Julio 22 del 2022

La venganza de Rusia contra Israel

En profundidad. La medida de expulsar a la Agencia Judía sería la respuesta a la condena de la guerra en Ucrania por parte del primer ministro, Yair Lapid. La medida, de todas formas, puede revertirse.

El primer ministro de Israel, Yair Lapid, envió el jueves a su asesor de seguridad nacional, Eyal Hulata, a Moscú para comenzar las conversaciones con su homólogo ruso sobre la recomendación de poner fin a las operaciones de la Agencia Judía en ese país.

El Ministerio de Justicia de Rusia, por su parte, anunció su recomendación de poner fin al mandato de la agencia para ayudar a los judíos rusos a emigrar a Israel.

Vladimir Putin y Yair Lapid, enfrentados.
(EPA, GPO)

Pero Lapid tiene la intención de abordar el problema desde más ángulos y, después de consultas celebradas con funcionarios, había decidido que una delegación de su oficina, los ministerios de Justicia, Inmigración y Absorción, y el Ministerio de Relaciones Exteriores, se dirigirá a Rusia a principios de la próxima semana.

Israel está en un corto plazo ya que el asunto de las operaciones rusas de las Agencias Judías se adjudicará en Moscú dentro de una semana.

«La comunidad judía en Rusia está profundamente conectada con Israel y su importancia supera cualquier otro asunto de política que tengamos con los rusos», dijo Lapid. «Continuaremos actuando a través de canales diplomáticos para que el importante trabajo de la Agencia Judía continúe», añadió.

Si la Agencia Judía se ve obligada a cerrar sus puertas, la inmigración de judíos de ese país sufrirá severamente. La crisis actual que se ha estado gestando durante un tiempo es un nuevo pico máximo en las tensiones entre los países, a raíz de la invasión rusa de Ucrania.

Secuelas del bombardeo ruso en Ucrania.
(Tal Azolay, Amit Shaal)

Lapid había adoptado una posición rígida contra Rusia desde que sus fuerzas invadieron su país vecino hace cinco meses, y fue el primero entre los líderes de Israel en unirse a Occidente para condenar al presidente ruso Vladimir Putin.

Los funcionarios en Jerusalem ven la actual crisis como políticamente motivada y un acto de venganza.

Según un informe de Interfax, la agencia de noticias rusa, la demanda del Ministerio de Justicia tal como fue entregada al tribunal de distrito en Moscú se refiere a «violaciones no especificadas de la ley rusa».

La Agencia Judía ya había considerado detener su actividad en Rusia, de todas formas, después de que el gobierno exigiera información sobre sus operaciones.

Hace un mes se envió una carta oficial a la agencia, que contenía preguntas que indicaban que Rusia tenía como objetivo cerrar esas operaciones. En la carta, los rusos preguntaron si la Agencia Judía tiene una base de datos de ciudadanos rusos.

Los rusos pueden afirmar que la Agencia Judía está comprometiendo la privacidad de los rusos al crear su base de datos, que es ilegal en Rusia.

El Ministerio de Justicia informó al tribunal que, después de revisar los documentos proporcionados por la agencia, se tomó la decisión de cerrar las operaciones.

También afirman que la Agencia estaba favoreciendo a los rusos que trabajan en los campos de la ciencia y los negocios y sus salidas podrían afectar el potencial científico y comercial de la Federación Rusa.

Inmigrantes rusos en Israel. (Ittai Shickman)

Los observadores de las relaciones entre Israel y Rusia dicen que la decisión no habría existido si Israel no hubiera tomado su posición sobre la guerra en Ucrania. Creen que las declaraciones de Lapid, aun antes de que se convirtiera en primer ministro y mientras dirigía el Ministerio de Relaciones Exteriores, enfurecieron al Kremlin.

Lapid luego dijo que Rusia había cometido crímenes de guerra en Bucha y lideró el movimiento para unirse a una condena de la ONU de los presuntos asesinatos de civiles allí, por parte de las fuerzas rusas.

Los rusos también estaban enojados por los continuos ataques de Israel en Siria, contra los esfuerzos de atrincheramiento iraníes, y especialmente los ataques contra el Aeropuerto Internacional de Damasco y el puerto de Tartus, donde los rusos tienen una base naval.

Otra disputa en curso es sobre la Iglesia Alexander Nevsky, en la Ciudad Vieja de Jerusalem, que los rusos reclaman como propia.

Entrada de la Iglesia Alexander Nevsky.
(Yoav Dudkevitch)

La medida contra la Agencia Judía podría verse como una presión para resolver esa disputa. Un alto funcionario dijo que la agencia fue negligente en su manejo de la crisis después de haber sido allanada varias veces en los últimos dos años, pero no informó al gobierno ni buscó su intervención.

«Los rusos estaban esperando esa oportunidad y la Agencia Judía se la dio», comentó el funcionario. Pero otros en Jerusalem creen que la decisión rusa puede ser revertida. Un alto miembro del gobierno dijo que, si no se maneja adecuadamente, la crisis podría intensificarse.

«Rusia también puede venir tras la organización Nativ, una unidad administrativa en la Oficina del Primer Ministro que tiene la tarea de otorgar a los inmigrantes la confirmación de su herencia judía para cumplir con la Ley de Retorno de Israel», agregó.

 

Fuente: Ynet Español