25 de marzo de 2022

Mujer ucraniana que luchó contra los nazis emigró a Israel a los 97 años

Jenya Bernstein, sobreviviente del Holocausto y veterana del Ejército Rojo, siguió los pasos de su hijo e hizo aliá después de darse cuenta de que ya no estaba a salvo en su tierra natal.

Hasta hace un mes, Jenya Bernstein, sobreviviente del Holocausto, nunca pensó que vendría a Israel, pero la guerra en curso en Ucrania la llevó a buscar seguridad y reunirse con su hijo en Tierra Santa.

Millones de ucranianos se vieron obligados a huir de su tierra natal desde que los rusos lanzaron una invasión a gran escala, y más de 8.000 de ellos que son elegibles para emigrar a Israel bajo la Ley del Retorno, han hecho aliá. La mayor de las recién llegadas es Jenya Bernstein, una sobreviviente del Holocausto que celebrará su cumpleaños 98 en junio.

Jenya Bernstein. (Yoav Dudkevitch)

Bernstein nació en un pequeño pueblo cerca de Kiev, y siempre insistió en ayudar a mantener su hogar junto a su madre a pesar de las duras condiciones. Su padre falleció cuando ella tenía sólo 17 años, y su madre murió en la Segunda Guerra Mundial.

«Antes de la guerra, mi madre fue a visitar a familiares en el este de Ucrania, y al comienzo de la ocupación nazi fue asesinada junto con todos los judíos que estaban allí. Mis dos hermanas y yo nos quedamos solas», contó.

Bernstein y sus hermanas huyeron a un lugar remoto en Rusia, donde decidió tomar las armas y unirse al Ejército Rojo en la lucha contra los nazis.

Esta guerra me recuerda a la Segunda Guerra Mundial, y no creía que volvería a estar en una situación similar en mi vida», señaló Bernstein. «Al principio, realmente no escuchamos el bombardeo hasta que se acercaron al área en la que vivo. Entonces me di cuenta de que mi vida estaría en peligro una vez más y que no podría salir con vida».

Jenya Bernstein en su juventud. (Yoav Dudkevitch)

Incluso después de enterarse de que estaba en peligro, Bernstein tenía miedo de salir a la carretera y embarcarse en el largo viaje a Israel, por lo que decidió quedarse en casa.

El hijo de Bernstein, Alex, y su familia hicieron aliá una semana antes, uniéndose a otros 900 ucranianos judíos que decidieron buscar un hogar en Jerusalem. Sin embargo, Alex lamentó no haber podido convencer a su madre para que se uniera a él.

Al ver los acontecimientos que se desarrollaban en Kiev desde lejos, Alex se dio cuenta de que la situación se estaba volviendo demasiado precaria y se puso en contacto con el municipio de Jerusalem para tratar de sacar a su madre de la zona de guerra.

«No sé cómo, pero no tenía miedo del bombardeo después de todo lo que he pasado».

Con la ayuda de la comunidad judía de Kiev, el capítulo local del movimiento Jabad y el Conjunto, una misión de rescate logró transferir a Bernstein de la bombardeada Kiev a uno de los ocho centros de inmigración operados por la Comunidad Internacional de Cristianos y Judíos en Chisinau, Moldavia, donde esperó hasta que finalmente llegó a Israel.

«No sé cómo, pero no tenía miedo del bombardeo después de todo lo que he pasado», dijo Bernstein a Ynet. «Escuché a mi hijo, quien dijo que tenía que escapar, y mucha gente buena lo hizo posible. No creo que una persona de mi edad deba pasar por lo que yo he pasado. Pero lo importante ahora es que estoy aquí con mi hijo y la familia está en Israel».

 

Fuente: Ynet Español