Julio 27 del 2022

Gracias a Raoul Wallenberg, Lapid puede liderar a Israel

Raoul Wallenberg salvó a miles de judíos en el Holocausto, entre ellos a Tommy Lapid, el padre de Yair Lapid.

El diario de Raoul Wallenberg con los nombres de Tommy Lapid (Yosef Lampel) y de su madre Katherina (Crédito de la foto: DIRECTOR GENERAL DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES ALON USHPIZ/TWITTER)

Raoul Wallenberg nació el 4 de agosto de 1912, hace 110 años. Sin duda, fue uno de los héroes más destacados del Holocausto. Sin ninguna experiencia diplomática, llegó a Budapest el 9 de julio de 1944, a la edad de 32 años y en seis meses logró rescatar la vida de decenas de miles de judíos húngaros de manos de los nazis y sus colaboradores  locales. Trágicamente, el 17 de enero de 1945 fue secuestrado por el SMERSH (la rama de contrainteligencia del Ejército Rojo) y posteriormente desapareció de la faz de la tierra.

Entre los muchos judíos salvados por él estaban el difunto Yosef (Tommy) Lapid y su madre, es decir, el padre y la abuela del primer ministro Yair Lapid.

Una mañana, los nazis húngaros llegaron a nuestra casa y nos ordenaron que nos reuniéramos en el patio trasero. No había hombres. Solo ancianos, mujeres y niños y nos dijeron que todos terminaríamos en un campo de trabajos forzados. Mi padre había sido llevado antes a un campo de exterminio, pero mi madre y yo estábamos entre los detenidos. Yo tenía 13 años. Se llevaron a mi madre y me quedé solo con la certeza de que me quedaría huérfano. Tarde en la noche, mi madre y otras 30 mujeres regresaron a casa y me dijeron: “Él nos salvó”.

“Su declaración tácita fue clara para mí. Sabía que se refería a Wallenberg. Para entonces, su nombre ya era legendario. Para nosotros, fue como un ángel en medio del infierno, salvando judíos. Su nombre era la última esperanza para seguir con vida. Salvó a miles de judíos, entre ellos a mi madre, pero nosotros no  fuimos capaces de  salvarlo a él.

“Mi madre vio a Wallenberg durante cinco minutos. Me describió la escena. Estaban parados en la nieve y de repente un auto negro con chapa diplomática se detuvo donde estaban y un hombre alto se bajó del auto. No lo conocían pero sabían que era Wallenberg. El joven sueco se enfrentó al nazi húngaro y exigió la liberación inmediata de las mujeres. Sin duda era carismático. El nazi podría haberle disparado. Wallenberg les dio a las mujeres sus famosos Schutzpasses y se las llevó con él”.

«Para nosotros, [Wallenberg] fue como un ángel en medio del infierno, salvando judíos». Tommy Lapid

Raoul Wallenberg – foto del archivo privado del Prof. Guy von Dardel

En octubre de 2021, Anne Linde, ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, se reunió con el primer ministro Yair Lapid (como ministro de Relaciones Exteriores de Israel, antes de convertirse en primer ministro) en Jerusalem y le entregó una página del diario diplomático de Wallenberg, en la que había ingresado la nombres de las personas que se beneficiaron de sus Schutzpasses. Estaban los nombres de Josef Thomas Lampel (Tommy Lapid) y de su madre, Katherina Lampel. El diario se conserva en los Archivos Nacionales de Suecia. Lapid se echó a llorar, abrazó a Linde y prometió enmarcar este documento y guardarlo en su oficina.

A veces, la historia nos sorprende con una jugada simbólica. El 1 de julio de 2022, Lapid se convirtió en primer ministro de Israel. Sin duda, este joven político no estaría vivo si no fuera por Wallenberg, quien salvó tanto a su abuela como a su padre.

El hijo de Tommy Lapid al frente de Israel

EL HIJO de un niño que fue salvado por Wallenberg hace unos 80 años se ha convertido en el líder del estado judío.

Conocí a Tommy Lapid en el pasado. Estaba profundamente consciente y agradecido con Wallenberg y, al mismo tiempo, reconoció que Israel no ha hecho lo suficiente para tratar de salvarlo. La joven nación no solo luchaba con el trágico pasado de muchos de sus inmigrantes, sino que también luchaba por su supervivencia.

Lamentablemente, Suecia  tampoco logró encontrar a Wallenberg a pesar de que podría haber utilizado su influencia económica y diplomática sobre la Unión Soviética después de la guerra.

Lo mismo puede decirse de la poderosa familia Wallenberg, encabezada en ese momento por los primos hermanos del difunto padre de Wallenberg. Irónicamente, mientras Wallenberg estaba comprometido en su misión de salvar vidas, Marcus y Jacob estaban al frente del imperio empresarial de los Wallenberg que se benefició durante la guerra, tratando con los aliados y los nazis al mismo tiempo. Eventualmente, no hicieron nada sustancial para traer a Wallenberg de vuelta a casa.

Junto con el presidente de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, Eduardo Eurnekian, hicimos grandes esfuerzos para persuadir a las autoridades rusas sobre la necesidad de otorgar acceso sin restricciones a los archivos de la KGB, ya que esto podría arrojar luz sobre el destino de Wallenberg y su conductor, Vilmos. Langfelder. Siempre enfatizamos que los pecados de la Unión Soviética estalinista no deberían pasarse a Rusia, pero desafortunadamente, la administración de Putin parece no estar dispuesta a cooperar, y el destino y el paradero de Wallenberg y Langfelder siguen siendo un misterio.

La familia más cercana de Raoul tenía un enfoque diferente. Acompañamos a su difunto medio hermano, el profesor Guy von Dardel, en su lucha de por vida para obtener información sobre Raoul. La media hermana de Wallenberg, Nina Lagergren, mujer delicada y cortes, también dedicó su vida a mantener vivo su legado y, hasta su último aliento, confiaba en poder traerlo de vuelta a casa.

Lamentablemente, ambos fallecieron sin cumplir su sueño. Las hijas del profesor von Dardel, Marie y Louise, junto con el hijo de Nina, Bengt, todavía luchan por obtener respuestas de los rusos. Sé que Lapid está preocupado por los grandes desafíos actuales, como la amenaza iraní, pero le insto a que no se olvide del salvador de su abuela y su padre, la persona que hizo posible para  llegar a su alto cargo.

Todos deberíamos agotar todos los lugares para averiguar cuál fue el destino de Raoul y, si es posible, traerlo de vuelta a casa para que descanse junto a sus seres queridos.

El escritor es fundador de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, una ONG con sede en Nueva York, cuya misión es preservar y difundir el legado del diplomático sueco, y de todas las mujeres y hombres que se acercaron a las víctimas de la Shoah, el Genocidio Armenio y otros trágicos conflictos a lo largo de la historia.

 

Fuente: The Jerusalem Post