Mayo 4 de 2022

15 hechos sobre los Yekkes, los judíos de Alemania

POR: Menachem Posner


Entre las diversas etnias y culturas que componen Klal Yisrael, el conjunto de la nación judía, un lugar especial lo ocupan los Yekkes, los judíos de Alemania.

Meticulosos y particulares, el estereotípico yekke es una criatura de hábitos, confiable, devoto y exacto. Él o ella también es escéptico y ambivalente hacia los caprichos o cualquier cosa que no se pueda cuantificar, calificar y documentar.

1 El Término es tanto elogioso como levemente despectivo.

Internet abunda con teorías respecto al término Yekke y cómo llegó a referirse a las personas judías de ascendencia alemana, posteando algunos que viene de la palabra alemana para ¨chaqueta¨, ya que los judíos alemanes tendían a usar chaquetas de traje cortas, no los trajes largos de sus contemporáneos europeos orientales. Cualquiera que sea su fuente, el término es tanto una insignia de orgullo como una expresión de burla, que es usada de diversas maneras: ¨¡Ese yekke es increíble, nunca ni un solo minuto tarde!¨ pero también, ¨¡Ese yekke se sale de sus casillas cuando llego un solo minuto tarde!¨

2 Son los primeros Ashkenazim

Sinagoga de Rashi en Worms, Alemania

Ashkenaz es el nombre hebreo asignado a Alemania. Las diversas migraciones de los judíos perseguidos de Europa a lo largo de los siglos han significado que, por un lado, la cultura Ashkenazi se extendió lejos hacia el este hasta el Imperio Ruso. Sin embargo, dentro de la gran tienda del universo Ashkenazi, Ashkenaz todavía se refiere específicamente a los judíos alemanes, y aún más específicamente a aquellos del sur y del oeste de Alemania.

3 Tienen costumbres únicas

Los judíos de Alemania tienen sus propias costumbres únicas, algunas de las cuales son compartidas entre todos los yekkes, y algunas son particulares de una región o ciudad específica.

Algunas de las costumbres de la sinagoga más notables son que los niños comienzan a usar un tallit (chal de oración) desde una edad temprana, y el wimpel -una faja de la Torah hecha en honor de cada niño nacido en la congregación.

Otra diferencia específica es que en Shabbat y las fiestas, se lavan para el pan antes de recitar el Kiddush y luego parten el pan inmediatamente después de beber el vino del Kiddush.

Un wimpel en el Museo Judío, New York.

4 Las Melodías de la Sinagoga Son Muy Exactas

Las sinagogas que siguen el rito alemán tienen melodías particulares específicas para cada fiesta e incluso para Shabbat especiales a lo largo del año. Por ejemplo, en el Shabbat de Hanukkah, Adom Olam es cantada con la melodía de Maoz Tzur, y en Pesaj, a la melodía de Adir Hu (que es cantada después del Seder).

Por lo tanto, un yekke puede entrar a una sinagoga cualquier día del año y, sin siquiera escuchar qué se dice, puede identificar la fecha del calendario (aproximadamente) así como dónde se encuentra la congregación en el servicio.

5 Tienen su Propia Forma de Yiddish

Si bien el yiddish comparte un ancestro en común con el alemán moderno, es, por supuesto, un idioma distinto con muchas características únicas. Tradicionalmente, los judíos alemanes hablaban un dialecto único de ¨Yiddish Deutsch¨ (yiddish alemán), que, (muy comprensiblemente) era más similar al alemán que su contraparte oriental, que evolucionó en un medio eslavo y estaba, por lo tanto, menos influenciado por el idioma alemán.

A medida que los judíos alemanes se asimilaron (en diversos grados) a la cultura alemana general en el siglo XIX, el idioma se extinguió efectivamente.

6 La Asimilación Golpea Temprano y Fuerte

A medida que la Ilustración se extendió a través de Europa Occidental, los muros de los ghettos se derrumbaron. Lamentablemente, algunos judíos alemanes fueron atraídos por las promesas de aceptación y aculturación y se convirtieron al cristianismo. Otros optaron por ¨reformar¨ el judaísmo en un conjunto insípido de rituales limitados y desinfectados, que esperaban que les permitiría ser aceptables para sus vecinos alemanes sin la necesidad de renunciar oficialmente a su judaísmo.

7 Frankfurt Era el Bastión de la Ortodoxia

La Judengasse (¨Calle de los Judíos¨) de Frankfurt, aproximadamente 1868.

En toda Alemania, quedaron focos de judíos que se mantuvieron fieles al judaísmo de sus ancestros. 1

Esto fue particularmente pronunciado en Frankfurt, donde una comunidad ortodoxa separada se formó en un evento conocido como el austritt. Con miembros que eran eruditos en Torah y también bien educados en temas seculares, la comunidad se convirtió en un modelo a seguir para otras.

8 Adoptaron Apariencias Occidentales

Si bien los hombres judíos europeos orientales tendieron a mantener una forma distinta de vestir, incluidos abrigos largos, sombreros negros, barbas, etc., el típico yekkel no era distinguible externamente de sus vecinos. La rara excepción era el rabino, quien típicamente usaba payot prominentes y algunas veces también una barba.

El rabino Shimshon Raphael Hirsch (1808-1888) fue el líder de la Ortodoxia de Frankfurt.

9 Los Yekkes Tienen Su Propia Pronunciación Hebrea

Cuatro pronunciaciones de cholam prevalecieron entre los judíos ashkenazí antes del Holocausto: dos en Europa oriental y dos en Europa occidental.

Así, la palabra cholam, por ejemplo, se pronunciaría como choilam entre los judíos polacos (y austríacos), chaylam entre los judíos lituanos (y rusos), chaulam entre los yekkes del norte y cholam cuando era pronunciada por los yekkes del sur.

Parece que los judíos alemanes también diferenciaron una vez entre la alef y la ayin, y el chet y la chaf, pero eso parece haber desaparecido en el siglo XVII.

10 Se Referían a la Oración como Orenen

Influenciados por el yiddish europeo oriental, muchos judíos estadounidenses usan la palabra daven para referirse al acto de oración. Entre los yekkes, era usada la palabra oren, basada en el latín ora (¨rezar¨).

11 A Menudo Tenían Dos Nombres

Muchos judíos alemanes tenían dos nombres, su nombre hebreo y un nombre correspondiente alemán (yiddish). Mientras un niño judío recibía su nombre hebreo en su brit milah (circuncisión), entre los yekkes occidentales el nombre secular era dado en una ceremonia separada conocida como hollekreisch.

12 Había Tres Niveles de Ordenación Rabínica

Entre los yekkes (y también los judíos austríacos), a una persona que había estudiado en una yeshivah y era capaz de realizar estudios independientes se le daba el título de chaver (¨amigo¨), que técnicamente no era ordenación. Un erudito avanzado era conocido como un rav (¨rabino¨). Uno que en realidad emitía la guía en la Torah a un nivel comunitario era referido como moreinu (¨nuestro maestro¨).

13 Yizkor No Se Decía en las Fiestas

Como los sefaradim, los ashkenazim tradicionalmente no decían Yizkor en Pesaj, Sukkot y Shavuot (algunos congregantes sí lo decían en Yom Kippur) ya que la naturaleza melancólica de recordar a nuestros seres queridos difuntos restaría valor a la festividad alegre.

En su lugar, en dos Shabbats específicos durante el año, sacaban el memorbuch, que contenía los registros de los seres queridos de la comunidad que se remontan a siglos atrás, y recitaban las plegarias recordatorias para todos ellos.

Memorbuch de la Comunidad Judía de Frankfurt.

14 La Vida Yekke fue Trasladada al Nuevo Mundo

K´hal Adath Jeshurun está bien establecida en Washington Heights de Manhattan.

Con el ascenso del nazismo, se volvió cada vez más claro que había poco futuro para los judíos alemanes. Muchos escaparon a Estados Unidos, el Mandato de Palestina, y otros lugares, replantando sus comunidades desarraigadas en su nuevo entorno.

Con el tiempo, muchas comunidades yekkes se desvanecieron y los hijos y nietos de los inmigrantes originales se volvieron uno con la comunidad judía en general, Sin embargo, todavía quedaron comunidades judío-alemanas vibrantes y distintas, notablemente K´hal Adath Jeshurun en el barrio Washington Heights de Manhattan, fundada por trasplantes de Frankfurt, liderada por el rabino Dr. Joseph Breuer (1883-1980).

15 Hay (Nueva) Vida Judía en Alemania

Tras el Holocausto y el reasentamiento de los sobrevivientes judíos, quedaron pocos judíos en Alemania. En 1952, se informó que la población judía era sólo de 10,000 personas, una mezcla de yekkes nativos y judíos de otros lugares en Europa que terminaron en Alemania al final de la guerra y no se habían mudado.

A partir de la década de 1990, la vida judía alemana floreció nuevamente, a medida que los judíos de la URSS (así como otros) llegaron al país recién unificado y próspero.

Menorah de Hanukkah pública en Jabad de Berlín, Alemania.

Hoy, hay más de 100,000 judíos en Alemania, servidos por 35 parejas de emisarios de Jabad en 19 ciudades.

Notas a pie de página

1 Incluidos los ancestros del autor de este artículo, quienes vivieron en ciudades pequeñas no lejos de Mainz, uno de los primeros asentamientos ashkenazi.

2 El autor desea agradecer al rabino Rallis Wiesenthal, copilador de las Tefilot Sefas Jisrael, por revisar este artículo y agregar sus valiosos comentarios.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: Chabad.org