Dos mujeres acusadas de espiar para Irán puestas en arresto domiciliario

Una mujer acusada de hacer contacto con un agente extranjero de Irán, llega para una audiencia en la Corte de Distrito de Jerusalem, 20 de enero del 2022.

Las sospechosas, que están entre 5 israelíes acusados de ayudar a un operativo iraní, serán monitoreadas y tienen prohibido usar internet.

Dos mujeres israelíes acusadas de ayudar en una operación de espionaje iraní, han sido liberadas de la cárcel y puestas en arresto domiciliario, informaron los medios de comunicación en hebreo el viernes.

Las dos mujeres estaban entre los cinco sospechosos arrestados por presuntamente ayudar a un operativo iraní a reunir inteligencia y hacer conexiones en Israel. Los cinco sospechosos -cuatro mujeres y un hombre -son todos judíos inmigrantes de Irán o descendientes de inmigrantes iraníes.

La Corte del Distrito de Jerusalem, donde los cinco han sido imputados, ordenó la liberación de las mujeres de la custodia a principios de esta semana. El servicio de seguridad Shin Bet no apeló la decisión, según el sitio web de noticias Ynet.

Bajo las condiciones de su liberación, las mujeres serán puestas bajo monitoreo y tendrán prohibido usar el internet, lo cual dijo el juez que reduce el riesgo que representan, informó la Radio del Ejército.

¨Antes de cometer los actos, eran mujeres de familia normales. Ambas han confesado sus acciones, y una de ellas comprende la gravedad de sus actos¨, fue citado el juez diciendo.

No se ha dado el nombre de las dos mujeres, ya que la publicación de las identidades de los sospechosos está prohibida bajo una orden judicial de secreto solicitada por sus abogados.

Según el Shin Bet, las sospechosas tomaron fotografías de sitios estratégicamente significativos en Israel, incluido el Consulado de Estados Unidos en Tel Aviv; intentaron formar relaciones con políticos; proporcionaron información sobre arreglos de seguridad en distintos lugares; y cometieron otros delitos -todo bajo la dirección del operativo iraní, quien iba por el nombre de Rambod Namdar, a cambio de miles de dólares.

Una foto de perfil de Facebook sin fecha, que fue usada por un presunto operativo de inteligencia iraní, conocido como Rambod Namdar, para hacer contacto con ciudadanos israelíes, varios de los cuales fueron imputados el 12 de enero del 2022.

Dos de los sospechosos también intentaron convencer a sus hijos para unirse a la unidad de Inteligencia Militar de las FDI, dijo el Shin Bet.

Namdar, quien mantenía perfiles en Facebook, Instagram y WhatsApp, pretendió ser judío en las conversaciones con algunos de los sospechosos.

En algunos casos, los sospechosos reconocieron que sabían que Namdar podría haber sido un operativo de inteligencia iraní, pero continuaron sus comunicaciones con él de todos modos, según el servicio de seguridad.

Sin embargo, aunque ninguno de los sospechosos supuestamente involucrados en el caso tenía acceso a material clasificado importante y no hubo indicios de que esta red de espionaje comprometiera seriamente la seguridad nacional, sí revelaron un punto débil potencial que podría ser usado por Irán en el futuro.

Los abogados de los cinco sospechosos en el caso han dicho que no tenían intención de hacer daño. Uno de sus hijos fue citado por Canal 12 diciendo que su madre es una mujer anciana que nunca haría algo para perjudicar a Israel, y trabajó para alentar la inmigración de los judíos de Irán.

Babek Yitzhaki, un periodista nacido en Irán, ha dicho que el asunto es un ¨terremoto¨ dentro de la comunidad de israelíes nacidos en Irán.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil