Abril 20 de 2022

Militantes de Gaza preparan túneles y se organizan para un nuevo conflicto

Los grupos terroristas del territorio cuentan con una extensa red de pasadizos para apoderarse de personal o civiles israelíes y utilizarlos como moneda de cambio en futuros conflictos.

En una «ciudad túnel», bajo los suelos arenosos del sur de Gaza, militantes palestinos se preparan para el próximo conflicto con Israel, mientras las tensiones en Jerusalem amenazan con seguir aumentando.

Estos famosos pasadizos subterráneos no dejan rastro en la superficie.

Miembros del grupo militante palestino Yihad Islámica entran en un túnel en la Franja de Gaza, durante una gira de prensa en medio de la escalada de tensiones con Israel.
(AFP)

«Los túneles se utilizan para hacer prisioneros a los soldados israelíes, repeler las ofensivas terrestres israelíes y llevar a cabo diversas operaciones sobre el terreno»

Miembro de la Yihad Islámica

Pero en una zona boscosa cerca de Khan Yunis, siete hombres enmascarados y con uniforme militar llevaban ametralladoras a la entrada de un túnel discretamente escondido al pie de una pequeña colina.

También llevan cintas en la cabeza de la Brigada Al-Quds, el brazo armado de la Yihad Islámica, que es la segunda facción armada de Gaza, después del movimiento islamista Hamás, que gobierna el territorio.

Las ramas de los árboles que cubren el agujero revelan un estrecho pasillo amurallado y rematado con bloques de hormigón.

Los túneles, dotados de luz eléctrica, sistema de ventilación y cables cuentan también con pequeñas salas para almacenar armas y municiones.

Un funcionario de la Yihad Islámica comentó a la AFP durante una visita a los medios de comunicación que el movimiento tiene sistemas de túneles tanto defensivos como ofensivos.

Este último «se utiliza para hacer prisioneros a los soldados israelíes, repeler las ofensivas terrestres israelíes y llevar a cabo diversas operaciones sobre el terreno», según el comandante.

Miembros del grupo militante palestino Yihad Islámica entran en un túnel en la Franja de Gaza, durante una gira de prensa en medio de la escalada de tensiones con Israel.
(AFP)

Mientras hablaba, recibió una alerta por radio de un «incidente de seguridad» al este de la ciudad de Gaza, una falsa alarma.

El pasado mes de mayo, durante una guerra de 11 días, Israel lanzó múltiples ataques contra lo que denominó el «Metro de Gaza», una red de túneles que había permitido a los combatientes desplazarse sin ser detectados por los aviones no tripulados israelíes y tomar por sorpresa a los objetivos.

«Dejaremos que los días y las batallas venideras hablen de la capacidad de la resistencia para atravesar esta llamada barrera (israelí)».

Miembro de la Yihad Islámica

Los habitantes de Gaza, un territorio costero estrecho y asediado en el que viven 2,3 millones de personas, tienen una larga experiencia en el uso de túneles desde 2007, cuando Israel impuso un bloqueo paralizante en respuesta a la toma del poder por parte de Hamás en la Franja.

Los contrabandistas establecieron una red de túneles en la frontera con Egipto, lo que les permitió importar todo tipo de productos, desde artículos domésticos desesperadamente necesarios hasta coches e incluso cadenas de comida, como Kentucky Fried Chicken, además de armas.

En los últimos años, Egipto destruyó la mayoría de esos túneles.

Israel, por su parte, incrementó sus fuerzas alrededor del territorio, reforzando una barrera hipersegura con un muro de acero subterráneo que espera que impida que los túneles lleguen a territorio israelí.

Los mandos israelíes temen que los militantes puedan utilizar esos túneles para apoderarse de personal o civiles israelíes y utilizarlos como moneda de cambio en los intercambios de prisioneros.

Pero aunque los túneles de la Yihad Islámica no puedan llegar a Egipto o Israel, siguen siendo «un arma estratégica para la resistencia», explicó el portavoz de la Brigada Al-Quds, Abu Hamza.

«Dejaremos que los días y las batallas venideras hablen de la capacidad de la resistencia para atravesar esta llamada barrera (israelí)», manifestó a la AFP.

Miembros del grupo militante palestino Yihad Islámica entran en un túnel en la Franja de Gaza, durante una gira de prensa en medio de la escalada de tensiones con Israel.
(AFP)

Semanas de violencia mortífera, incluyendo manifestaciones airadas y una represión policial en torno a la mezquita de Al-Aqsa de Jerusalem, llevaron a la Yihad Islámica a amenazar con una escalada.

«Los túneles fueron reparados y las reservas de cohetes se repusieron desde la guerra del año pasado».

Abu Hamza, comandante de la Yihad Islámica

Tras dos atentados mortales en la ciudad costera israelí de Tel Aviv, el ejército israelí llevó a cabo incursiones a gran escala en Cisjordania, especialmente en la zona de Jenín, de donde procedían los atacantes.

Esas operaciones provocaron intensos tiroteos en los que murieron varios combatientes de la Yihad Islámica, que cuenta con el apoyo de la némesis de Israel, Irán.

Y el lunes por la noche, se disparó un cohete desde Gaza hacia Israel, lo que provocó un ataque aéreo israelí contra una fábrica de armas.

Ninguna facción reivindicó aún la autoría, pero el incidente -el primero de este tipo desde enero- hizo temer una nueva escalada.

A un par de horas en coche de la ciudad de Gaza, «los túneles fueron reparados y las reservas de cohetes se repusieron desde la guerra del año pasado», según aseveró Abu Hamza, que elogió a Irán por su apoyo.

El portavoz no quiso precisar el tamaño de la red de túneles de la organización ni el número de combatientes que tiene.

Miembros del grupo militante palestino Yihad Islámica entran en un túnel en la Franja de Gaza, durante una gira de prensa en medio de la escalada de tensiones con Israel.
(AFP)

Sin embargo, otra fuente de las Brigadas Al-Quds, que pidió que no se mencionara su nombre, contó que tenía «un gran número de túneles ofensivos que se adentran en (Israel) y están conectados a un sistema de aviones no tripulados». También dijo que el grupo tenía cohetes capaces de alcanzar todo el Estado judío.

«Recibimos instrucciones de movilizarnos y estar en alerta máxima para defender la mezquita de Al-Aqsa y Jerusalem», comentó uno de los terroristas.

«Los cohetes están en alerta máxima y estamos esperando la decisión de los dirigentes», cerró.

 

Fuente: Ynet Español