Abril 1 de 2022

Israel cambia su enfoque de mano dura para luchar contra el terrorismo

Análisis: La experiencia muestra que las fuerzas de seguridad deben estar en gran número, especialmente en puntos de fricción, deben monitorear de cerca las redes sociales y diferenciar entre los posibles actores secundarios y la población civil para evitar el aumento de la violencia.

La actual ola de terror recuerda a acontecimientos pasados, cuando ocurrían los ataques de lobos solitarios que Israel experimentó en 2015-2016.

En ese momento, casi todos los ataques, ya sea por apuñalamientos, atropellos o tiroteos, fueron llevados a cabo por personas que no eran miembros de organizaciones y sus motivos fueron la ira personal o religiosa o el deseo de vengar la muerte de otros que llevaron a cabo ataques antes que ellos y fueron asesinados en el proceso.

Dos escenas de los tres ataques terroristas ocurridos la última semana en Israel.
(Ynet)

Cuando comenzaron esos ataques en la última década, las FDI estaban sorprendidas y sin saber cómo debían lidiar con ellos, dado el hecho de que no había infraestructura terrorista contra la que actuar y los perpetradores eran jóvenes palestinos que actuaban espontáneamente para matar judíos para que pudieran ser considerados «mártires» en las redes sociales.

Hubo 40 muertes y 459 israelíes más que resultaron heridos antes de que esa ola terminara en 2016.

Olas de terror como ésta a veces comienzan debido a la fricción religiosa entre judíos y árabes. En 2015, una llamada del líder de la rama norte del Movimiento Islámico en Israel, el jeque Raed Salah, quien afirmó que la mezquita de Al Aqsa en Jerusalem estaba bajo amenaza.

No había ninguna base para su afirmación aparte del hecho de que el gobierno de Netanyahu en ese momento permitió que los judíos ingresaran al complejo de la mezquita, o al Monte del Templo, como lo llaman los judíos.

El jeque Raed Salah, líder islamista.
(Reuters)

Los miembros de extrema derecha del gobierno actuaron provocativamente en el sitio, que es sagrado para ambas religiones y proporcionó el combustible para las afirmaciones de Salah, que luego se vieron impulsadas a los demás a agregar más incitación.

Eso llevó al lanzamiento de piedras en Jerusalem que causó la muerte de un residente cuando su automóvil se desvió de la carretera y comenzó la ola de terror.

Fue la primera vez que las redes sociales desempeñaron un papel tan activo como herramienta para la incitación a actuar y para los llamados a la venganza cuando los terroristas fueron asesinados.

En sus esfuerzos por detener la ola, las fuerzas de seguridad, incluidos la policía, el ejército y el Shin Bet, lograron frustrar los ataques monitoreando las publicaciones en las redes sociales, advirtiendo a las familias de aquellos posibles atacantes e incluso realizando arrestos preventivos. También se aseguraron de diferenciar entre los terroristas y la población civil que los rodeaba.

El entonces Jefe de Estado Mayor, Gadi Eizenkot, tenía como objetivo permitir que los palestinos llevaran a cabo su vida cotidiana mientras sus fuerzas se centraban exclusivamente, lo más ruidosamente posible, en los posibles perpetradores y aquellos que los incitaban a actuar.

La policía patrulla el complejo de la mezquita en Jerusalem.
(AFP)

Tales acciones precisas, que fueron posibles gracias a una buena recopilación de inteligencia sobre el terreno, imágenes de CCTV y el monitoreo de las publicaciones en las redes sociales, evitaron que la situación de seguridad se deteriorara aún más.

Las fuerzas de seguridad también aumentaron su presencia en posibles puntos de fricción entre judíos y árabes en Jerusalem y en Cisjordania con tropas entrenadas listas para responder rápidamente a cualquier intento de ataque.

La prevalencia de las fuerzas de seguridad sobre el terreno disuadió a muchos de tomar medidas y permitió que las fuerzas detuvieran o mataran rápidamente a quienes llevaron a cabo actos de terror.

Todos esos métodos, junto con el encarcelamiento del jeque detrás de gran parte de la incitación, finalmente terminaron con la ola de terror.

La actual ola de terror puede ser provocada por las tensiones en Jerusalem, pero también por el aumento de las acciones policiales en el sector árabe, que está plagado de violentas bandas criminales. La policía ha lanzado una campaña nacional para localizar y confiscar las armas ilegales utilizadas por esas pandillas en Israel y en Cisjordania. La facilidad para obtener armas también ha contribuido a los recientes ataques.

Tropas de las FDI durante una redada contra sospechosos de terrorismo en Cisjordania el jueves 31.
(Prensa FDI)

Otros factores que contribuyen podrían ser los enfrentamientos en el Negev por las reclamaciones beduinas de propiedad de la tierra y los disturbios raciales en ciudades mixtas, el año pasado.

El Shin Bet ha advertido sobre los atacantes lobos solitarios y los llevados a cabo por pequeñas iniciativas locales. Unos 100 ataques de este tipo se evitaron desde principios de 2022, en tanto que el año pasado se evitaron unos 500 ataques.

ISIS no fue el instigador o la razón de la mayoría, fueron el resultado de la ira, el extremismo religioso y el deseo de venganza. Y muchos estaban entre los ciudadanos árabes de Israel.

Habiendo aprendido de la experiencia pasada, las fuerzas de seguridad están inundando las calles, pero al mismo tiempo están tratando de diferenciar entre los posibles actores violentos y los civiles comunes, tanto en Israel como en Cisjordania, y también han decidido no imponer restricciones durante el mes sagrado del Ramadán.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/global/opinion/article/rjutdf7x9