Julio 13 de 2022

En un día como hoy: Hace 75 años desde que el Exodus 1947 llevó a 4,500 judíos europeos a Israel

POR: Aaron Reich

El barco ´Exodus´ después de la toma de control de los británicos, con daños en sus barreras improvisadas. La pancarta dice, ´Barco Exodus 1947 de la Haganah´.

Más de 60 barcos intentaron llevar inmigrantes judíos ilegales al Mandato de Palestina durante la Aliyah Bet con resultados mixtos. Pero el Exodus 1947 fue el más grande.

El 11 de julio del 2022 se conmemoraron los 75 años desde que el barco SS Exodus zarpó del puerto francés de Sète, con 4,515 judíos, la mayoría de los cuales eran sobrevivientes del Holocausto, para llevarlos al Mandato de Palestina, el futuro Estado de Israel, como parte de la Aliyah Bet.

El barco en sí, anteriormente conocido como President Warfield, era un barco de paquetes de vapor interior construido como carguero y transportador de pasajeros en 1928 para el uso en la Bahía de Chesapeake antes de ser usado como buque escuela para el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí, el barco hizo dos viajes a través del Atlántico e incluso vio enfrentamientos con los nazis.

Pero su viaje de Francia a Tierra Santa, durante el cual su nombre fue cambiado a Exodus 1947, se ha convertido indiscutiblemente en su legado más perdurable y consolidó su lugar en la historia judía.

Antecedentes: Aliyah Bet, el Holocausto y la inmigración judía ilegal

El período entre 1920 y 1948 vio una ola de inmigración judía al Mandato de Palestina. Sin embargo, se dividió en dos nombres distintos, Aliyah Aleph y Aliyah Bet. La primera se refiere a la inmigración judía legal limitada al mandato que fue aprobada por los británicos.

Sin embargo, la Aliyah Bet (también conocida en Israel como Ha´apala, que significa ascensión), fue completamente ilegal, tratando de eludir las restricciones implementadas por los británicos.

El SS Exodus 1947 es visto en Haifa. (Foto ilustrativa).

Estas restricciones empeoraron en 1939, después de que los británicos implementaron el Libro Blanco que limitaba la inmigración, y subsecuentemente, vio a más posibles inmigrantes judíos intentar y entrar al Mandato de Palestina ilegalmente.

Y después de 1939, esto se convirtió en un problema más apremiante.

El ascenso de la Alemania nazi y el inicio de la Segunda Guerra Mundial vio dispararse el antisemitismo y el inminente peligro para los judíos europeos, provocando que muchos refugiados intentaran huir.

Hacerlo legalmente tuvo resultados mixtos, y hay muchos momentos infames de refugiados judíos que fueron rechazados por todos los países a los que intentaron huir.

En última instancia, el Holocausto vio el extermino generalizado de millones de judíos en todo el mundo, y para muchos, esto marcó el final de la vida judía en Europa y vio a muchos sobrevivientes judíos del Holocausto con la esperanza de huir de Europa a Israel.

El increíble e inesperado viaje de un barco

Según el historiador Alexander Crosby Brown, el President Warfield tenía sus admiradores. Indicó que este barco, destinado originalmente a navegar alrededor de la Bahía de Chesapeake, había hecho lo impensable, siendo empujado a la Segunda Guerra Mundial, no sólo como un buque escuela para las tropas británicas, sino también por haberse visto envuelto en enfrentamientos con las fuerzas nazis.

Sin embargo, después de la guerra, estaba fondeado en el río Jams, aunque algunos se apresuraron para verlo e incluso tomar fotografías.

Pero pronto, todo cambiaría.

Como se indica en los registros del Departamento de la Armada de Estados Unidos, el President Warfield fue comprado por la compañía Potomac Shipwrecking, con sede en Washington, en 1946. Esto fue por un precio relativamente bajo, sólo $8,028.

Como relató Brown, ¨Aquellos que habían conocido y amado al antiguo barco gimieron en vista del ignominioso destino que aparentemente le esperaba cuando lo remolcaron del río James¨.

Pero sólo un par de días después, fue comprado por $40,000 por la Compañía de Comercio Weston, con sede en New York, una enigmática firma que no estaba registrada en la guía telefónica y que sólo tenía una oficina de una habitación en Manhattan.

Pero había una buena razón para esto.

Según varios relatos, la Compañía de Comercio Weston era una empresa fachada para una milicia sionista de la Haganah antes del estado. De hecho, esta compañía era también conocida por haber comprado otros barcos para la Haganah, incluido el antiguo barco de la Guardia Costera de Estados Unidos, Northland, que también trabajaría para llevar sobrevivientes del Holocausto al Mandato de Palestina en la Aliyah Bet y que más tarde se convertiría en Eilat A-16 y luego en Matzpen, el primer barco de guerra de la Armada israelí.

Voluntarios judíos envían provisiones al ´Exodus´ en 1947.

El financiamiento para comprar el President Warfield supuestamente provino de los sionistas de Baltimore. Después de su compra, fue entregado a la rama de la Haganah a cargo de la operación de inmigración judía ilegal, Mossad LeAliyah Bet. Aquí, fue sometido a reparaciones, modificaciones y revisiones por valor de al menos $125,000 para el viaje planeado.

¿Por qué se eligió este barco? Según la historiadora Aviva Halamish, la razón se basaba en que el President Warfield era robusto, rápido, capaz de soportar embestidas y era más alto que los destructores de la armada británica, lo que significa que podía resistir el abordaje.

El barco fue modificado para resistir el abordaje, con tuberías que podía rociar vapor y aceite hirviendo y cables que estaban implementados para protegerlo del abordaje.

En 1947, era hora de zarpar, y el barco zarpó hacia Francia.

En general, más de 60 barcos intentaron llevar inmigrantes judíos ilegales al Mandato de Palestina durante la Aliyah Bet con resultados mixtos. Pero el Exodus 1947 fue el más grande, llevando más pasajeros judíos que ningún otro. A pesar de haber sido construido para llevar a 400 pasajeros junto con 50 miembros de la tripulación, 4,515 pasajeros fueron metidos con cientos de miembros de la tripulación. Su objetivo era llegar a Haifa, pero no sería fácil.

Desde el inicio, hubo problemas. Los británicos habían puesto el barco bajo vigilancia desde el principio y presionado al puerto para que no les proporcionara un piloto para navegar fuera de los canales estrechos, a pesar de que a un piloto ya se le había pagado un millón de francos y prometido otro millón. Por lo cual, Yitzhak ¨Ike¨ Aronowicz capitán del que pronto sería llamado Exodus 1947, tuvo que zarpar solo, improvisando maniobras complicadas para evitar chocar con un malecón.

Pero poco después, un convoy de un crucero y un destructor británicos llegó al mar Mediterráneo persiguiéndolos por varios días.

La tripulación estaba muy consciente de esto. Según David Ariel, quien era un pasajero a bordo del barco, se ideó un plan para llevarlos a tierra en Israel acercándose lo suficiente a la orilla, para que así los pasajeros pudieran saltar al mar con los cinturones salvavidas para nadar hasta la orilla.

En última instancia, los barcos británicos los detuvieron cuando estaban a sólo 40 kilómetros de distancia de las costas del Mandato de Palestina y asaltaron el barco y se produjo una violenta pelea entre ellos y la tripulación y los pasajeros del barco.

¨En nuestra última noche, los barcos británicos llegaron de uno en uno, nos embistieron, lanzaron bombas de gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento, y lograron subir un gran grupo de infantes de marina que golpeaban con garrotes¨, relató Avi Livney, uno de los miembros de la tripulación del barco.

Los pasajeros del Exodus que más tarde cayeron en las guerras de Israel.

¨Tres personas fueron asesinadas, incluido nuestro segundo oficial Bill Bernstein. Más de cien personas estaban heridas. Al amanecer, nos rendimos y fuimos remolcados a Haifa¨.

Los pasajeros fueron llevados a Haifa y repartidos en barcos británicos para ser llevados a Chipre, después de lo cual fueron enviados a Europa, específicamente a campos alemanes en Hamburgo.

Pero la historia no terminó ahí. De hecho, a la historia del Exodus 1947 se le atribuye haber ayudado a cambiar la opinión del mundo sobre la difícil situación de los refugiados, y ayudado a avanzar la lucha política en contra de la ocupación británica.

Muchos de sus pasajeros también emigrarían más tarde por completo a Israel, algunos de los cuales morirían trágicamente en las guerras de Israel.

Legado y destino del barco

La historia del Exodus 1947 se ha consolidado como uno de los momentos más dramáticos del movimiento de Aliyah Bet durante la era del mandato británico e incluso ha sido inmortalizado en un memorial fuera de la Terminal Internacional de Cruceros del Puerto de Haifa en el 2017 y una placa dedicada en el 2019 por Keren Kayemeth LeIsrael – Fondo Nacional Judío (KKL-JNF) en el bosque Ofer, no muy lejos de la costa de Haifa donde los británicos remolcaron el barco en primer lugar.

El barco en sí permaneció amarrado, dañado en Haifa durante años, sin nadie queriendo comprarlo.

En 1952, un incendio inexplicable estalló en el Exodus 1947, dañándolo irreparablemente. Más tarde fue remolcado cerca de Shemen Bach y hundido.

Unas pocas reliquias han sido salvadas y enviadas a Estados Unidos, y muchos intentos han sido hechos para salvar lo que queda de los restos del naufragio, pero hasta ahora todos han fracasado, e incluso un intento tuvo éxito al principio antes de que se hundiera a mitad de remolque.

Los esfuerzos continúan, incluso si las extensiones del puerto de Haifa pueden haber sido construidas inadvertidamente encima de él. Como tal, parece que el legado del Exodus 1947, un barco con una historia tan increíble a lo largo de su vida, puede ahora descansar bajo las olas frente a las costas de Israel, el destino de su viaje final.

Mark Schulman, Maxine Liptzen Dorot y KKL-JNF contribuyeron con este reportaje.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post