Israel acoge temporalmente a más de 1.500 ucranianos desde la invasión

Israel acogió de momento de forma temporal a unos 1.555 ucranianos que huyen del conflicto armado desatado en su país tras la invasión por parte de Rusia, confirmó la ministra de Interior, Ayelet Shaked.

Ayelet Shaked Foto archivo: Mark Neyman / GPO CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons

El gobierno anunció esta semana que relajaría los requisitos para entrar al país a personas con pasaporte ucraniano de forma temporal, después de que el embajador ucraniano en Tel Aviv se quejara de que se había negado la entrada a algunos ucranianos que huyen de la guerra al no tener raíces judías.

De los 1.555 ucranianos, solo 150 tienen orígenes judíos y se han podido acoger a la Ley de Retorno, lo que les permite obtener pasaporte israelí; aunque Israel se ha preparado para entregar la inmediata absorción y brindar ciudadanía en virtud de esa ley a unos 100.000 ucranianos con raíces judías, señaló Shaked.

La ministra del partido nacionalista Yamina aclaró que, aunque Israel priorizará la entrada de refugiados ucranianos judíos, van a ser flexibles en este momento de duros enfrentamientos bélicos a la hora de permitir la entrada a ucranianos en general, aunque de momento su estancia es temporal, ya que Israel no ha aclarado si los acogería como refugiados.

Israel no suele otorgar estatus de refugiado a personas no judías pero sí permite su entrada temporal como turistas, aunque a 79 ucranianos se les ha negado la entrada en estas circunstancias en los últimos días, según datos de la Administración de Fronteras, Población e Inmigración israelí.

Decenas de miles de solicitantes de asilo ucranianos llegaron a Israel después de la guerra de 2014 con Rusia. La mayoría llegaron como turistas y trataron de quedarse como refugiados, pero a pocos se les otorgó tal estatus; algo que tampoco ha ocurrido con miles de solicitantes de asilo procedentes de África en los últimos veinte años.

Ucrania tiene alrededor de 43.300 personas que se identifican como judíos y alrededor de 200.000 son elegibles para emigrar a Israel bajo la Ley de Retorno para judíos y familiares, según un estudio demográfico de 2020 sobre los judíos europeos.

Para facilitar su migración a Israel, la ministra de Interior ordenó ayer que se elimine el requisito de verificar los antecedentes penales de los ucranianos judíos que soliciten la ciudadanía para agilizar el proceso y adelantó que el gobierno aprobará pronto la creación de entre 7 y 12 nuevas comunidades en el Néguev, en el despoblado y desértico sur del país, para absorber esta nueva ola migratoria.

«Creemos que llegarán decenas de miles, si no cientos de miles, de inmigrantes de Rusia, Ucrania y los antiguos estados soviéticos”, señaló Shaked en una conferencia con líderes locales del Golán.

La ministra advirtió que es necesario actuar rápido para que no se presente una crisis de vivienda cuando lleguen estos inmigrantes para «acomodar las llegadas masivas».

La Agencia Judía, un organismo semigubernamental responsable de alentar y supervisar la inmigración de judíos a Israel -proceso conocido como «aliyá»-, está trabajando para facilitar la esperada ola de migración de Ucrania a Israel por la ofensiva rusa, para lo que ha creado líneas directas de emergencia para responder preguntas sobre los procedimientos.

El próximo domingo se espera la llegada de los primeros 300 nuevos inmigrantes judíos procedentes de Ucrania. EFE y Aurora