Agosto 1 del 2022

Tras expulsar a 100 judíos de un vuelo, una aerolínea alemana dice que va a «combatir el antisemitismo»

La aerolínea Lufthansa planea crear un rol de alta gerencia que se dedique a prevenir la discriminación y el antisemitismo dos meses después de prohibir a un gran grupo de pasajeros judíos ortodoxos abordar un vuelo.

La compañía aérea Lufthansa planea crear en los próximos días un puesto de alta dirección dedicado a la prevención de la discriminación y el antisemitismo, dos meses después de que impidiera a un grupo de pasajeros judíos subir a un vuelo.

Sin embargo, una investigación independiente encargada por la aerolínea arrojó que no había pruebas de antisemitismo institucional detrás del incidente, algo que el director general de la compañía consideró «categóricamente inapropiado».

En el interior del vuelo de Lufthansa a Frankfurt, hombres judíos ortodoxos rezan en la parte trasera del avión. (Cortesía)

 En una carta dirigida a la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías de Estados Unidos, el director general de Lufthansa Airlines, Jens Ritter, escribió que la compañía había creado un grupo de trabajo interno para investigar el incidente del 4 de mayo, en el que más de 100 pasajeros jasídicos fueron expulsados de un vuelo de conexión de Nueva York a Budapest porque algunos de ellos no llevaban máscaras y cometieron otras infracciones en el vuelo, como reunirse en los pasillos.

El incidente indignó a los judíos de Estados Unidos y Europa, algunos de los cuales alegaron que la tripulación había discriminado a todos los pasajeros judíos visibles, incluso a los que habían cumplido las normas. La Conferencia de Presidentes fue uno de los varios grupos judíos que criticaron a Lufthansa tras el caso y exigieron una explicación completa del mismo.

La mayoría de los pasajeros viajaban a una peregrinación y no se conocían entre sí; un supervisor de Lufthansa fue captado en vídeo comentando: «Todos los pasajeros tiene que pagar por una pareja de judíos» y «Son judíos que vienen del JFK. Ellos son los que crearon los problemas».

El incidente también atrajo la atención de Deborah Lipstadt, la enviada especial del Departamento de Estado de EE.UU. para el antisemitismo, quien comentó esta semana que se reuniría con el jefe del Grupo Lufthansa a nivel mundial, así como con el jefe de la aerolínea en Norteamérica, para discutir las acusaciones de antisemitismo contra la aerolínea.

Despegue de avión de Lufthansa. (Shutterstock)

 «Es difícil de creer, pero a menudo es la ignorancia arraigada en ciertas percepciones, y la ignorancia que se deriva de una naturaleza antisemita», explicó durante un seminario web organizado por la Liga Antidifamación.

En la carta de Lufthansa, fechada el 22 de julio y obtenida por primera vez por la Agencia Telegráfica Judía, el grupo de trabajo de la aerolínea reconocía que algunos miembros de su tripulación habían sido «insensibles y poco profesionales» en el trato con los pasajeros.

Pero el informe concluía: «La investigación exhaustiva no reveló ningún sentimiento de antisemitismo, prejuicio o comportamiento premeditado por parte de los representantes de Lufthansa.»

Ritter también culpó a «una desafortunada cadena de comunicación inexacta, mala interpretación y juicios erróneos no intencionados» del resultado final, al tiempo que señaló que los «varios pasajeros judíos ortodoxos» que no cumplían con las normas habían «creado una situación tenue» y provocado «varios anuncios» del capitán.

El director general prometió que la aerolínea alemana tomaría nuevas medidas, entre las que se incluyen el establecimiento de una función de alta dirección «para la prevención de la discriminación y el antisemitismo», la creación de una nueva formación para el personal en torno a cuestiones de antisemitismo y la adopción de la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto.

Lufthansa es considerada la aerolínea más importante de Europa. (AFP)

 Además, la metodología del informe fue revisada por Felix Klein, máximo comisionado alemán para el antisemitismo.

«Lufthansa lamenta profundamente la denegación de embarque y el impacto que tuvo en nuestros pasajeros», remarcó Ritter.

La aerolínea se había disculpado previamente con los pasajeros por no haber limitado su denegación de embarque a los «huéspedes no conformes».

El miércoles, Lufthansa canceló casi todos los vuelos que salían de Frankfurt y Múnich, dejando varadas a 130.000 personas, después de que miles de empleados organizaran una huelga para reclamar mejores salarios.

 

Fuente: Ynet Español