El problema del divorcio de Israel

Las mujeres necesitan autorización del esposo y del Rabinato para divorciarse, aun si se casaron sólo por la ley civil, pues los divorcios en Israel se realizan «de acuerdo con la ley religiosa judía». Muchas quedan atrapadas en matrimonios que ya no son tales porque es demasiado lo que pierden si contrarían la ley religiosa.

En 1953, el parlamento de Israel promulgó la Ley de Jurisdicción de Tribunales Rabínicos (Matrimonio y Divorcio), que establece: «Los matrimonios y divorcios de judíos se realizarán en Israel de acuerdo con la ley religiosa judía».

Independientemente de si una persona se identifica como ortodoxa, su matrimonio debe pasar por los canales ortodoxos. Si una persona judía quiere casarse legalmente en Israel, su boda debe pasar por el Rabinato, el cuerpo gobernante religioso en el país.

El divorcio sigue la misma lógica. La ley estatal, que sigue la ley judía, dicta que para que un divorcio entre judíos sea legal el esposo debe proporcionar a la mujer un «get», documento judío que finaliza el divorcio.

Para que un divorcio entre judíos sea legal, el esposo debe proporcionar a la mujer un «get», un documento judío que finaliza el divorcio. (Shutterstock)

Algunos esposos, sin embargo, se niegan a dar el poder, obligando a las mujeres a permanecer legalmente en matrimonios en los que ya no quieren estar. En hebreo, hay una palabra que se refiere a las mujeres atrapadas en esta situación: agunot, que se traduce literalmente como «encadenadas».

«Es una forma de abuso, es mantener a alguien como rehén», señaló Keshet Starr, de la Organización para la Resolución de Agunot (ORA). «Inspira un enorme miedo en la gente, y es fundamentalmente incorrecto y algo que no podemos tolerar a nivel comunitario», añadió.

«Pero lo que sucede es que cuando un ‘get’ se usa como palanca, puede inspirar tanto miedo en el otro lado que la gente negocia poco a veces. Y lo que eso puede hacer es dejar a las personas en la pobreza después del divorcio, con arreglos de custodia que no tienen sentido», explicó.

En hebreo, hay una palabra que se refiere a las mujeres atrapadas en esta situación: agunot, que se traduce literalmente como «encadenadas».

El ministro de Servicios Religiosos, Matan Kahana, planeaba reformar la certificación y conversión de kashrut (leyes dietéticas judías) en todo el país. Estas reformas son objeto de controversia en el mundo religioso, con dos de los principales rabinos de Israel pidiendo a Kahana que se retracte de sus propuestas.

Los rabinos principales, el Gran Rabino Ashkenazi David Lau y el Gran Rabino Sefardí Yitzhak Yosef, están alineados con los partidos de oposición Judaísmo Unido de la Torá y Shas respectivamente, mientras que Kahana es miembro del partido Yamina, del partido gobernante y del que es parte el primer ministro.

Mientras que los ultraortodoxos protestan por las reformas, otros creen que es un paso en la dirección correcta y piden más reformas, específicamente en el mundo del matrimonio, que hasta hace poco, la coalición no ha tocado.

Matan Kahana, ministro de Servicios Religiosos. (Kobi Koanks)

«Está cambiando la forma en que la persona promedio piensa sobre el papel del Estado en su estilo de vida religioso», señaló Rachel Stomel, directora de comunicaciones en inglés del Centro para la Justicia de la Mujer en Israel.

«Eso es importante, pero creo que lo último que cae, lo último que alguien va a querer tocar, es el matrimonio y el divorcio… La gente tiene mucho miedo de tocarlo; tienen miedo de meterse con eso. Estas son cosas que derriban coaliciones», añadió.

Stomel postuló que un factor limitante en la reforma del matrimonio es el «mamzerim», refiriéndose a un estatus religioso impuesto a los niños concebidos a partir de relaciones prohibidas en la Torá. Esto incluye un hijo nacido de una mujer casada y un hombre que no sea su esposo. Los mamzerim, a menudo hijos de mujeres encadenadas, enfrentan dificultades en la vida debido a su estatus, incluidas las limitaciones en el matrimonio.

«No es sólo un estigma religioso», explica Stomel. «También es un estigma legal porque, en Israel, no hay separación de religión y estado».

«Está cambiando la forma en que la persona promedio piensa sobre el papel del Estado en su estilo de vida religioso»

Rachel Stomel

«El estado mantiene una lista negra de personas a las que se les impide o restringe casarse en cualquier capacidad. Y en esta lista, mamzer es una de las categorías», explicó. Stomel cree que revocar estas leyes y promulgar otras nuevas no vendrá de arriba hacia abajo, sino más bien de la resistencia continua de los ciudadanos y el trabajo de algunas ONG como la que integra.

«Creo que un tercio, o un gran número de personas que se casan en Israel, no se casan a través del Rabinato», agregó. Algunas personas que quieren casarse fuera del Rabinato eligen ir al extranjero para su boda y registrarla como un matrimonio civil dentro de Israel.

Sin embargo, la unión civil no exime a una pareja judía del divorcio a través del Rabinato si deciden separarse. Si una pareja decide casarse civilmente, el hombre aún tendría que presentarle a la mujer un «get» para finalizar el divorcio. «Realmente no hay forma de escapar de la jurisdicción de la corte», explicó Stomel. «La única manera de hacerlo es no casarse, y no podemos esperar eso de la gente», agregó.

La unión civil no exime a una pareja judía del divorcio a través del Rabinato. (Shutterstock)

Si bien el matrimonio civil finalmente enfrenta un debate en el parlamento de Israel, con el apoyo condicional del ministro Kahana, si eso implica el divorcio civil no tiene respuesta. «No hay un consenso halájico [siguiendo la ley judía] sobre cómo ver el matrimonio civil», dice el rabino Seth Farber, fundador de «Itim», una organización de defensa que trabaja para construir un Israel judío y democrático.

Farber señaló que algunas autoridades reconocen el matrimonio civil como un matrimonio religioso, y otras no, lo que lleva a la confusión con respecto al divorcio. Él, al igual que Stomel, mencionó «mamzerim» como una razón por la cual separar el matrimonio religioso y el divorcio del matrimonio civil.

«Por ahora, al menos, no se está considerando la posibilidad de que las personas que se casan civilmente puedan divorciarse fuera del Rabinato», expresó. Sin embargo, los mamzerim no son el único problema que puede afectar a una mujer que padece esta situación, según Stomel.

«Si eres una agunot, no puedes obtener beneficios para padres solteros; no puedes obtener descuentos en el impuesto a la propiedad. Todas estas cosas tan pequeñas son las que realmente marcan la diferencia», explicó.

«Si eres una agunot, no puedes obtener beneficios; no puedes obtener descuentos en el impuesto a la propiedad. Todas estas cosas tan pequeñas son las que realmente marcan la diferencia»

Stomel mencionó la historia de una mujer atrapada en un matrimonio que intentaba separar sus finanzas de las de su esposo, quien acumuló una deuda sustancial, y le dijeron: «¿Por qué no te divorcias?»

«No puedes simplemente ‘divorciarte'», señaló Stomel. «No hay forma de divorciarse. Si eres mujer, tienes que esperar a que tu esposo te libere», añadió. Explicó que, en otros países, el divorcio civil a la espera de un auto es una opción. «Pero en Israel no tienes ese lujo. El estado te dice cuáles son tus obligaciones religiosas», explicó.

El ministro de Servicios Religiosos, Matan Kahana, se negó a comentar sobre la cuestión del matrimonio civil y el divorcio.