíes como a estadounidenses. No podemos reducir la velocidad ahora¨, tuiteó Nides.

El VWP permite a los ciudadanos de los países participantes visitar Estados Unidos sin solicitar ni obtener una visa, un proceso que toma tiempo y dinero y que de ninguna manera tiene el éxito garantizado.

Los tres proyectos de ley requeridos que otorgan a las autoridades de Estados Unidos acceso limitado a la información de los viajeros con destino a Estados Unidos -como se exige a todos los miembros del VWP -se han retrasado en la Knesset debido al rechazo de la oposición liderada por el Likud. Nides trató de presionar a los legisladores de todo el espectro para que aceptaran los proyectos de ley, considerados abrumadoramente populares entre todos los israelíes, antes de que el parlamento se disolviera en junio.

Pero el esfuerzo fracasó y ahora será necesario programar sesiones de emergencia en los próximos meses, mientras la Knesset está en receso, para aprobar la legislación. De otra manera, Israel probablemente tendrá que esperar hasta al menos el 2024 para ser agregado al VWP, asumiendo que cumpla con los criterios en ese momento.

Continuamos trabajando duro para lograr que se haga el Programa de Exención de Visa para beneficiar tanto a israelíes como a estadounidenses. No podemos reducir la velocidad ahora.

Pero un funcionario familiarizado con el asunto le dijo a The Times of Israel que este año puede ser el único año que Israel podrá calificar para el VWP, gracias a una combinación de bajo número de viajes debido a la pandemia, junto con el esfuerzo de la embajada estadounidense para ayudar a los israelíes con sus solicitudes de visa, que históricamente han estado plagadas de errores que los descalifican. Hasta la fecha, Israel nunca ha podido mantener su tasa de rechazo por debajo del tres por ciento necesario para calificar para la inclusión en el VWP.

Horas después del tuit de Nides, Canal 12 publicó un informe sin fuente que afirmaba que el embajador se había reunido recientemente con Netanyahu y trató de presionar al líder del Likud para que respalde la legislación en medio de temores de que el esfuerzo será retrasado todo un año si las leyes no son avanzadas antes de las elecciones del 1ro de noviembre.

Luego, el Likud emitió un comunicado respondiendo al informe, insistiendo en que la ley de Estados Unidos no permite la entrada de Israel al VWP antes de otro año de todos modos, sugiriendo que no hay una razón real para la urgencia.

Hacia fines de año, las autoridades estadounidenses recibirán la tasa de negación de visas del año fiscal anterior, el cual termina a fines de septiembre. Si está por debajo del tres por ciento, como espera la embajada, Israel podrá unirse al VWP, siempre que cumpla con otros criterios.

Si bien no hay una fecha límite clara para cuándo las tres leyes deben ser aprobadas, los proyectos de ley deben estar implementados durante un período de tiempo antes de que Israel se una al VWP, los sistemas informáticos deben instalarse y el embajador de Estados Unidos debe presentar una petición formal para que el país sea agregado al programa. Si Israel espera hasta después de las elecciones de noviembre, puede no haber suficiente tiempo para completar todos estos pasos, particularmente dada la posibilidad real de que los partidos fracasen posteriormente en formar un gobierno, extendiendo aún más el estancamiento político en curso.

El Likud en su comunicado discrepó con la legislación que se presentó, alegando que viola los derechos de privacidad de los israelíes. Se cree que el proyecto de ley es en gran medida una plantilla de la legislación aprobada en los otros 40 países que se han unido al VWP de Estados Unidos.

¨Después de que formemos un gobierno estable, el Likud presentará la legislación necesaria, pero responsable, [a la Knesset] y completará la medida para marzo del 2023, para que así, la inclusión en el VWP no será retrasada ni un solo día¨, afirmó el Likud.

Los críticos dicen que la intransigencia del Likud es un esfuerzo para evitar que el gobierno actual tenga una victoria política.

Los esfuerzos de Israel para convertirse en la parte número 41 en unirse al programa han estado en marcha durante años. Recibieron un impulso el año pasado cuando el presidente estadounidense, Joe Biden, le dijo al entonces primer ministro, Naftali Bennett, que era algo que él quería ver y que había instruido a su personal para que desempeñara su parte en hacerlo.

En ausencia de membresía de un programa de exención, la ley estadounidense requiere que los israelíes soliciten una visa con antelación a sus viajes a Estados Unidos -un proceso que a menudo toma meses, ya que se requiere programar una cita en la embajada de Estados Unidos para una entrevista de antecedentes, durante la cual el personal consular busca asegurarse de que los viajeros entrantes no están buscando quedarse indefinidamente en Estados Unidos.

Pasajeros internacionales llegan al Aeropuerto Internacional de Miami antes de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) de Estados Unidos los examine utilizando datos biométricos faciales para automatizar las verificaciones manuales de documentos exigidos para la admisión a Estados Unidos, 20 de noviembre del 2020, en Miami, Florida.

Si un candidato pasa el proceso de la entrevista, deben enviar su pasaporte a la embajada y, usualmente, toma varias semanas antes de que regrese con una visa dentro. La línea de tiempo se ha prolongado aún más como resultado de la pandemia, con algunos israelíes informando que las únicas citas disponibles en la embajada son para después de un año.

Aprobar la legislación pertinente y cumplir la tasa de negación requerida no son los únicos obstáculos que Israel debe superar.

Para poder ser incluido en el programa de exención, los países deben proporcionar privilegios recíprocos a todos los portadores de un pasaporte estadounidense en todos los puntos de entrada. Esto significará permitir que todos los ciudadanos estadounidenses en Gaza y la Franja Occidental puedan entrar a Israel sin visa -algo que Israel no puede conceder actualmente debido a lo que se dice que son preocupaciones de seguridad.

Establece restricciones similares a los palestinos-estadounidenses que vienen a Israel desde el extranjero, lo que también tendría que cesar si Jerusalem quiere unirse al programa.

Una fuente cercana al parlamentario del Likud, Yoav Kisch, le dijo a Times of Israel en junio, que el partido también tiene problemas con la estipulación estadounidense de que las autoridades reduzcan la presión sobre los palestinos-estadounidenses que desean viajar a través de Israel.

Carrie Keller-Lynn contribuyó con este reportaje.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil