Abril 29 del 2022

Israel estudia suprimir las pruebas COVID en el aeropuerto Ben Gurion

Expertos en salud manifiestan que Israel sigue siendo uno de los únicos países del mundo que exige la realización de pruebas de detección del coronavirus a su llegada. Otros, sin embargo, afirman que es demasiado pronto para descartar la medida en medio de los temores por las nuevas variantes.

Israel está estudiando la posibilidad de suprimir las pruebas obligatorias de detección de coronavirus para los viajeros a su llegada al aeropuerto Ben Gurion, por primera vez desde el inicio de la pandemia.

El Ministerio de Salud celebró este miércoles una evaluación de la situación para debatir la posibilidad de levantar una de las últimas restricciones impuestas por el coronavirus en Israel.

Test de coronavirus en el Aeropuerto.
(Tal Shajar)

«Casi ninguno de los países exige una prueba de vacunación, el Green Pass o los resultados de las pruebas de PCR y antígeno [a la llegada]. No es necesario seguir realizando pruebas a personas sanas a su llegada al país, ni enviar a decenas de miles de personas a la cuarentena»

Ronni Gamzu, director del Hospital Ichilov

Según estimaciones, las pruebas se suprimirán en las próximas semanas, y los funcionarios de salud estudian la posibilidad de seguir realizándolas, pero de forma arbitraria, aunque algunos se oponen a la medida.

Algunos también creen que el coronavirus no es tan peligroso como en el pasado, y que es el momento de cancelar la restricción como se hizo en muchos otros países.

«Muchos israelíes que viajan al extranjero estos días se sorprenden al saber que el COVID-19 casi desapareció», manifestó el profesor Ronni Gamzu, director del Hospital Ichilov. «Israel debería hacer lo correcto y eliminar más restricciones», agregó.

«Casi ninguno de los países exige una prueba de vacunación, el Green Pass o los resultados de las pruebas de PCR y antígeno [a la llegada]. No es necesario seguir realizando pruebas a personas sanas a su llegada al país, ni enviar a decenas de miles de personas a la cuarentena», añadió el profesor Gamzu.

También comentó que no hay razón para que los israelíes sigan pagando por las pruebas si ya no se hacen en Europa, Estados Unidos y el resto del mundo occidental.

Ronni Gamzu debió lidiar con el mayor brote de COVID-19 que sufrió Israel.
(Yair Sagi)

«Creo que mientras no haya nuevas variantes peligrosas, es una buena idea pasar a las pruebas periódicas»

Cyrille Cohen, experto en inmunología

Actualmente, Israel sigue siendo uno de los pocos países en todo el mundo que exige a todos los viajeros que realicen una prueba de PCR a su llegada.

Desde 2022, unos dos millones de personas entraron en Israel y pagaron entre 63 y 100 shekels por una prueba, pero el Ministerio de Salud y Femi Premium Ltd -que realiza las pruebas en el aeropuerto- se niegan a compartir los datos de beneficios.

Mientras tanto, a principios de la semana se detectaron dos nuevas variantes del COVID en el aeropuerto Ben Gurion, la BA.4 y la BA.5, ambas derivadas de la cepa Ómicron.

Por ello, otros expertos sanitarios creen que es demasiado pronto para cancelar las pruebas.

«Israel tiene la ventaja de contar con un solo puerto de entrada principal, que está vigilado», aseveró el profesor Cyrille Cohen, experto en inmunología de la Universidad de Bar-Ilan.


El profesor Cyrille Cohen.
(Ynet)

«Las pruebas son útiles, esta misma semana detectamos dos nuevas variantes. Siempre tenemos en cuenta el alcance de las pruebas PCR, su necesidad, el gasto y los recursos que conllevan. De momento, seguiremos realizándolas»

Nitzan Horowitz, ministro de Salud

«Vimos que nuestra capacidad para detener la entrada o para controlar a las personas que llegan a Israel es mucho mejor que la de otros países. ¿Tenemos que seguir haciendo pruebas para siempre? No, no lo creo. Pero creo que mientras no haya nuevas variantes peligrosas, es una buena idea pasar a las pruebas periódicas», añadió.

«No estoy del todo seguro de la cancelación en este momento, porque todavía no creo que estemos fuera de peligro. Si vemos que en las próximas semanas no aparecen nuevas variantes en todo el mundo, deberíamos cancelar las pruebas de PCR, pero ahora mismo sigue habiendo mucha incertidumbre», afirmó el profesor Cohen.

El martes, el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, se refirió a los llamamientos de los expertos sanitarios para que se cancelen las pruebas, pero se abstuvo de decir si lo hará o cuándo. «Confío en los expertos sanitarios y siempre escucho sus consejos», dijo.

«Las pruebas son útiles, esta misma semana detectamos dos nuevas variantes. Siempre tenemos en cuenta el alcance de las pruebas PCR, su necesidad, el gasto y los recursos que conllevan. De momento, seguiremos realizándolas. A lo largo de la pandemia de COVID-19 cambiamos las restricciones en función del comportamiento del virus, y eliminamos los mandatos innecesarios. Hace poco cancelamos el de las mascarillas, y si es necesario seguiremos examinando la cuestión de las pruebas», subrayó.

Stand Check to Fly para pruebas de COVID-19 en el aeropuerto Ben Gurion.
(Ohad Zwigenberg)

En respuesta a los elevados precios de las pruebas PCR, Femi Premium, que las suministra, comentó: «La empresa sigue las políticas que dicta el Estado de Israel. Desde 2022, y hasta finales de marzo, la matriz de pruebas del aeropuerto Ben Gurion funcionaba de acuerdo con las condiciones anteriores, y todos los pagos se transferían al Ministerio de Salud cuando la mayoría de los pagos se asignaban a los laboratorios».

«Femi redujo el coste de las pruebas de PCR a 63 shekels, y según las estimaciones unas 750.000 personas aterrizarán en Israel en abril, con un coste total de las pruebas de 47 millones», cerró la empresa.

 

Fuente: Ynet Español