Archivos históricos echan luz sobre la vida de los judíos de Ucrania en el siglo XIX

A pesar de ser un epicentro de la actividad judía europea hace más de 100 años, los testimonios recién descubiertos revelan cómo los judíos de Ucrania lucharon contra el antisemitismo a veces violento.

 Un archivo recientemente redescubierto en la Biblioteca Nacional de Israel parece arrojar luz sobre la vida y la lucha de los judíos de Ucrania antes de la Segunda Guerra Mundial, a través de una variedad de documentos históricos y testimonios centenarios.

Durante el siglo XVIII Ucrania fue nada menos que un epicentro de la actividad judía, así como el hogar del fundador del judaísmo jasídico – Rabí Israel ben Eliezer.

Varios de los judíos heridos en un pogromo cerca de Kiev. (Gentileza Biblioteca Nacional de Israel)

 A finales del siglo XIX, más judíos vivían en territorio ucraniano que en Polonia y Lituania, incluidas algunas de las figuras judías más influyentes de la historia: el poeta Hayim Nachman Bialik, así como los renombrados autores Mordechai Ben-Ami y Ze’ev Jabotinsky, por nombrar sólo a algunos.

A pesar de la próspera comunidad judía de Ucrania, que contaba con más de dos millones de personas antes de la Segunda Guerra Mundial, los archivos, fechados entre 1919-1923, revelan que la comunidad tuvo que soportar un antisemitismo violento que corría desenfrenado en el país de Europa del Este en ese momento, a veces bajo el respaldo directo del gobierno y su líder, Symon Petliura.

Uno de esos archivos proporciona testimonio de la lucha de los judíos con el servicio militar obligatorio del país, destinado a asegurar la independencia del estado naciente después de la caída del Imperio ruso en 1917.

Mordechai Ben-Ami (izq.) y Hayim Nachman Bialik. (Gentileza Biblioteca Nacional de Israel)

En una carta de 1919, dirigida al «Ministro de Asuntos Judíos», un hombre llamado Aaron Feldblit, representante de un consejo judío, relata cómo los «cosacos» (partisanos) vagaban por la ciudad y llevaban a los judíos a instituciones de trabajo forzado, independientemente de su estatus en la sociedad. Según la carta, para liberar a los que fueron tomados se requería dinero, y «mucho».

En la carta, Feldblit pide además al ministerio que «tome todas las medidas posibles para detener la captura no autorizada de judíos», por lo que describe como «trabajo social y estatal».

Otro testimonio de 1919 fue proporcionado por el tendero judío Shlomo Dagdeman, quien describe cómo un policía lo detuvo en el camino al trabajo, para llevarlo a trabajos forzados.

Dagdeman continúa describiendo cómo el oficial procedió a «golpearlo y amenazarlo» con un arma, todo mientras le arrancaba la ropa y aparentemente le secuestraba el reloj.

Al final de la carta resulta que Dagdeman no escribió el testimonio él mismo, simplemente porque era analfabeto, o al menos analfabeto cuando se trataba del idioma ucraniano.

Judíos heridos en un pogromo de Kiev. (Gentileza Biblioteca Nacional de Israel)

Otros documentos relatan los pogromos perpetrados contra los judíos del país por las fuerzas de Petliura.

En una de esas cartas, un grupo de judíos cuenta cómo durante años fueron dueños de molinos de harina que funcionan con agua, hasta que un grupo llegó y los expulsó de sus hogares en algún momento de 1919.

Algunos de los archivos y testimonios encontrados en el archivo. (Gentileza Biblioteca Nacional de Israel)

 Se vieron obligados a abandonar su ciudad natal, el lugar donde crecieron sus padres y abuelos, y huir a otros lugares, donde describen la «pobreza y la miseria» prevalentes.

Otra carta del mismo año describe las experiencias de un judío llamado David Baron, quien vuelve a contar cómo fue golpeado. También describe el terrible sufrimiento que le infligieron a él y a su familia: «Violaron a mujeres y niñas. Violaron a mi esposa frente a mí. Uno de los cosacos me golpeó con una espada, obligándome a llevarle a mi hija».

 

Fuente: Ynet Español