Julio 8 del 2022

Shaked llama a un “gobierno nacional amplio” en la primera declaración sobre las elecciones

Shaked llama a un “gobierno nacional amplio” en la primera declaración sobre las elecciones

La Ministra del Interior, Ayelet Shaked, en el salón del pleno de la Knesset, el 13 de junio del 2022.

La líder del partido Yamina advierte sobre un ¨abismo de polarización¨ en la política israelí, mientras trabaja para estabilizar su facción después de su tumultuoso tiempo en el poder.

La líder del partido Yamina, Ayelet Shaked, pidió un ¨gobierno nacional amplio¨ el miércoles en su primera declaración pública sobre las próximas elecciones desde que tomó las riendas de la facción de derecha del ex primer ministro Naftali Bennet la semana pasada.

¨En la situación política de Israel, podemos ser arrastrados a un abismo de polarización que conducirá a un peligro real¨, dijo Shaked, la ministra del interior, en un festival en la ciudad norteña de Carmiel.

¨Luchamos juntos, nos unimos a las FDI juntos, alcanzamos logros nacionales juntos, celebramos las fiestas juntos, lloramos juntos y experimentamos el dolor juntos. Es sólo en la política que vemos una división y polarización tan dolorosas¨, dijo. ¨Creo que hay formas en que podamos unirnos, conectarnos y estar juntos¨.

¨Necesitamos que todos trabajen juntos. Los rivales políticos no son enemigos¨, dijo. ¨Estoy diciéndoles a todos -vengan, trabajemos juntos. Creo que juntos podemos establecer un gobierno nacional amplio¨.

Los israelíes irán a las urnas el 1 de noviembre para sus quintas elecciones nacionales en menos de cuatro años. Las encuestas no han mostrado un camino hacia una coalición mayoritaria para ningún partido, sin ningún cambio en las alianzas políticas existentes.

Los comentarios de Shaked se produjeron mientras trabaja para estabilizar su partido después de convertirse en su líder la semana pasada. El ex líder del partido, Naftali Bennett, renunció como primer ministro y anunció que estaba dejando la vida política después de que su coalición se desmoronara, dando el control del partido a Shaked, la número 2 de Yamina, y entregando el cargo de primer ministro a Yair Lapid, según su acuerdo de coalición.

El primer ministro saliente, Naftali Bennett, retratado en una conferencia de prensa en la que anunció que no se postulará en las próximas elecciones. A la izquierda está Ayelet Shaked, la nueva líder del partido Yamina, 29 de junio del 2022.

Yamina resultó gravemente dañado durante su tiempo en el poder. La decisión de Bennett de asociarse con partidos de izquierda y la facción islamista Ra´am en la coalición le dio a Israel el año pasado un gobierno funcional después de una serie de elecciones no concluyentes, pero algunos de los votantes del partido de derecha estuvieron descontentos con la medida, y tres de sus miembros de la Knesset renunciaron a la coalición.

En encuestas recientes, Yamina está peligrosamente cerca del umbral electoral necesario para llegar a la Knesset en las elecciones, y más de sus miembros pueden abandonar la facción.

El partido ganó siete escaños en las últimas elecciones, pero uno de sus legisladores, Amichai Chikli, se negó a unirse a la coalición desde el principio el pasado junio, diciendo que se estaba alejando demasiado de las raíces nacionalistas del partido. Después, en abril, otra legisladora, Idit Silman, abandonó la coalición, citando razones similares y despojando a Bennett de su mayoría en la Knesset. La gota que colmó el vaso llegó el mes pasado cuando el parlamentario de Yamina, Nir Orbach, declaró que no votaría con el gobierno, provocando la disolución de la Knesset.

Fuentes del partido dicen que Shaked no está inclinada a mantener a Silman y Orbach en Yamina y notablemente no los incluyó en una reunión del partido el domingo.

El viceministro de Asuntos Religiosos, Matan Kahana, un aliado cercano de Bennett, todavía es un miembro de Yamina, pero parece probable que se separe por otro parrido.

Shaked es vista como abierta a asociarse en un gobierno con el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, después de las próximas elecciones, un paso que Kahana parece descartar.

Kahana es el más destacado de los tres parlamentarios del partido restante. Los otros dos son Abrir Kara y Shirley Pinto.

Shaked y el ministro de justicia, Gideon Sa´ar, líder del partido de derecha Nueva Esperanza, intercambiaron fuego el lunes en lo que probablemente se convertirá en una lucha feroz por una porción del electorado de derecha. Las encuestas de opinión sugieren que Nueva Esperanza también está en peligro de no lograr regresar a la Knesset.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel