Rusia revela testimonios confidenciales de criminales nazis

“A pesar de las súplicas, ejecutamos a todos”, relató un oficial de la SS. La revelación de la inteligencia rusa incluye detalles sobre masacres en Moldavia y Ucrania.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB), agencia de inteligencia de Rusia, publicó en los últimos días una serie de documentos oficiales que incluyen transcripciones de interrogatorios a oficiales y colaboradores nazis que masacraron judíos durante la Shoá.

Los documentos se publicaron en el sitio web del FSB con motivo del Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, como parte del esfuerzo ruso por destacar su papel en la victoria sobre los nazis en la segunda guerra mundial.

Allí se exponen detalles de investigaciones realizadas por la policía soviética entre marzo de 1953 y marzo de 1954, sobre personas que participaron del asesinato masivo de civiles en Dubasari, en Moldavia. En esa ciudad se estableció un gueto para trasladar a los judíos que vivían de la zona. También hay un dibujo que documenta un sitio en donde se asesinó judíos de manera masiva en la zona de Odesa, en la actual Ucrania.

La inteligencia rusa reveló testimonios estremecedores sobre el exterminio de judíos durante la Shoá. (AP)

Esta revelación permitió conocer el testimonio de Rudolf Naimiler, un hombre de las SS que participó del exterminio de civiles en septiembre de 1941 y posteriormente fue sentenciado a 25 años de prisión. “Fui con un policía del pueblo, entramos en una casa y deportamos a una familia con dos hijas de 15 y 13 años. Cuando los invitamos a salir de la casa todos comenzaron a gritar y llorar. El hombre, a quien le faltaba un brazo, entre lágrimas fue al patio y se despidió de su perro”, relató el soldado nazi.

“Cuando reunimos a todos los judíos de la aldea los llevamos al lugar de ejecución. Con armas en la mano, caminé detrás como escolta. Después de dos kilómetros los detuvimos y los rodeamos para que nadie pudiera escapar. Primero fueron fusilados los hombres, luego las mujeres y los niños”, contó Naimiler. “Las mujeres se rasgaban los cabellos, pero a pesar de las súplicas y la lástima, las ejecutamos a todas”, continuó.

Naimiler admitió también haber participado de una operación de asesinatos masivos de judíos en septiembre de 1941. “Fueron fusiladas unas 800 personas, entre ancianos, mujeres y niños”, dijo en el marco de una investigación de la policía rusa que también contó con víctimas de las atrocidades nazis.

“Las mujeres se rasgaban los cabellos, pero a pesar de las súplicas y la lástima, las ejecutamos a todas”, relató el oficial nazi Rudolf Naimiler. (AP)

 Una de esas personas fue Freskovia Poloketova, quien durante la ocupación nazi vivió en un pueblo del distrito de Odesa, y el 21 de diciembre de 1951 testificó ante las autoridades rusas: “En octubre de 1941, después de enterarnos que habían asesinado a judíos, con mis hermanos nos escondimos pero un policía nos detuvo y nos entregó a un alemán”, contó la mujer sobreviviente.

“Reunieron a alrededor de 600 judíos. Los alemanes nos hicieron cavar un pozo muy grande, nos ordenaron que nos sacáramos la ropa y comenzaron el tiroteo. Unas 400 personas fueron baleadas ante mis ojos. Los fusilaban de la siguiente manera: todos se arrodillaban de cara al foso y los alemanes les disparaban por detrás. A los niños pequeños los alemanes les clavaban las bayonetas y los arrojaban al foso. Varias mujeres tomaron a sus hijos en brazos, los sujetaron contra su pecho y se arrodillaron con ellos”, detalló Poloketova.

La testigo afirmó que sobrevivió al horror porque, mientras esperaba el trágico desenlace arrodillada al borde del foso, un oficial alemán le preguntó su nacionalidad. “Le dije que mi padre era ucraniano, mentí sobre mi nombre, entonces nos ordenó que nos vistieramos”, contó Poloketova. “Desde el borde del foso vi charcos de sangre, algunos que se movían, gemidos, niños con el vientre desgarrado”, agregó.