Los laboratorios médicos amenazan con una huelga por la escasez de personal

Expertos en salud aseguran que la mayoría de los laboratorios carecen de personal y están sobrecargados debido a los bloqueos presupuestarios que impiden contrataciones.

El sindicato israelí de técnicos de laboratorio médico amenazó este miércoles con convocar una huelga por la grave falta de personal en medio de la actual ola de infecciones por coronavirus.

Según los responsables del sindicato, el problema es conocido desde mucho antes del comienzo de la quinta ola inducida por la variante Ómicron, y desde entonces provocó una gran sobrecarga en los laboratorios de los hospitales de todo el país.

Laboratorio médico del Hospital Ichilov. (Tal Shahar)

Los jefes sindicales también aseguraron que la crisis sólo se agravó por el hecho de que el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, no se reunió con ellos ni una sola vez desde que asumió el cargo.

Uno de los problemas radica en el hecho de que la producción aumentó en los últimos años hasta el 170%, mientras que el número de empleados sigue disminuyendo.

Por su parte, varios directores de hospitales y jefes de laboratorio contaron a Ynet que la creciente crisis de los laboratorios ubicados en los hospitales -que descifran los resultados de los análisis de sangre, orina y heces, así como el seguimiento de los tumores malignos- provocó un importante descenso en la calidad de la atención que reciben los pacientes, debido a la incapacidad de los médicos para tomar decisiones acertadas sin los resultados de los laboratorios entregados a tiempo.

Según una jefa, la escasez de empleados es tan grave que deja a su laboratorio «absoluta e incontrolablemente atascado cada vez que al menos dos empleados están enfermos al mismo tiempo».

Uno de los problemas, explica otro director de laboratorio, radica en el hecho de que la producción aumentó en los últimos años hasta el 170%, mientras que el número de empleados sigue disminuyendo.

«Esto provoca una rápida rotación del personal, que prefiere marcharse a otros lugares poco después de ser contratado, mientras que los que se quedan prefieren hacer menos turnos», añadió.

Técnicos de laboratorio en el Hospital Hadassah Ein Kerem.
(AFP)

«Llevamos más de dos años luchando por contratar nuevos empleados. La gente está renunciando y no tenemos sustitutos»

Yifat Alkalay, director del laboratorio de inmunología del Hospital Ichilov

«Llevamos años trabajando con una mano de obra deficiente, no es ningún secreto», aseveró el Dr. Yifat Alkalay, director del laboratorio de inmunología del Hospital Ichilov.

«Hemos dedicado gran parte de nuestros recursos humanos a la lucha contra el COVID-19. Hemos movilizado a la gente, llevando a todos al límite con la gran cantidad de pruebas que hay que descifrar. La quinta oleada también ha enviado a un gran número de trabajadores al aislamiento, algunos de los cuales contrajeron el virus», denunció Yifat.

«Llevamos más de dos años luchando por contratar nuevos empleados. La gente está renunciando y no tenemos sustitutos», sumó Alkalay, añadiendo que sus empleados se ven obligados a hacer un balance entre el alto número de pruebas de COVID-19 y las pruebas de alta prioridad de otros departamentos, como la UCI.

«Es una cuestión de vida o muerte. El resto de la población queda al margen y no obtiene resultados… Nuestra gente está ocupada atendiendo todo el día las llamadas de los médicos, que no pueden tomar una decisión médica porque no recibieron el resultado del laboratorio que esperaban», enfatizó.

Esther Admon, presidenta del sindicato de bioquímicos y trabajadores de laboratorio, subrayó que una huelga total está descartada, añadiendo, sin embargo, que los trabajadores de laboratorio intensificarán su lucha en los próximos días.

Técnicos de laboratorio en el Hospital Hadassah Ein Kerem. (AFP)

«No podemos abandonar los laboratorios, sólo servirá para perjudicar a los pacientes… Por otro lado, los pacientes ya están sufriendo [la situación actual]», explicó.

«Cuando termine la actual ola de coronavirus, no tendremos más remedio que tomar medidas organizativas», subrayó Admon.

El Gabinete del Ministro de Salud respondió: «El ministro Horowitz está en estrecho contacto con el sindicato en relación con todos los grupos de trabajadores del sistema sanitario. No se ha encontrado ninguna solicitud de reunión del sindicato de técnicos de laboratorio en el despacho del ministro» en un informe.

Un médico controla a los pacientes en la sala COVID del Hospital Rambam. (Reuters)

«El ministro, sin embargo, estará encantado de reunirse con los representantes de este importante grupo, que es una parte integral en la lucha en curso contra la pandemia».

La oficina del ministro añadió que hace unos seis meses se firmó un acuerdo beneficioso con el sindicato de técnicos de laboratorio, «en virtud del cual se concedieron aumentos salariales a ciertos rangos, subvenciones a otros rangos y pagos adicionales a todos los que participan en la lucha contra el virus», cierra el comunicado.