Junio 27 del 2022

“Árabes escondieron a la familia de mi padre durante la masacre de Hebrón”

La matriarca de la familia era una mujer justa que había realizado el Hajj a La Meca. Cuando la multitud dijo ‘Sabemos que están escondiendo judíos’, ella les dijo ‘¡No, no lo hacemos!’

Por Marjorie Ordene

Hebrón hoy. (iStock/DZarzycka)

Una historia judía lleva a otra. Después de publicar “La masacre de Hebrón salvó la vida de mi primo” en The Times of Israel (12 de mayo de 2022), recibí una llamada telefónica de Ayala Mizrachi de San José, California, quien me dijo que su padre también vivía en Hebrón en 1929. Pero en lugar de ser atacado por árabes, fue salvado por ellos.

Cuando escuché por primera vez su mensaje, grabado con un fuerte acento israelí, pensé que debía haberlo escuchado mal. Algo sobre vecinos árabes escondiéndolos en el sótano. ¿Podría ser así? Después de enterarme de cómo mi primo había sido brutalmente apuñalada y dada por muerta, esto sonaba muy poco probable.

No podía esperar para llamarla. Cuando finalmente nos conectamos una semana después, esto es lo que dijo:

“La familia de mi padre vivía en Hebrón en 1929. Mi abuelo era carpintero. Él y mi abuela tuvieron siete hijos, tres niños y cuatro niñas. La familia hablaba ladino y sus ancestros se remontaban a España. Mi padre, el segundo mayor, tenía 17 años en el momento del pogromo.

“Hasta esa tarde de Sabbat, los árabes y los judíos en Hebrón habían estado en términos amistosos. Cierto, hubo algunas puñaladas y apuñalamientos a lo largo de los años, pero en general, las relaciones eran buenas. De hecho, los árabes habían estado asegurando a los judíos que estaban a salvo, que no se preocuparan, por lo que la familia no tenía idea de que se estaba gestando un ataque.

“Cuando los árabes comenzaron a salir a la calle, su vecino les dijo: ‘¡Vengan a nuestra casa!’ y los escondieron en el sótano. La matriarca de esa familia árabe era una mujer justa que había realizado el Hajj a La Meca. Cuando la multitud golpeó la puerta y dijo «Sabemos que están escondiendo judíos adentro», ella les dijo «¡No, no es así!» y cerró la puerta.

“Al anochecer, llegaron autobuses y llevaron a los sobrevivientes a Jerusalén. Algunos primos, que también sobrevivieron, se quedaron en Jerusalén, pero la familia de mi padre se mudó a Tel Aviv. Mis padres, pero especialmente mi padre, sus hermanos y todos sus primos sirvieron en el Irgun.

“Después de la Guerra de los Seis Días, el hermano menor de mi padre, que tenía pocos años en 1929, fue a Hebrón y visitó a la familia que los había salvado. Mi madre y mi hermana mayor también los visitaron.

“Mi padre nunca olvidó ese viaje en autobús a Jerusalén. Probablemente fue lo último de lo que habló antes de morir”.

Y resultó que escuché el mensaje correctamente: algunos árabes salvaron judíos durante el pogromo de 1929. Gracias a ellos, Ayala Mizrachi está hoy viva para contar la historia.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel