Abril 6 de 2022

Cómo hace 80 años, adolescentes judíos rescataron los libros sagrados del Ghetto de Kaunas

POR: Matt Lebovic

Jóvenes judíos recopilan libros en el Ghetto de Kaunas, 1942.

En la ´Acción de los Libros´ de los nazis en febrero de 1942, a los judíos se les ordenó que entregaran todos los libros. Ahora, la historia de los esfuerzos de resistencia que salvaron incontables trabajos está en peligro de ser olvidada.

Antes de que los judíos en el Ghetto de Kaunas de Lituania tomaran las armas para resistirse a los nazis, los adolescentes de la comunidad ayudaron a rescatar rollos de Torah y otros libros en respuesta a la así llamada ¨Acción de los Libros¨ de los alemanes.

A finales de febrero de 1942, los nazis ordenaron a los judíos de Kaunas -o Kovno, en yiddish -que entregaran todo libro en su posesión. Los rollos de Torah y otros textos religiosos se reservarían para el futuro ¨museo de la raza judía destruida¨ de Alemania, mientras que la literatura secular sería reciclada en papel.

¨Los alemanes confiscaron muchos libros, aproximadamente 100,000, pero se escondieron muchísimos libros¨, le dijo el historiador Samuel Kassow, un experto en la resistencia judía en el Ghetto de Kaunas, a The Times of Israel.

Según todos los informes, los adolescentes estaban a la vanguardia del ocultamiento y contrabando de los libros. Algunos adolescentes ya estaban haciendo trabajos adecuados para rescatar libros, como empujar carretas con suministros dentro y fuera del ghetto.

¨Muchos de los movimientos juveniles escondían libros, incluyendo enterrar libros en el suelo¨, dijo Kassow.

Autor de ¨La Historia Clandestina de la Policía del Ghetto Judío de Kovno¨ del 2014, Kassow dijo que la confiscación de libros fue una herramienta para eliminar la vida cultural y espiritual judía en el ghetto. Además de rescatar libros, algunos maestros judíos operaron una escuela clandestina desafiando la prohibición de la educación.

¨Acción de los libros¨ en el Ghetto de Kaunas, Lituania, 1942.

Un grupo de valientes adolescentes contrabandeó 1,000 libros ¨seculares¨ en una biblioteca improvisada compuesta por libros robados del punto de recolección del ghetto. Pronto, al menos un profesor asociado con la biblioteca emergente pagaría el precio más alto por violar los edictos alemanes.

´La amenaza de muerte´

Cuando tenía 14 años en el Ghetto de Kaunas, Yitzchak Elhanan Gibraltar tomó parte en la respuesta clandestina de la comunidad a la ¨Acción de los Libros¨.

Después de que la orden alemana fue emitida, los rabinos de Kaunas debatieron ferozmente qué hacer con los libros sagrados de la comunidad. Algunos rabinos concluyeron que lo mejor era mantener sus hornos encendidos en todo momento, para que así no cayeran en manos de los alemanes.

Chicos judíos en el Ghetto de Kaunas con bolsas de libros.

Gibraltar, cuyos ancestros vinieron a Lituania después de la Inquisición Española, trabajaba como mensajero para el Consejo Judío. Le fue asignado empujar una carreta por todo el ghetto y recoger libros, una tarea que le proporcionó una oportunidad para rescatar una Torah escondiendo el rollo en su carreta.

¨Comencé a ir con la carreta llena de arena y corría, empujaba¨, dijo Gibraltar en un testimonio posguerra grabado. ¨Estaba sudando y empujando y mi corazón latía como un tractor, terror. [Pero] la Torah fue escondida a pesar de la amenaza de muerte¨, dijo el sobreviviente del Holocausto, quien se convirtió en rabino después de la guerra.

Antes de la guerra, Gibraltar era un estudiante en la legendaria yeshivá Slobodka, donde aprendió que ¨se espera que el comportamiento de un chico de yeshivá siempre santifique el nombre de D-s¨.

Después de que los libros de la comunidad fueron entregados a las autoridades alemanas, los prisioneros del ghetto con fluidez en hebreo fueron enviados para clasificar el tesoro.

¨Los libros [sagrados] judíos iban a ser entregados al personal de la ´Operación Rosenberg´ -el robo nazi de los tesoros culturales judíos -para que pudieran clasificarse en espera del envío a Alemania¨, según el sitio web de Yad Vashem. ¨Los libros valiosos fueron guardados en cajas y enviados a Alemania, mientras que el resto fueron enviados para procesarlos en papel¨.

En el Ghetto de Kaunas, un combatiente de la resistencia esconde provisiones.

En el Ghetto de Kaunas de Lituania, los jóvenes judíos plantan vegetales.

Algunos de los libros sagrados enterrados en el Ghetto de Kaunas en 1942 fueron recuperados después de la guerra, junto con otros alijos enterrados de diarios, fotografías y documentos. Estas fuentes ayudaron a los historiadores a rastrear la evolución del movimiento de resistencia del ghetto, que no llegaría a estar ¨unificado¨ hasta 1943.

´Me obsesioné´

No todos los esfuerzos para rescatar libros ese invierno fueron destinados a rollos de Torah y textos Talmúdicos. Por ejemplo, el diarista de 14 años, Solly Ganor, escribió sobre ocultar hasta 1,000 libros ¨seculares¨ en una ¨casa abandonada en las afueras del ghetto, que estaba fuera de los límites¨.

Entre los libros recopilados por Ganor y sus amigos estaban textos en yiddish, hebreo, lituano, ruso, francés, alemán e inglés. Según Ganor, su afinidad por la página impresa estaba ligada a observar que su madre obtenía consuelo de los libros después de la muerte del hermano de Ganor, Herman.

El diarista del Holocausto, Solly Ganor, después de la guerra.

¨Me obsesioné. Quería más libros para nuestra biblioteca. Era un negocio arriesgado, pero la vida no valía la pena sin libros¨, escribió Ganor, que llamaba a su colección ¨la Babel de la judería europea oriental¨.

Trabajando en el edificio donde los prisioneros del ghetto depositaban sus libros, Ganor y varios amigos lograron sacar cientos de volúmenes de la parte superior. Los adolescentes eran ¨ávidos lectores¨ que leían un libro al día cada uno, escribió Ganor.

¨Algunos de los libros eran difíciles de entender, pero pronto nos acostumbramos a los clásicos. Creo que obtuve mi educación de esos libros¨, escribió Ganor.

Ganor recibió otra clase de educación ese verano después de contrabandear un libro de texto de matemáticas en hebreo al ghetto para su maestro de carpintería, el Sr. Edelstein. Como muchos otros hombres solteros en el ghetto, Edelstein había ¨adoptado¨ a una familia sin padre y cambiado su ropa para conseguir comida para ellos, escribió Ganor.

¨[Mi profesor] estaba tan encantado que me dio un gran abrazo¨, escribió Ganor. ¨Esa tarde después de la escuela, me crucé con él en la puerta, donde escuché que un guardia lituano gritó, ´¿Qué tienes escondido ahí chico judío? ¿Un libro? ¡Puedo dispararte por eso!´¨

Estudiantes judíos en la escuela clandestina del Ghetto de Kaunas en Lituania

Al salir de la escena, Ganor escuchó que un oficial de las SS se aproximó a su profesor y al guardia. Después de golpear a Edelstein, el oficial alemán lo mató con un disparo -por poseer un libro de geometría de contrabando.

¨[Edelstein] fue enterrado en el cementerio del ghetto, pero los funerales y todas las prácticas religiosas estaban prohibidas¨, escribió Ganor. En la tumba, el diarista observó a la familia adoptada por el profesor en un estado de dolor inconsolable.

¨Me quedé allí confundido, incapaz de emitir un sonido; sentía que su muerte era mi culpa¨, escribió Ganor. ¨Al día siguiente dijimos Kaddish por el Sr. Edelstein en su tumba sin nombre¨.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Times of Israel