24 de marzo de 2022

Un asistente de Netanyahu testificó en su contra en un juicio por soborno

El líder del Likud, procesado en tres causas, escuchó ante el tribunal el testimonio de Shlomo Filber. Es el segundo testigo que compromete al ex primer ministro israelí.

Un antiguo asistente de Benjamín Netanyahu, ex primer ministro de Israel, subió al estrado por primera vez este miércoles y testificó contra su anterior jefe, que se encuentra acusado por cargos de corrupción y de generar una cobertura informativa positiva.

Shlomo Filber, director del Ministerio de Comunicaciones bajo el mandato de Netanyahu y uno de los dos antiguos asistentes que testificarán para la acusación, aseguró que el ex primer ministro quería que él «mitigara» la competencia por la empresa de telecomunicaciones israelí Bezeq, en una operación de cientos de millones de dólares. A cambio, el popular sitio de noticias de Bezeq, Walla, supuestamente proporcionó una cobertura favorable a Netanyahu y su familia.


Benjamín Netanyahu hace una rara aparición en el tribunal de distrito de Jerusalem donde su ex socio, Shlomo Filber, declaró en un juicio en su contra. (Alex Kolomoisky)

«Netanyahu no tiene nada que ver, te deja hacer tu trabajo, no se mete en lo micro. Excepto cuando tiene que ver con cosas que realmente le importan, como los medios de comunicación».

Shlomo Filber, ex director del Ministerio de Comunicaciones

El ex primer ministro, ahora líder de la oposición en el parlamento israelí, negó haber actuado mal y aseguró que las acusaciones de fraude, abuso de confianza y soborno equivalen a una caza de brujas. Pero el caso arrojó una profunda sombra sobre su familia y su legado.

Al igual que el anterior ayudante convertido en testigo del Estado, Nir Hefetz, Filber describió al ex primer ministro israelí como un obseso de la imagen. «Netanyahu no tiene nada que ver, te deja hacer tu trabajo, no se mete en lo micro. Excepto cuando tiene que ver con cosas que realmente le importan, como los medios de comunicación», declaró Filber, con Netanyahu y miembros de su familia a unos metros de distancia en la pequeña sala. «En esos casos podía recibir entre cinco y seis llamadas al día», manifestó Filber.

El ex PM está acusado en tres casos distintos. En el primero se alega que recibió regalos por valor de cientos de miles de dólares de socios ricos.


El ex aliado de Netanyahu convertido en testigo del Estado, Sholomo Filber, declara en Jerusalem. (Alex Kolomoisky)

 «Netanyahu tenía el mayor control sobre el sitio web de Walla, incluyendo cuál sería el titular, dónde estaría en la página de inicio»

Shlomo Filber, ex director del Ministerio de Comunicaciones

En el segundo caso, se lo acusa de orquestar una cobertura positiva en un importante periódico israelí a cambio de promover una legislación que habría perjudicado al principal rival del medio de comunicación, un diario gratuito pro-Netanyahu.

Los medios israelíes consideraron que el tercer caso depende en gran medida del testimonio de Filber, apodado como «el testigo sin el cual el Caso 4000 podría no existir».

Un emocionado Filber declaró el miércoles ante el tribunal que tenía claro que Netanyahu quería que él «no eliminara la competencia (de Bezeq) sino que la mitigara».

«Elovitch se puso en contacto conmigo y me dijo que tenía problemas con el ministerio, una consultoría que fijaba precios erróneos», explicó Filber, que describió ese mensaje como: «No detengas la competencia, pero mira si puedes moderarla».

El ex primer ministro Benjamín Netanyahu y el magnate de las comunicaciones Shaul Elovitch, ambos juzgados por soborno en el tribunal. (Alex Kolomoisky)

Cuando se le preguntó si lo que le pidió Netanyahu ayudaría a Elovitch, Filber respondió: «Sí», añadiendo después que había «50 tonos de gris» en la forma en que el ex premier comunicó su petición. Presionado, Filber aseveró que percibió la instrucción de Netanyahu como un «elemento de acción» sobre el que tenía que actuar rápidamente.

El testimonio se hizo eco del de Nir Hefetz, antiguo portavoz de la familia de Netanyahu, por ser el principal enviado entre el ex primer ministro y Elovitch. Hefetz expuso que la esposa de Elovitch, Iris, tomó personalmente el control del sitio de noticias.

El magnate de las telecomunicaciones Shaul Elovitch y su esposa Iris en la corte.
(Yoav Dudkevitch)

«Netanyahu tenía el mayor control sobre el sitio web de Walla, incluyendo cuál sería el titular, dónde estaría en la página de inicio», contó Hefetz. «Pensaba que los Elovitch estaban haciendo un buen trabajo», finalizó.

 

Fuente: Ynet Español