Junio 29 del 2022

Yael Braun-Pivet, la primera mujer judía en presidir la Asamblea francesa

Yael Braun-Pivet, diputada del partido del presidente francés, Emmanuel Macron, fue hoy elegida presidenta de la Asamblea Nacional francesa, la primera mujer en ejercer este cargo, el cuarto de mayor importancia en el Estado francés.

Yaël Braun-Pivet Foto: Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0

La abogada penalista Braun-Pivet, nacida hace 51 años en Nancy (norte de Francia) en el seno de una familia de origen judío, venció en segunda vuelta con los votos favorables de la alianza centrista «Ensemble!», que incluye el partido de Macron, La República en Marcha (LREM).

Obtuvo 242 votos, que le permitieron la mayoría absoluta de la Cámara gracias a la retirada de los cerca de 90 diputados del ultraderechista Agrupación Nacional, quienes no votaron en el segundo turno alegando que su candidato, Sebastien Chenu, había salido derrotado en el primero.

La nueva presidenta de la Cámara Baja francesa estuvo al frente del ministerio de los Territorios de Ultramar, cargo que abandonó precisamente para su candidatura a la presidencia de la Asamblea.

Braun-Pivet presidirá el Parlamento más fragmentado que se recuerda desde el comienzo de la V República francesa, en 1958, pues ninguna fuerza tiene mayoría absoluta.

Macron y sus aliados cuentan con una mayoría relativa y deberán pactar con otras fuerzas para poder aprobar leyes y medidas de gran calado, como los Presupuestos del Estado.

Braun-Pivet, antigua presidenta de la Comisión de Leyes de la Asamblea (2017-2022), sucede en el cargo a Richard Ferrand, un fiel aliado a Macron que no logró renovar su mandato de diputado en las legislativas del 12 y el 19 de junio.

La abogada, madre de cinco hijos y casada con un ejecutivo de L’Oreal, es una antigua militante socialista quien se unió al partido de Macron en 2016. Ha vivido en Japón, Taiwán y Portugal, hasta reinstalarse en Francia en 2012.

«Esta es una Asamblea inédita, los franceses nos han pedido debatir antes que pelarnos», señaló la presidenta de la Asamblea en su discurso de toma de posesión, en el que hizo referencias a figuras del feminismo como Simone Veil, quien legalizó el aborto en Francia en 1974 como ministra de Salud y fue presidenta del Parlamento Europeo.

En un hemiciclo sin mayorías claras y en el que la coalición de izquierdas Nupes y la Agrupación Nacional cuentan con nurtridos grupos, «nuestra Asamblea debe ser una oportunidad y lo será si elegimos la voz del diálogo y yo seré la garante exigente de ese diálogo», agregó Braun-Pivet.

La votación de la nueva presidenta del máximo órgano legislativo, realizada a mano alzada, tuvo un polémico episodio por las declaraciones del diputado ultraderechista José González.

González, de 79 años, se encargó de abrir la sesión de votación de por ser el parlamentario más veterano y, en su alocución, mostró nostalgia por su Argelia natal, que estuvo colonizada por los franceses hasta 1962. «Dejé allí una parte de mi Francia», recordó, mientras interrumpió su discurso emocionado.

Ante la indignación de varios diputados de la Nupes, el veterano diputado próximo a Jean-Marie Le Pen aclaró ante el canal parlamentario LCP que era importante declarar «su amor» por la Argelia francesa y mostrar así su «patriotismo».

La izquierda le acusó rápidamente de negarse a condenar la Organización del Ejército Secreto (OAS), un grupo terrorista de la extrema derecha contrario a la independencia de Argelia y que llevó a cabo numerosas acciones violentas en los años 60. EFE

 

Fuente: Aurora Digital