Cuestionan a judíos portugueses por abusar de la ley de ciudadanía

Un periódico de ese país dice que la comunidad judía de Oporto explota en su beneficio la ley que otorga la ciudadanía a descendientes de judíos exiliados.

La comunidad judía en Portugal ha sido sorprendida por el artículo publicado en un importante periódico local, que acusa a los judíos en la ciudad de Oporto de abusar de la legislación que otorga la ciudadanía a los descendientes de judíos españoles y portugueses, que fueron exiliados en la época medieval, y aprovecharla para enriquecerse.

El extenso informe, publicado en el diario Público, presenta duras críticas que para muchos judíos desprenden tufillo a antisemitismo.

El periódico dice que hasta hace una década la modesta comunidad judía de Oporto no podía reunir suficientes recursos para contratar los servicios de un rabino, o incluso no podía conseguir los fondos para arreglar el techo de la sinagoga local.

Pasaportes portugueses. (Shutterstock)

Pero la suerte parece haber cambiado drásticamente en 2019, ya que la comunidad ahora dirige un hotel kosher, una mikve (baño ritual) y terminó la construcción de un nuevo museo, al tiempo que contrataba a un cantor para la sinagoga y para ultimar los detalles de seguridad.

El diario afirmó además que la comunidad judía local gana 250 euros por cada solicitud de ciudadanía que examina, y que los miembros de la comunidad poseen otros negocios satélite lucrativos que también generan ganancias en la industria, como las inversiones inmobiliarias.

«Lo que comenzó como un gesto de buena voluntad y corrección de un error histórico finalmente se convirtió en un negocio con enormes ganancias para la comunidad judía de Oporto», afirmó el periódico.

El artículo se produce en el contexto del reconocimiento de la comunidad del multimillonario judío de origen ruso Roman Abramovich, el principal propietario de la compañía de inversión privada Millhouse LLC y propietario del club de fútbol Chelsea de la Premier League inglesa, que también tiene la ciudadanía israelí, como descendiente de judíos españoles y portugueses exiliados.

 El multimillonario judío Roman Abramovich. (AP)

Debido a la misma situación, el Ministerio de Justicia de Portugal otorgó la ciudadanía a Abramovich en una decisión que generó variadas críticas. La policía inició una investigación sobre el asunto. La comunidad judía y el ministerio negaron cualquier irregularidad.

El gobierno portugués aprobó la ley de ciudadanía en 2015, para permitir que los descendientes de familias judías deportadas de la Península Ibérica hace unos 500 años reciban la ciudadanía portuguesa. Se estima que unos 40.000 israelíes recibieron la ciudadanía en virtud de la ley, y muchos otros tienen derecho a ella.

Como parte de la investigación, las autoridades portuguesas publicaron la semana pasada cifras oficiales relacionadas con la ley, que muestran que en los últimos siete años (marzo de 2015 a enero de 2022), Portugal ha otorgado la ciudadanía a 56.685 descendientes de judíos españoles y portugueses exiliados, además de 80.102 solicitudes que aún se estaban procesando.