´Conmoción y dolor´: Herzog urge a una investigación ´en profundidad´ del escándalo en la prisión Gilboa

POR: Tobias Siegal

El presidente Isaac Herzog aborda el escándalo de la prisión Gilboa en la Residencia del Presidente en Jerusalem, 2 de agosto del 2022.

El presidente dice que todos los responsables deben ´rendir cuentas con la mayor severidad´; Lapid recorre la sala de seguridad de una prisión después de prometer investigar el escándalo de abuso sexual.

El presidente Isaac Herzog expresó el martes ¨conmoción y dolor¨ y urgió a una investigación ¨en profundidad¨ de las acusaciones de soldados mujeres que fueron ¨prostituidas¨ para ser violadas y abusadas sexualmente por prisioneros de seguridad en la prisión Gilboa.

¨Escuchando los testimonios de las guardias femeninas de la prisión en días recientes, sentí conmoción y dolor, y me sentí enfermo. Creo que ése es el sentimiento del público en general¨, dijo Herzog.

La semana pasada, una ex soldado de las FDI identificada con el pseudónimo de Hila, dijo que fue violada y sexualmente abusada de manera repetida por un prisionero de seguridad palestino, mientras servía en la prisión Gilboa, con pleno conocimiento de su comandante.

Según Hila, el prisionero ¨controlaba a todos los oficiales y personal, que lo escuchaban y llevaban a cabo sus ´órdenes´ sin discutir¨.

¨¡¿Cómo hemos llegado a esta situación horrorosa, en la que las mujeres que nos mantienen seguros -pierden sus cuerpos?!¨ exclamó Herzog.

¨Debemos recordar que las heridas y cicatrices que estas mujeres soldados han sufrido nunca desaparecerán. Quedarán grabadas en los cuerpos, mentes y almas de las víctimas¨, dijo.

¨Toda mujer en Israel debe estar segura, toda mujer que actúa en nombre del estado debe estar segura¨, declaró el presidente electo, agregando que era ¨nuestra obligación¨ ¨investigar estos casos en profundidad para que todos los responsables rindan cuentas con la mayor severidad¨.

Prisión Gilboa, 28 de febrero del 2013.

Más temprano el martes, el primer ministro Yair Lapid, recorrió la prisión Ofer, una instalación para detenidos de seguridad en la Franja Occidental, con el propósito de estudiar las salas de seguridad de la prisión y las maneras cómo interactúan los guardias con los prisioneros.

Se reunió con 25 soldados reclutas que sirven en las prisiones en todo el país y escuchó sus preocupaciones respecto al escándalo, de acuerdo con un comunicado emitido por la oficina de Lapid.

¨Investigaremos, llegaremos a la verdad¨, dijo Lapid durante la visita. ¨El Estado de Israel no se quedará de brazos cruzados en medio de las preocupaciones de que una guardia de la prisión en su servicio obligatorio en Israel fue violada o acosada sexualmente por terroristas¨.

Destacó, sin embargo, la importancia del IPS. ¨Debemos proteger a esta organización porque la seguridad de cada ciudadano israelí depende de su fortaleza e integridad¨, dijo Lapid.

Según su oficina, la visita de Lapid a la prisión marcó la primera vez en que un primer ministro israelí haya visitado una instalación IPS en una capacidad oficial desde que Shimon Peres lo hizo en 1985.

El domingo, Lapid prometió abordar el flagelo de la violencia contra las mujeres, a lo que llamó ¨una mancha en el país¨ y dijo que las víctimas del escándalo de la prisión de Gilboa recibirán asistencia del estado.

El primer ministro Yair Lapid se reúne con soldados en su servicio obligatorio que están sirviendo como guardias de prisión, mientras visitaba la prisión Ofer en medio del escándalo de la prisión Gilboa, 2 de agosto del 2022.

Al abordar la controversia el lunes, el ministro de defensa, Benny Gantz, dijo que había ordenado la reevaluación de un acuerdo de varios años que permite que los conscriptos sean reclutados para el Servicio de Prisiones de Israel (IPS por sus siglas en inglés).

Gantz envió una carta al ministro de seguridad pública, Omer Barlev -que supervisa al IPS -exigiendo que a los soldados reclutados no se les permita estar en las mismas salas de la prisión que los convictos palestinos de terrorismo hasta las acusaciones de violación sean investigadas.

Keren Barak, una abogada que representa a varias mujeres que han servido en la prisión Gilboa durante más de una década y que afirma que los guardias de seguridad actuaron como proxenetas en varias ocasiones, ha dicho que las víctimas todavía estaban luchando para vivir una vida normal.

La ex soldado, identificada como Hila ¨vive en la pobreza debido a su estado mental, que no le permite unirse al mercado de trabajo¨, le dijo Barak a Canal 12 la semana pasada.

El propio Barlev llamó al IPS una ¨organización podrida¨, agregando que ¨a nadie le interesa lo que está sucediendo ahí¨.

El ministro de seguridad pública, Omer Barlev, asiste a una reunión de la facción en la Knesset, 6 de junio del 2022.

¨Una gran parte de lo que hemos estado haciendo el año pasado, es llevar a cabo medidas destinada a arrojar luz sobre la organización¨, dijo en una entrevista con la Radio del Ejército. ¨Todavía queda un largo camino que recorrer antes de que esta organización pueda funcionar apropiadamente¨.

Los informes de soldados mujeres siendo acosadas y agredidas sexualmente en las prisiones israelíes surgieron hace varios años, pero luego fueron desestimados en su mayoría hasta el año pasado cuando se reabrió una investigación a continuación de nueva evidencia.

El mes pasado, Barlev aprobó despedir al oficial de inteligencia en la prisión, Roni Basha, debido a las acusaciones de que prostituía a las guardias femeninas. Basha estado de licencia desde noviembre del 2021, cuando Freddy Ben Shitrit, el próximo director de la prisión en el norte de Israel, hizo comentarios explosivos respecto a las acusaciones. Según un informe el lunes, otro oficial de inteligencia de IPS que había servido en la prisión Gilboa está siendo interrogado bajo cautela por su presunta involucración en el escándalo.

La decisión de reabrir la investigación de las acusaciones también se produjo después de que Ben Shitrit -que no estaba en la prisión cuando supuestamente tuvieron lugar los incidentes -dijo que las soldados mujeres que eran guardias en la prisión habían sido presionadas para servir como un regalo para los ojos, o peor, para algunos prisioneros, como un medio para evitar que los prisioneros se salgan de control.

El sitio web de noticias Ynet informó la semana pasada que un prisionero palestino condenado por terrorismo, Mahmoud Atallah, estaba siendo investigado por la policía por agresión sexual detrás de las rejas.

Según un informe de Canal 12 el lunes en la noche, el Shin Bet ha tenido conocimiento de la agresión de Atallah a las guardias femeninas en la prisión durante meses, pero no investigó más el problema.

Emanuel Fabian contribuyó con este reportaje

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil