Marzo 28 de 2022

United Hatzalah lanza misiones encubiertas en Ucrania

Yechiel y Vladimir recibiendo los documentos.

United Hatzalah envió equipos especializados dentro de Ucrania para distribuir suministros médicos a los hospitales y rescatar y recuperar personas heridas y enfermas que deseen huir.

Mientras brinda ayuda humanitaria a los refugiados ucranianos en la frontera con Moldavia, así como alrededor de la capital de Moldavia, Chisinau, en varios centros de refugiados, el equipo de United Hatzalah y sus voluntarios también han asumido una serie de misiones encubiertas a pequeña escala dentro de la propia Ucrania.

United Hatzalah compró cuatro ambulancias locales la semana pasada en un esfuerzo para facilitar estas misiones de rescate.

El grupo envió equipos especiales dentro de Ucrania desde Moldavia y Eslovaquia con el propósito de distribuir suministros médicos a los hospitales cerca de la frontera occidental y rescatar y recuperar personas heridas o enfermas que deseen huir del país devastado por la guerra, pero que no pueden hacerlo debido a condiciones médicas.

El voluntario de United Hatzalah, el técnico de emergencias médicas Yechiel Gurfein, quien ha estado en Moldavia continuamente desde que comenzó la Operación Alas Naranja el 27 de febrero, junto con Vladimir, un voluntario local de la comunidad judía de Moldavia, partieron de Moldavia para llevar los suministros médicos que tanto necesitan los ciudadanos ucranianos.

El equipo incluía vendaje para traumatismos, torniquetes, medicamentos, y alimentos.

Durante una de estas misiones, que tuvo lugar el domingo en la mañana, un grupo de judíos ucranianos que se quedaron para proteger las propiedades de su comunidad, como negocios y sinagogas, contactaron a la organización y pidieron suministros médicos y equipo para el cuidado de traumatismos.

Estas personas no son soldados entrenados ni tienen suficiente entrenamiento médico. Son padres a los que no se les permitió dejar el país con sus esposas e hijos.

Ucrania ha hecho obligatorio el servicio militar después de la invasión rusa y ha prohibido a todos los hombres en edad de combatir que dejen el país.

Desde entonces, estos hombres se organizaron por su cuenta y arriesgaron sus vidas para proteger las vidas y propiedades de otros en sus comunidades.

Después de varias horas de viaje con constantes descargas de cohetes y explosiones en la distancia, Yechiel y Vladimir se reunieron con el personal del lado ucraniano y empezaron a instruir a los hombres sobre cómo usar apropiadamente el equipo recién recibido.

Durante el viaje de Yechiel y Vladimir, el despacho de United Hatzalah en Chisinau recibió una petición desgarradora de una familia de ucranianos que huyeron a Israel apenas unos días antes.

A su entrada a Israel, no tenían la documentación correcta para probar que eran judíos y estaban enfrentando dificultades burocráticas, dijeron que los documentos eran necesarios para ser elegibles para emigrar completamente a Israel.

A la familia le dijeron que, si ellos no podían proporcionar una prueba de su judeidad, entonces al final del período de gracia que Israel estaba otorgando a todos los refugiados, serían deportados del país.

Los documentos que la familia necesitaba se habían quedado en su casa en Ucrania, en la misma ciudad donde Yechiel y Vladimir estaban entregando el equipo médico.

¨Yo estaba en contacto con Yechiel y Vladimir durante esta difícil operación que estuvo llena de peligros. Durante el curso de la misión, recibía continuos informes de ambos lados y emitía instrucciones para salvaguardar la salud y seguridad de todos los involucrados¨, dijo David Krispil, comandante de la misión Operación Alas Naranjas de United Hatzalah.

Yechiel coordinó con los locales en Ucrania y les pidió que trataran de llegar a la casa abandonada de la familia para recuperar los documentos, para que así la familia en Israel pudiera completar su Aliyah apropiadamente.

El equipo local de ucranianos logró encontrar la casa de la familia y pudo conseguir los documentos. Cuando Yechiel y Vladimir llegaron y entregaron los suministros médicos, recibieron los documentos a cambio.

Después de regresar a la sede de Chisinau, entregaron los documentos a los voluntarios que estaban regresando a Israel en uno de los vuelos de rescate de la organización, que estaba evacuando a 165 refugiados ucranianos.

¨La entrega encubierta de alimentos y suministros médicos para las personas dentro de Ucrania es de vital importancia y salva vidas. Más tarde ese día, una segunda misión tuvo lugar, en la que entregaron medicamentos para salvar la vida de un hombre ucraniano en Odesa, que había estado sin su medicación durante casi dos semanas. Sin intervención inmediata, este hombre no habría sobrevivido¨, dijo Krispil.

¨Estoy orgulloso de Yechiel, Vladimir, y todos los otros miembros de nuestro equipo que están llevando a cabo estas operaciones encubiertas y ayudando a salvar vidas todos los días dentro de Ucrania y en las fronteras. Es lo menos que podemos hacer para mitigar la tragedia humana de esta guerra¨, agregó.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post