21 de marzo de 2022

Un hijo documenta las experiencias de su madre en el barco de Aliyah Bet

POR: Talia Levin

El ´Katina´

La historia del Katina es una que rara vez se ha contado antes.

Hasta hace dos años, Oded Tira, el ex presidente de la Asociación de Fabricantes y oficial jefe de artillería, no sabía que su madre, Dina Torres, estaba escondiendo una historia heroica de su pasado.

¨Un día hace un par de años, mi madre y yo comenzamos a hablar sobre su pasado y le pedí que me contara algo de sus experiencias al llegar a Israel en la Aliyah Bet -el nombre en código dado a la inmigración ilegal a Israel durante el Período del Mandato. Nunca me había contado realmente ningún detalle; supongo que había estado reprimiendo estos recuerdos durante la mayor parte de su vida¨, explica Tira.

Torres había sobrevivido al viaje en el barco Katina, un barco de carbón que había sido convertido por el Movimiento Juvenil Beitar a fines de 1938, para que así pudiera transportar ilegalmente a inmigrantes a Palestina, la cual todavía estaba bajo control británico. Los judíos que esperaban llegar a Tierra Santa, descendieron del barco en Constanza, Rumania, el cual había estado equipado con suficiente comida y equipos para lo que se suponía que sería un viaje de 10 días. El difícil viaje terminó durando tres meses y medio, durante los que los pasajeros sufrieron casi condiciones inhumanas.

Durante este tiempo, los comandantes de la Aliyah Bet que habían sido asignados al barco, se enfrentaron a una situación cada vez más difícil, que incluyó la muerte de varios pasajeros y luchas internas en la organización. Y cuando los pasajeros finalmente llegaron a tierra, se convirtieron en una herramienta en la lucha de poder entre Beitar y la Hagannah.

Después de esta conversación con su madre, Tira, quien sirve en el directorio del Instituto Jabotinsky, comenzó a investigar un poco en el archivo de la organización, en dónde encontró unos pocos documentos con detalles del viaje del Katina. Esto despertó su interés, así que, a continuación, Tira se acercó a Yossi Ahimeir, presidente del Instituto Jabotinsky, quien lo puso en contacto con las hijas del Dr. Zelik Paol, que había sido el comandante del barco.

El capitán Paol a bordo del barco, 1939.

Tira organizó una reunión entre estas mujeres y su madre, después de la cual Torres comenzó a abrirse lentamente sobre esta dolorosa historia que ella había mantenido encerrada durante todos estos años. ¨Los documentos conectados al viaje del Katina realmente no ofrecen mucha información sobre el viaje. Sólo después de escuchar a mi madre hablar sobre sus experiencias, me di cuenta de lo increíble que era realmente esta historia¨, explica Tira.

Tira comenzó a escribir toda la información que estaba conociendo sobre el viaje del Katina, y, en algún punto, se dio cuenta de que tenía suficiente material para consolidarlo en un libro, Sefinat Hatalot (El Barco del Sufrimiento) que fue publicado recientemente en idioma hebreo por Matar. Es un relato ficticio basado en el viaje del Katina que incluye una historia de amor imposible y también espionaje.

En el libro, Tira llama al barco Katisos, y también cambió los nombres de los principales personajes. La esposa de Tira, Zaza (Shlomit), quien murió hace cinco meses, fue la única que sugirió originalmente que él escribiera la historia de su madre en la forma de un libro.

¨Mi madre nació en la República Checa, y ella y mi padre comenzaron a hacer planes para emigrar a la Tierra de Israel en 1938¨, agrega Tira. ¨Ambos eran sionistas ardientes, y mi padre era un revisionista y un fuerte partidario de Jabotinsky, quien estaba prediciendo que la guerra estallaría pronto.

¨Por lo tanto, él estaba alentando activamente a sus partidarios para que abandonaran Europa antes de que fuera demasiado tarde y que inmigraran a Palestina. Mi madre describió cómo había pasado de vivir una vida de privilegio -en su juventud había disfrutado jugando tenis y escalando montañas -a repentinamente encontrarse en un barco en el medio del océano y luchando para mantenerse viva¨.

El barco fue construido originalmente para albergar a 50 marineros, y no obstante, 750 refugiados habían sido metidos en su interior. ¨Había muy poca comida, el saneamiento era inexistente y no teníamos dónde dormir¨, explica Tira. ¨Además, poco después de que el barco zarpara, el agua comenzó a filtrarse como resultado de las tormentas.

¨Otra vez, cuando se rompió un tanque de agua, los pasajeros fueron forzados a lavarse y cepillarse los dientes con el agua salada del mar. Hubo múltiples casos de disentería y meningitis, y desafortunadamente muchas personas murieron durante el viaje. En resumen, mis padres y todos los demás sufrieron mucho durante este difícil viaje, que tuvo lugar bajo condiciones inhumanas¨.

En el libro, una serie de incidentes que tuvieron lugar durante el viaje son descritos en detalle, incluido uno que ocurrió en febrero de 1939. El Katina había tratado de acercarse a la costa cerca de Herzliya, pero luego fue redireccionado a Chipre, ya que había numerosas fuerzas británicas vigilando las playas.

Después de languidecer en el mar por varias semanas, otro barco de inmigrantes, el Jifo B, que también estaba en camino a la Tierra de Israel, fue despachado para llevar medicinas y alimentos al Katina. Desafortunadamente, el Jifo B encalló y se hundió, así que sus 500 pasajeros se sumaron a los 750 pasajeros que ya estaban en el Katina.

¨Los pasajeros de Jifo B, que habían estado viajando en un barco lo suficientemente grande para acomodar a todos, se quedaron asombrados con las condiciones del Katina¨, agrega Tira.

Otra historia contada en el libro involucra a una mujer que fue atrapada por su esposo siéndole infiel con uno de los marineros, por lo que después la golpeó mucho. El capitán, a quien se referían como Dr. Sol, decidió bajar al esposo del barco y ponerlo en un bote, provocando considerables críticas.

¨Estos son los tipos de asunto complicados con los que el Dr. Paol, el comandante del barco, tenía que lidiar diariamente. Hubo veces en que tuvo que tomara decisiones que no eran populares¨, agrega Tira.

¿Cómo reaccionaban los pasajeros ante las decisiones del Dr. Paol?

¨Creo que la mayoría de ellos se daban cuenta de que era una situación particularmente compleja, y estaban agradecidos por sus fuertes capacidades de liderazgo. En el libro, describo una interacción entre el capitán del barco y el Dr. Paol que tiene lugar después de que todos los pasajeros han desembarcado.

¨Están sentados juntos en la cubierta, relajándose por un momento después de completar este desafiante viaje. Está claro que han desarrollado una relación muy estrecha fruto de los complicados días que experimentaron juntos y su buen trabajo de equipo¨.

Hace dos años, para conmemorar el 80mo aniversario de la llegada del Katina a las costas de Israel, algunos descendientes de los inmigrantes que habían viajado en el Katina, decidieron organizar una reunión con otros descendientes de los pasajeros del Katina, incluido Tira, las hijas del comandante, y Eran Segal, el nieto de Moshe Segal, quien es famoso por hacer sonar el shofar al final de Yom Kippur en el Muro de los Lamentos, desafiando la ley del Mandato Británico.

¿Fue una experiencia terapéutica para usted escribir su libro?

¨Quizás¨, dice Tira, con una mirada seria en su rostro. ¨La principal razón por la que escribí el libro fue la justicia histórica. Creo que es importante que la gente conozca sobre este viaje angustioso; que aprendan sobre los traumas que las personas experimentaron mientras se esforzaban tanto para llegar a la Tierra del pueblo judío.

¨Mi madre escuchó una versión de audio del libro, lo que fue una experiencia muy emotiva para ella. Sin embargo, le costó mucho escuchar unas pocas secciones, ya que le traían recuerdos de tiempos difíciles. Por lo tanto, supongo, parte de la razón por la cual lo escribí fue también para mi madre.

¿Por qué cree usted que nadie ha escrito nunca sobre la historia del Katina antes?

¨Realmente no lo sé, pero tengo una teoría. Creo que no encajaba con el ethos nacional, la manera de pensar dominante, ya que, en los primeros años del estado, la Izquierda controlaba el establecimiento. Dado que el Katina era un barco de Beitar, era conveniente dejarlo fuera de los libros de historia.

¨Cuando mi padre llegó finalmente a Israel, se unió enseguida a la Hagannah, ya que la única manera en que encontraría trabajo era convirtiéndose en Mapainik. En otras palabras, aplastar la historia del Katina podría haber sido una decisión política.

¨Incidentalmente, había miembros de Hashomer Hatza´ir en el barco, lo que demuestra que afuera de Israel, las diversas organizaciones sionistas se aceptaban más entre sí de lo que sus homólogas dentro de Israel lo hacían. El Katina, que fue un barco Beitar, no tuvo problema en permitir que partidarios de Hashomer Hatza´ir se unieran al viaje¨.

Se han contado muchas historias a lo largo de los años sobre los barcos de inmigrantes de la Aliyah Bet tratando de llegar a las costas de Israel antes del estado. ¿Piensa que alguien estaba tratando intencionalmente de enterrar la historia del Katina?

¨Ciertamente contemplé esta teoría mientras estaba escribiendo el libro. Seguí comparando esta historia con la historia del Éxodo, por ejemplo, que fue conmemorada en una película galardona protagonizada por Paul Newman. Digamos simplemente que la Hagannah y el liderazgo de Centro-Izquierda en Israel esos días eran extremadamente exitosos en sus esfuerzos de relaciones públicas. Tenían un mayor apoyo de la comunidad, así como mayores recursos¨.

Desde que el libro fue publicado, Tira ha estado inundado con llamadas telefónicas de descendientes de los pasajeros del Katina. ¨No hace mucho¨, relata Tira con una sonrisa triste, ¨después de dar una entrevista en la radio, recibí una llamada de una mujer que decía que sus padres habían viajado en el Katina, pero se habían negado a compartir ningún detalle sobre sus experiencias.

¨En los años 1950s y 1960s, los inmigrantes de la Aliyah Bet que llegaron a Israel hicieron todo lo posible para ocultar su estatus de inmigrantes. Ser llamado un ´refugiado´ era uno de los comentarios más punzantes que una persona podía recibir en esos días. Hoy, los vemos como héroes, pero ese no era el caso en el pasado. Recuerdo ver lo humillados que se sentían mis padres cuando la gente hablaba sobre ellos de manera despectiva¨.

¿Quién espera que lea su libro?

¨Bueno, en primer lugar, espero que todos los hijos y nietos de las valientes almas que encontraron con éxito su camino a Israel en condiciones absolutamente angustiosas leerán el libro. Cada barco tiene su propia historia complicada.

¨Mi esperanza es que la gente joven leerá el libro, para que puedan apreciar lo que sus mayores pasaron para llegar a la Tierra de Israel. No creo que muchos niños hoy conozcan mucho sobre estas experiencias, y temo que esta parte de la historia judía se borrará de la consciencia pública.

¨Los jóvenes de hoy están acostumbrados a que se les sirva todo en bandeja de plata, y no son conscientes de las dificultades que sus ancestros atravesaron para construir el Estado de Israel moderno. Necesitan aprender sobre esto.

¨Hoy en día, todo es rápido y los mensajes son cortos. Esa es la razón por la que escribí el libro como una novel histórica, y no sólo como una recopilación de hechos secos¨.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil
Fuente: The Jerusalem Post