Julio 27 del 2022

Gantz asegura que Israel puede retrasar y dañar seriamente el programa nuclear de Irán

Enlace Judío – El ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, dijo el martes que Israel tiene la capacidad de causar daños graves al programa nuclear de Irán y advirtió que revivir un pacto de 2015 con las potencias mundiales para frenar las actividades nucleares iraníes solo será una táctica dilatoria, informó The Times of Israel.

Irán es un problema global. No es solo un problema privado de Israel”, dijo Gantz durante una entrevista en una conferencia del Canal 13 en Jerusalén.

Cuando se le preguntó si Israel tiene la capacidad de detener el desarrollo nuclear de Irán o simplemente retrasarlo, Gantz dijo: “Podemos dañar seriamente y retrasar el [programa] nuclear”.

Con respecto al deseo declarado del presidente estadounidense, Joe Biden, de revivir el llamado Plan de Acción Integral Conjunto firmado entre Irán y las potencias mundiales, Gantz dijo que no es un “concepto infundado”.

Aún así, “estamos muy insatisfechos con el acuerdo, que sería un mal acuerdo porque sería un retraso temporal”, dijo Gantz. Tal acuerdo permitiría a los iraníes desarrollar su economía y eventualmente legitimar un regreso a su programa nuclear en una fecha posterior, advirtió.

El PAIC le dio a Irán un alivio de las sanciones a cambio de límites en su programa nuclear para evitar que obtenga armas nucleares, un objetivo que Irán niega que busque.

El pacto se desmoronó constantemente después de que la administración Trump retirara a EE. UU. en 2018 y golpeara a Irán con duras sanciones.

En respuesta, Irán abandonó sus propios compromisos con el acuerdo, impulsando el programa y aumentando el enriquecimiento de uranio más allá de los niveles establecidos en el acuerdo.

Las conversaciones en Viena a principios de este año tenían como objetivo que EE. UU. volviera al PAIC y que Irán volviera a estar de acuerdo con sus términos, pero las negociaciones se han estancado durante meses en medio de un enfrentamiento entre Washington e Irán.

Gantz dijo que no espera un acuerdo en el futuro cercano.

“No veo grandes indicios de eso en este momento”, dijo, pero admitió que no se podía descartar.

Con respecto a la posible intervención militar de EE. UU.Gantz señaló los comentarios hechos por el propio Biden a principios de este mes en los que dijo que, como último recurso, EE. UU. usaría la fuerza para evitar que Irán obtenga armas nucleares.

Los comentarios de Gantz se produjeron después de que a principios de esta semana los medios iraníes informaran sobre la supuesta captura de una red de espías respaldada por Israel que estaba a punto de llevar a cabo un ataque con bomba en un “sitio sensible” en Isfahan.

Algunos medios israelíes señalaron que la provincia alberga la planta nuclear de Natanz, que ha sido blanco de ataques atribuidos por Teherán a Israel.

Israel ha dicho repetidamente que se reserva el derecho de actuar de forma independiente contra las instalaciones nucleares de Irán para evitar una amenaza existencial para el Estado judío.

Gantz también comentó sobre las amenazas del líder del grupo terrorista Hezbolá, Hassan Nasrallah, quien el lunes dijo que atacaría el campo de gas natural en alta mar de Karish en Israel y que los misiles de su grupo pueden impactar en cualquier parte de Israel. Tres drones de Hezbolá fueron interceptados a principios de este mes en dirección a Karish.

Gantz dijo que Israel tiene un “alto grado de disuasión” contra el Líbano y Hezbolá, algo de lo que Nasrallah es muy consciente.

Los lazos con Rusia, que se han tensado por la amenaza de Moscú de detener las operaciones en Rusia de la Agencia Judía casi gubernamental de Israel, que promueve la inmigración a Israel, aún podrían deteriorarse, dijo Gantz.

“Tenemos vínculos muy importantes con Rusia”, dijo, y señaló que el hecho de que Israel se ponga del lado de Occidente sobre la invasión rusa de Ucrania requiere delicadeza.

“Creo que debemos actuar con sensibilidad y dialogar con los rusos”, dijo.

Una delegación de Israel a Rusia para discutir la disputa diplomática se retrasó en partir hacia Moscú.

 

Fuente: Enlace Judío