Junio 22 del 2022

El antisemitismo en Acre recuerda épocas más oscuras – opinión

Estas escenas inquietantes recuerdan las épocas más oscuras de la historia judía, cuando estábamos indefensos frente a nuestros vecinos no judíos.

Por Yair Kraus

Un automóvil es incendiado en Acre, mayo de 2021. Los radicales árabes son violentos, peligrosos y esperan atacar nuevamente a los judíos. (Foto: OFERTA RONI/FLASH90)

El 11 de mayo de 2021 fue un punto de inflexión para las relaciones árabe-judías en Israel, especialmente en mi ciudad natal de Acre. Ese día, cientos de residentes árabes salieron a las calles, motivados por su odio hacia los judíos. Buscaban asesinar, quemar y destruir. Estas escenas se repitieron en ciudades mixtas de todo el país, como Ramle y Lod. Viviendo en Acre, sinceramente temí por mi vida, así como por la de mi familia y amigos.

En Acre, después de cuatro días de disturbios, más de 60 negocios propiedad de judíos fueron quemados, destruidos o saqueados. Turbas árabes lincharon a tres judíos en el centro de la ciudad. Un año después, continúan sufriendo discapacidades graves y requieren atención médica importante. Durante cuatro días completos, la policía y las autoridades no intervinieron para sofocar el saqueo y la anarquía.

Los terroristas que tomaron las calles también atacaron hoteles y hostales de propiedad judía, mientras los judíos se escondían en el interior. Atrapado en un edificio en llamas estaba el aclamado científico aeroespacial israelí Avi Har-Even, de 85 años, quien luego sucumbió a sus heridas. Har-Even había sido galardonado previamente con el prestigioso Premio de Defensa de Israel por su trabajo en el desarrollo de tecnologías de seguridad que salvan vidas.

Por supuesto, estos terroristas violentos no representan a todos los residentes árabes de Acre. Dicho esto, los alborotadores no pueden ser descartados como irrelevantes o insignificantes. Veinte mil árabes viven en Acre, y varios cientos de ellos son nuestro enemigo. Se han envalentonado por lo que ven como una victoria sobre los judíos y están esperando otra ronda. Estos radicales árabes son violentos, peligrosos y esperan atacar de nuevo a los judíos.

Desde los disturbios de mayo, el acoso y la violencia antisemitas han continuado. Las escuelas de nuestros hijos han sido blanco de la violencia. Los jóvenes árabes suelen arrojar piedras a los escolares judíos, escupirlos y maldecirlos. Después de las 7 de la tarde, los judíos no caminan por el centro de la ciudad ni por el malecón. Tienen miedo de ser atacados por matones árabes. Todos los viernes por la noche, cuando los judíos religiosos caminan hacia las sinagogas en el centro de la ciudad, los jóvenes árabes los acosan, insultan y humillan regularmente.

Hay una tendencia de emigración judía desde ciudades mixtas, acelerada por la agresión árabe. Un amigo mío vive cerca del municipio, donde es el último judío que queda en su edificio. Vive en una calle que era completamente judía hace veinte años. Todos los sábados, los niños árabes arrojan piedras a su porche y ventanas. Se aseguran de ensuciar su ropa para que se vaya de su casa. Desafortunadamente, este no es un incidente aislado.

                Un carro incendiado durante los enfrentamientos entre árabes y judíos en Acre, el 12 de mayo. (Foto: RONI OFERTA/FLASH90)

Estas escenas inquietantes recuerdan las épocas más oscuras de la historia judía, cuando estábamos indefensos frente a nuestros vecinos no judíos. Deberían haber sido relegados a Kishinev o Bagdad en el siglo XX, no al estado judío soberano en 2022.

Esta situación no se desarrolló en el vacío. Los perpetradores árabes creen que lograrán expulsar a los judíos de Acre. En este momento, los judíos no se sienten seguros en sus hogares. El miedo judío solo alienta el extremismo y el irredentismo árabes. Cada lado sabe que es solo cuestión de tiempo hasta que el polvorín explote nuevamente.

A pesar de la naturaleza flagrantemente nacionalista y antijudía de la violencia, hay un intento en algunos sectores de esconder el extremismo árabe debajo de la alfombra. Muchas personas, especialmente en la izquierda israelí, se niegan a reconocer el separatismo árabe. Ofrecen excusas, como la asignación desigual de recursos, la discriminación y el abandono. Según esta narración, los disturbios de mayo fueron una protesta civil, aunque se les salió de las manos.

Esta narrativa es muy conveniente ya que alivia la necesidad de reconocer que muchos elementos de la sociedad árabe se oponen fundamentalmente a la presencia y el estado judíos. También ignora el hecho de que el alcalde de Acre ha priorizado el sistema escolar árabe, invirtiendo más en la educación árabe que en el sistema judío, para elevar el bienestar económico y social de los residentes de Acre.

La verdad es que Acre es, en general, un buen lugar, acogedor, para sus residentes árabes. Disfrutan de una floreciente vida comunitaria, actividades culturales y educativas, así como de oportunidades comerciales y de negocios en auge. Sin embargo, las ideologías radicales en el sector árabe están presionando y desafiando cualquier apariencia de vida común. Debemos reconocer abiertamente que hay elementos nacionalistas islámicos y árabes radicales que no aceptan la existencia de un estado judío.

Esta situación simplemente no puede continuar. En los últimos meses, he estado informando sobre los eventos antisemitas que ocurren regularmente en las calles de Acre. El municipio y el estado deben tender mano firme y proteger a sus ciudadanos. Israel se rige por el estado de derecho, que se aplica por igual a todos los ciudadanos. A menos que Israel esté dispuesto a reafirmar su soberanía y tomar medidas enérgicas contra la anarquía árabe, es solo cuestión de tiempo hasta que la violencia de mayo de 2021 se repita. Está claro que algo sucederá. Esta vez, Israel no puede fingir sorpresa.

El escritor es residente de Acre. Está casado, tiene tres hijos pequeños y es periodista del periódico Makor Rishon.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post