Mayo 25 de 2022

Inmigrantes que llegan a Israel y eligen vivir en el desierto del Negev

Entre cientos de familias que hacen aliá cada año, hay quienes están decididas a realizar su visión sionista trasladándose al Negev. «Sentí que mi alma debería estar allí», dijo un nuevo inmigrante.

A finales de 1953, David Ben-Gurion dejó la residencia del primer ministro en Jerusalem, también su casa privada en Tel Aviv y se mudó al kibutz Sde Boker, en el desierto del Negev. Aproximadamente un año después resumió su visión en un recordado discurso: «El pueblo de Israel será probado en el Negev… solo con un esfuerzo unido podremos llevar a cabo la tarea de hacer florecer el desierto y asentarlo».

Casi 70 años después, la visión de Ben Gurion se está cumpliendo, ya que innumerables personas que tienen un profundo amor por la tierra se han mudado a vivir y trabajar en el Negev. Muchos de estos residentes son nuevos olim de América del Norte, que han llegado como parte de «Go Beyond», una iniciativa conjunta de Nefesh B’Nefesh y Keren Kayemet LeIsrael.

 Naomi, David, su pareja; y sus dos hijas Ayelet y Daniela, en el Negev. (Ynet)

 Salimos a conocer a algunos de estos nuevos inmigrantes, que cumplieron el sueño de emigrar a Israel y realizaron la visión de hacer florecer el desierto. ¿Qué los trajo al Negev? ¿Están allí para quedarse? Qué oportunidades han encontrado en el sur de Israel?

Enseñanza de inglés y venta de helados en Yerucham

Naomi Lev, de 44 años, hizo aliá con su familia desde Nueva York hace apenas tres años, pero no tiene dudas de que su estadía y aclimatación en Israel pueden etiquetarse como una historia de éxito. «Cuando ves a tus hijas florecer, sabes que es un éxito», explicó.

El sueño de hacer aliá había estado arraigado en Naomi desde una edad temprana. «Siempre supe que Israel era mi hogar. Cada vez que venía de visita, sabía que tenía que vivir aquí. Después de cada vez que regresaba a los Estados Unidos, sentía que había dejado una parte de mi alma aquí», contó.

«A la edad de 18 años, pasé un año y medio en un programa de año sabático en Israel y quise hacer aliá desde entonces. Pero me dieron el consejo de que era mejor hacerlo después del matrimonio, esperé hasta los 41 años», se rió.

Cuando decidieron hacer aliá con la ayuda de Nefesh B’Nefesh y en cooperación con el Ministerio de Aliá e Integración, la Agencia Judía, KKL y JNF-USA, Naomi, su esposo David y sus dos hijas, Ayelet y Daniela, eligieron establecerse en Yerucham. Fueron la primera familia de inmigrantes de América del Norte en llegar directamente allí.

«Siempre supe que Israel era mi hogar. Cada vez que venía de visita, sabía que tenía que vivir aquí».

«Siempre he amado al Negev», dijo Naomi sobre su elección de mudarse a Yerucham. «Antes de llegar, recibí una oferta de trabajo en Jerusalem, pero no la acepté. Sentí que mi alma debía estar en el Negev. Le pregunté a mi esposo qué pensaba, y él estuvo de acuerdo. Queríamos vivir en un lugar pequeño con una comunidad cálida, y encontramos Yerucham».

No fue fácil comenzar la vida de nuevo a la edad de 41 años. Naomi tiene un doctorado en educación y, entre muchas otras experiencias profesionales, estableció una escuela secundaria en Denver, y dijo que decidió ralentizar las cosas en Israel y estar más presente en la vida de su hija, ahora de 11 y 14 años.

Sin embargo, también ha demostrado capacidades impresionantes y un extenso trabajo educativo en Israel. Naomi está trabajando actualmente en varios proyectos educativos, incluida la enseñanza como profesora en una facultad de educación, la enseñanza y la tutoría, así como el co-establecimiento de un jardín de infantes bilingüe en Yerucham.

«Es un jardín de infantes para aprender inglés desde los dos años. Los estudios muestran que cuanto más se expone a los niños al idioma a una edad más temprana, más aumenta su confianza en sí mismos y les ayuda a adquirir el idioma a nivel de lengua materna».

Naomi también hizo realidad un viejo sueño y abrió un negocio de helados llamado Kaboom, que está ganando mucho impulso. «Siempre quise hacer algo relacionado con la hotelería, el turismo y la gastronomía, pero no tuve el tiempo ni la oportunidad. Este es el único lugar que podría imaginar haciéndolo. Yerucham es un lugar de posibilidad; hay oportunidades para crecer aquí, e invitamos a todos a venir a probar helados y sorbetes que sean dulces, deliciosos y frescos», dijo.

El negocio de helados de Naomi Kaboom. (Ynet)

 –¿Cómo resumes tu viaje de aliá y tus tres años en Yerucham?

–La vida es más tranquila aquí; hay tiempo y aire para respirar. La gente en Yerucham es cálida; no hay lugar tan cálido como Yerucham, y no me refiero al clima. Todos se cuidan unos a otros. Cuando un nuevo olé llega a una gran ciudad, puede ser tratado de manera diferente, porque el número de personas que se mudan allí es mayor. Pero cuando llegamos aquí, nos convertimos en la «noticia». El consejo incluso publicó un anuncio de que olim habían venido a Yerucham, y la respuesta y el cuidado de la gente nos dieron la sensación de que realmente habíamos llegado a casa.

Reinventarse en el Negev

Cuando Rachel y Adam Hopkins, de 38 años, decidieron hacer aliá desde Massachusetts, hace siete años, el objetivo era claro: asimilarse a la sociedad israelí. «No nos importó quitarnos la vida en Estados Unidos y trasladarlos a Israel. Queríamos ser israelíes. Queríamos que nuestros hijos fueran israelíes, que hablaran hebreo, que tuvieran amigos israelíes. Sabíamos que como adultos sería más difícil, pero para nuestros hijos sería más fácil», explicaron.

Tanto Raquel como Adam nacieron en familias judías tradicionales, y cuando se conocieron, a los 20 años, los dos se volvieron más religiosos. «En el este de los Estados Unidos es muy caro vivir en la comunidad judía. Enviar a los niños a una escuela judía también es costoso. Pero creíamos firmemente en nuestro país. Queríamos enseñar a los niños que si creen en algo es importante actuar en consecuencia y no sólo hablar de ello. Esta es una de las razones por las que vinimos directamente al Negev».

Cuando la pareja fue ofrecida en nombre de Nefesh B’Nefesh, que también les ayudó a hacer aliá, para comenzar su viaje en la comunidad religiosa de Retamim al sur de Be’er Sheva, aceptaron la oferta de todo corazón. Empacaron sus pertenencias y sus tres hijos pequeños e hicieron aliá en el otoño de 2014.

Rachel y Adam Hopkins con sus hijos. (Ynet)

Adam y Rachel dicen que no olvidarán su primera noche en la comunidad: «Llegamos unas horas tarde, ya eran las 11 p.m. Los miembros de la comunidad nos recibieron fuera de nuestro remolque para ayudarnos con los niños y el equipaje. Entramos en el apartamento, y todo ya estaba amueblado y equipado. No tuvimos que abrir las maletas en absoluto. Incluso había ropa de cama en las camas.»

Lo que se suponía que era un espacio de vivienda temporal para una aclimatación fácil y rápida se ha convertido en su hogar permanente. «No conocemos a nadie fuera de Retamim», explicaron sobre su decisión de permanecer en la comunidad. «La gente de aquí nos recibió como familia. También teníamos una familia adoptiva que nos ayudaba con todo, ya fuera abriendo una cuenta bancaria o yendo con nosotros al supermercado».

Los Hopkins no sólo encontraron un hogar en el Negev, sino que también se reinventaron y cambiaron de dirección en sus carreras. Adam, abogado de profesión, se convirtió a la alta tecnología en Israel y trabaja como ingeniero de software. Rachel, quien fue terapeuta conductual en los Estados Unidos, actualmente trabaja como educadora y maestra de secundaria en inglés.

Cinco años después de su aliá, la familia, que ha crecido y se ha expandido mientras tanto, se mudó de su modesto remolque a una casa que construyeron en la comunidad. Siguiendo la historia de éxito de la familia, otros nuevos olim de los Estados Unidos han venido a encontrar un hogar en Retamim.

–¿A quién crees que le conviene decidir mudarse al Negev?

–Antes de venir aquí sabíamos sobre la visión de Ben Gurion de hacer florecer el desierto. Esa fue una de las razones por las que vinimos. Siempre dijimos que si queremos que nuestra aliá tenga éxito, debemos ser flexibles. Si eso significa limpiar casas aunque tengamos maestrías, limpiaremos casas. Al final, encontramos trabajo, pero estábamos listos para cualquier escenario.

 La familia Hopkins en su casa en Retamim. (Ynet)

 «Nos descubrimos en Mitzpe Ramon»

Dana Erblich Leeds, de 31 años, es hija de un padre judío y una madre israelí que le inculcaron un gran amor por la patria judía. A la edad de 18 años, cumplió su sueño de hacer aliá, con la ayuda de Nefesh B’Nefesh y en colaboración con el Ministerio de Aliá e Integración, la Agencia Judía para Israel, el KKL y JNF-USA.

Si bien estaba encantada de finalmente vivir en Israel, admitió que la aclimatación fue bastante desafiante. «No pude encontrar mi lugar. No sentí la necesidad de estar más cerca de otros olim. También fue difícil adaptarse a una nueva cultura y aprender el idioma. Pero nunca sentí que pertenecía a Los Ángeles tampoco, por eso vine aquí».

Su primera parada cuando llegó a Israel fue el dormitorio de la Universidad Bar Ilan, donde estudió para recibir una licenciatura en educación especial y literatura inglesa. Después de graduarse, se mudó a Jerusalem, donde trabajó en la recaudación de fondos y conoció a su esposo Haim, quien había llegado a Israel desde Nueva York a la edad de 12 años. Después de que la pareja se casó, se mudaron a Be’er Sheva y tuvieron su primer hijo.

Dana y su familia se mudaron a Mitzpe Ramon hace 18 meses. «Quería una educación diferente para nuestro hijo. Cuando escuché que Mitzpe Ramon tiene un jardín de infantes en el bosque, me emocioné mucho». Un jardín de infantes en el bosque, explicó Dana, es un entorno educativo donde los niños pasan la mayor parte de su tiempo explorando y aprendiendo en la naturaleza.

«Quería una educación diferente para nuestro hijo. Cuando escuché que Mitzpe Ramon tiene un jardín de infantes en el bosque, me emocioné mucho».

«Mitzpe Ramon es un lugar de muchas posibilidades. Hay una gran variedad de personas aquí, incluidos educadores, músicos, artistas, así como personas seculares y religiosas. Todo se puede encontrar aquí. Hemos estado aquí por alrededor de 18 meses y, por ahora, estamos planeando quedarnos. Nos hemos acostumbrado a la tranquilidad y al espacio abierto».

Desde que se mudó a Mitzpe Ramon, Dana se ha involucrado mucho en la comunidad. En particular, ha estado trabajando arduamente para abrir un jardín de infantes religioso local en el bosque. «Recientemente, muchas personas han venido aquí, nuevos olim e israelíes nativos, que están buscando algo diferente. Algunos son parejas religiosas o mixtas que buscan una forma alternativa de educación. Quien quiera involucrarse en la vida de sus hijos, éste es el lugar para estar».

–¿Qué recomendarías a los nuevos olim que están debatiendo dónde vivir en Israel?

–En primer lugar, me gustaría asegurarles que el proceso no es tan desalentador. Una de las cosas importantes que recomendaría es aprender el idioma. Puedo entender por qué algunos olim eligen quedarse en una comunidad de habla inglesa cuando hacen aliá, ya que es mucho más fácil. Pero creo que bloquea el crecimiento y detiene la adaptación a la cultura israelí. Creo que cada nuevo oleh debería preguntarse por qué vino a Israel y qué les gustaría lograr.

 Dana y Haim Erblich Leeds. (Ynet)

  Pionero moderno – Plantando raíces en la tierra de Israel

«La visión de Ben-Gurion se está realizando a través del compromiso y la dedicación de olim que están cumpliendo sus sueños de establecer raíces en todo Israel», dijo el rabino Yehoshua Fass, cofundador y director ejecutivo de Nefesh B’Nefesh. «Junto con nuestros socios en Keren Kayemet LeIsrael, estamos orgullosos de ayudar a estos pioneros de hoy en día que han elegido abandonar sus zonas de confort y mudarse al Negev y la Galilea. Esta es una iniciativa sionista moderna que está fortaleciendo a las comunidades locales en estas regiones y plantando semillas para que crezcan los futuros Olim«.

Ronnie Vinnikov, Jefe de la División de Desarrollo de Recursos y Asuntos Externos de Keren Kayemet LeIsrael, agregó: «KKL ha estado trabajando durante muchos años, junto con Nefesh B’Nefesh, en un proyecto nacional para alentar el asentamiento de nuevos olim en la Galilea, los Altos del Golán, el Negev y Jerusalem. Estos olim empoderan al Estado de Israel y contribuyen en gran medida a su éxito. Estamos emocionados de ver que hoy, como recientemente celebramos la Independencia de Israel, la aliá y la rápida integración de olim en la sociedad israelí continúan y mejoran. Una cordial bienvenida a casa para todos.»

 

Fuente: Ynet Español