Julio 29 de 2022

Según informes, Zelensky despoja de la ciudadanía a tres oligarcas judíos

POR: Cnaan Liphshiz / JTA

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, visita un área dañada por los ataques militares rusos, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania, en Kharkiv, Ucrania, 29 de mayo del 2022.

La razón oficial para la medida parece ser que los tres, que están entre los judíos más ricos de Ucrania, tienen ciudadanía extranjera – incluso de Israel.

Tres poderosos y prominentes judíos en Ucrania aparentemente fueron despojados de su ciudadanía debido a que su largo conflicto con el presidente Volodymyr Zelensky ha alcanzado el punto de ebullición en medio de la guerra con Rusia. La semana pasada, según los informes, Zelensky revocó o tomó medidas para revocar la ciudadanía ucraniana a dos de los oligarcas mejor conocidos del país, Igor Kolomoisky y Hennadiv Korban, así como la de Vadim Rabinovich, un ex magnate convertido en legislador de la oposición.

Los tres hombres están entre los judíos más ricos de Ucrania, y la razón oficial para la medida parece ser que tienen ciudadanía extranjera -incluso de Israel. La doble ciudadanía es técnicamente ilegal en Ucrania, pero es ampliamente tolerada en la práctica.

Ihor Kolomoisky habla durante una entrevista en Dnipropetrovsk, 24 de mayo del 2014.

Varias teorías alternativas también están circulando, incluido que Zelensky está purgando a los oligarcas con pasados escabrosos en un esfuerzo por probar a Estados Unidos y a otros países occidentales que Ucrania no tolera la corrupción.

Lo que está claro es que tres de los judíos más influyentes de Ucrania, incluidos dos que han sido instrumentales en el financiamiento de los proyectos de infraestructura judía, especialmente en el bastión de Jabad-Lubavitch de Dnipro, parecen ya no ser bienvenidos en su tierra natal. A Korban ya le han negado la entrada a Ucrania en un cruce de frontera y su pasaporte ucraniano fue confiscado, según los informes de los medios de comunicación ucranianos.

También está claro que la decisión está generando un raro rechazo hacia Zelensky, el presidente judío de Ucrania, que es visto ampliamente como un héroe por enfrentarse a Rusia.

Las revocaciones de la ciudadanía han ¨revelado un problema institucional colosal que ahora ha molestado a un número realmente enorme de personas¨, ha dicho Borys Filatov, el alcalde (no judío) de la ciudad estratégicamente importante de Dnipro, refiriéndose a cientos de miles de personas con doble nacionalidad en Ucrania.

Filatov, que es un aliado de Korban, agregó que algunos judíos de Dnipro con ciudadanía israelí están considerando irse a continuación de la medida. Contactado por la Jewish Telegraphic Agency para que comentara sobre la afirmación, el rabino de la ciudad, Shmuel Kaminezki, se negó a comentar; una fuente en Dnipro le dijo a JTA que aproximadamente la mitad de los judíos de la ciudad ya se habían ido desde el inicio de la guerra. Al menos 8,000 ucranianos con ciudadanía israelí estaban viviendo en Ucrania cuando estalló la guerra, según la embajada israelí en Kiev.

¨Nadie tiene derecho a violar la constitución, incluso si tienes si tienes un halo brillando alrededor de tu cabeza y te sientes como un dios¨, dijo Zoya Kazanzhi, una importante periodista ucraniana, en una entrevista con el sitio web de noticias NV a principios de esta semana. Ella caracterizó la medida como ¨venganza política¨.

La medida se produce cuando, según los informes, Zelensky está tomando medidas enérgicas con los ucranianos que pueden estar cooperando con Rusia. Pero Kolomoisky, Korban y Rabinovich tienen todos fuertes credenciales patrióticas.

En su lugar, al menos parte del conflicto interno de larga data, se cree que se trata más de poder que de ideología. Desde su elección en el 2019, Zelensky ha continuado la reforma anti-oligarcas que comenzó su predecesor Petro Poroshenko en un intento por aflojar el control de Kolomoisky sobre la economía, los medios de comunicación y otros centros de poder. Esa medida sorprendió a algunos porque Kolomoisky había estado entre los principales partidarios de Zelensky y había regresado de un exilio autoimpuesto en Israel sólo después de que Zelensky fue elegido en el 2019.

Kolomoisky, Korban y Rabinovich también han enfrentado acusaciones de corrupción a gran escala tanto en los tribunales como fuera de ellos.

Igor Kolomoisky

Kolomoisky es un magnate bancario de Dnipro y uno de los principales financiadores de las causas judías y el movimiento Jabad en Ucrania. Tiene ciudadanía de Chipre e Israel, así como de Ucrania, donde nació.

Kolomoisky, que ha dicho que apelará la nulificación de su ciudadanía, se cree que es el principal financista del llamativo centro comunitario judío de 22 pisos construido en Dnipro en el 2012. También ha invertido millones de dólares de su propia riqueza en la preparación del ejército de Ucrania para luchar contra Rusia desde la invasión de Rusia a Ucrania en el 2014, e incluso actuó brevemente como jefe de la región de Dnipro durante esa crisis.

Ha sido acusado de lavar cientos de millones de dólares derivados de un esquema Ponzi. También está bajo una investigación criminal dirigida por investigadores ucranianos y el FBI por supuestamente usar múltiples compañías y cuenta bancarias ficticias para sacar millones de dólares del dinero del gobierno para inversiones inmobiliarias, incluso en Estados Unidos. Kolomoisky ha negado haber actuado mal.

El año pasado, Estados Unidos le prohibió a Kolomoisky la entrada por supuesta corrupción durante su tiempo como gobernador.

Despojar a Kolomoisky de su ciudadanía ucraniana podría facilitar su extradición a Estados Unidos si los fiscales ahí lo solicitan, según un informe en el Pittsburgh Post-Gazette. El periódico publicó una investigación a finales del año pasado mostrando que Kolomoisky no había pagado los impuestos de muchas de las propiedades que ha comprado en Estados Unidos. Hasta la fecha, Estados Unidos no ha hecho una petición de extradición formal.

Hennady Korban

Mientras tanto, Korban es un ex socio comercial de Kolomoisky, un ex político y un magnate minero que es famoso por su beligerancia. Miembro del consejo de administración de la comunidad judía de Dnipro, ha gastado millones en las instituciones y causas de la judería ucraniana, así como importantes sumas para reforzar las capacidades militares de Ucrania contra Rusia. Su hermana, Victoria, está viviendo en Israel y sus padres, según los informes, son ciudadanos israelíes. Se cree que Hennady Korban tiene ciudadanía israelí además de la ucraniana.

Korban fue arrestado en el 2016 en conexión con un soborno de $150,000 que la policía dijo que le había entregado a un juez. La investigación de sus acciones, que Korban ha comparado con un libelo de sangre antisemita, está en curso.

Vadim Rabinovich

El caso de Rabinovich, un antiguo e importante donante para causas judías que parece haber perdido su fortuna de billones de dólares antes de convertirse en legislador en el 2014, es más complicado.

Rabinovich estuvo en prisión durante siete años en la década de 1980 por tratos con el mercado negro. Ha calificado los cargos, presentados contra él por un tribunal soviético antes de que Ucrania se independizará, como ¨falsos¨.

Como un crítico de Zelensky de largo tiempo, que tiene ciudadanía israelí, Rabinovich fue calificado de ¨traidor¨ en abril por la Agencia Nacional para la Prevención de la Corrupción de Ucrania, junto con otros 110 ucranianos.

El sumario del caso del gobierno contra él lo califico como un ¨colaborador y político pro-ruso¨, agregando que ha ¨estado en el extranjero desde el inicio de la guerra´ y escribió el 14 de febrero en Facebook que la guerra había empezado ¨pero es Occidente el que la lidera, con Ucrania¨.

Rabinovich, quien ha desestimado las acusaciones de abril como una caza de brujas en contra de las voces de la oposición, ha hecho declaraciones que socavan la propaganda rusa acerca de que Ucrania es un país ¨nazi¨.

¨Quiero destruir el mito sobre una Ucrania antisemita que se está extendiendo por todo el mundo¨, dijo Rabinovich en su discurso inaugural como legislador en el 2014, el año en que Rusia invadió por primera vez a Ucrania con pretextos similares a los citados en su ataque actual.

El gobierno ucraniano no ha confirmado públicamente que ha revocado la ciudadanía de los hombres. Inusualmente, el decreto presidencial del 18 de julio anunciando la decisión que apareció en línea sin la firma del presidente, y la oficina de Zelensky se ha mantenido vaga sobre el asunto cuando se le pidió que confirmara la autenticidad del decreto. Pero las fuentes cercanas a Zelensky le dijeron a Post-Gazette que el documento, que también revoca la ciudadanía a varios presuntos delincuentes menores y contrabandistas, era auténtico.

La medida del presidente en contra de Kolomoisky, Korban y Rabinovich ha sorprendido y desconcertado a muchos.

¨No he recibido repuestas a las preguntas que he dirigido al respetado garante de la constitución, pero me gustaría recibirlas¨, dijo Filatov, alcalde de Dnipro, en un discurso filmado, refiriéndose a Zelensky.

Filatov es un colaborador cercano de Korban, conocido por algunos como el ¨alcalde sombra¨ de Dnipro. Pero rompió con Kolomoisky después que Kolomoisky no apoyó a Korban durante los problemas legales de Korban. Ha sido un crítico de Zelensky por largo tiempo.

Mientras tanto, Vyacheslav Likhachev, un portavoz para el Vaad, un grupo de la comunidad judía ucraniana con poca conexión con los grupos apoyados por los tres rivales del presidente también dijo que estaba desconcertado.

Hablando solamente como un observador casual de la pelea, Likhachev dijo que el momento de la medida del presidente era difícil de explicar.

¨La respuesta breve es que Zelensky está luchando contra sus rivales políticos¨, dijo Likhachev, aunque ¨parece que realmente nadie sabe¨ por qué ahora, y por qué anular su ciudadanía. Quizás, propuso Likhachev, la respuesta es ¨porque puede¨.

Cualquiera sea la motivación de Zelensky, la medida podría tener consecuencias radicales para los esfuerzos de revitalizar las comunidades judías en Ucrania. Los líderes judíos ya estaban preocupados de que una crisis financiera inminente redujera la capacidad de los judíos ucranianos adinerados para reconstruir las instituciones que han sido dañadas por el éxodo masivo de judíos durante la guerra. Ahora, la pregunta puede ser si esos judíos ucranianos adinerados siguen siendo ucranianos.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post