Bennett dijo que consideraría el ‘nuevo campo nacional’ con los socios de la coalición Liberman y Sa’ar

El primer ministro Naftali Bennett, el ministro de justicia Gideon Sa´ar (derecha) y el ministro de finanzas Avigdor Liberman (izquierda), sostienen una conferencia de prensa en la Oficina del Primer Ministro, el 6 de julio del 2021.

Primer ministro dice que el bloc político de derecha está tomando forma; dijo que el papel de Ayelet Shaked no está claro, según un informe de televisión sin fuente.

El primer ministro Naftali Bennett está considerando un nuevo ¨campo nacional¨, o bloque de derecha en la política israelí, que se presentaría junto con su partido Yamina en las próximas elecciones e incluiría a algunos de sus actuales aliados políticos tales como Ysrael Beytenu de Avigdor Liberman y el partido Nueva Esperanza de Gideon Sa´ar.

En una serie de entrevistas con los medios de comunicación el jueves, Bennett indicó que se estaban elaborando planes para construir un nuevo bloque de derecha que potencialmente rivalizaría con el tradicional ¨campo nacional¨ liderado por el partido Likud.

¨Lo que está siendo creado ahora es un nuevo campo nacional¨, le dijo al periodista israelí Ben Caspit en una entrevista con Walla, agregando que, a pesar de encabezar una coalición políticamente diversa de la de derecha, ¨todavía es un hombre de [ala] derecha¨.

Canal 12 informó el viernes que la visión de Bennett para un nuevo campo nacional incluiría a Ysrael Beytenu y a Nueva Esperanza. También dijo que el futuro de Ayelet Shaked, su estrecha aliada política y socia en Yamina, era incierto en medio de las crecientes tensiones entre los dos. El informe sin fuente de la cadena de televisión dijo que se percibe que Shaked tiene ¨un pie afuera de la puerta¨, incluso cuando otras vías políticas para ella (incluido el Likud) eran inciertas.

Tanto Shaked como Bennett trabajaron por largo tiempo para el líder del Likud, el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, y se cree que ambos han querido en años recientes unirse al Likud, pero Netanyahu y su esposa Sara supuestamente bloquearon su entrada al partido debido a su disgusto personal por ellos. La pareja ha navegado un rocoso camino político durante los últimos cuatro años, sin lograr entrar a la Knesset brevemente en las elecciones de abril del 2019 después de dejar Hogar Judío para formar el partido Nueva Derecha, y reuniéndose más tarde para liderar la alianza Yamina.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, con la ministra del interior, Ayelet Shaked, en la primera conferencia gubernamental en el parlamento israelí, el 13 de junio del 2021.

Según los informes, las actuales tensiones entre Bennett y Shaked se derivan, en parte, por la inquietud de ella sobre algunos de los socios de Yamina en la coalición. En octubre, Shaked criticó duramente al ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, a quien llamó ¨superficial¨, y al ministro de Defensa Benny Gantz, y arrojó dudas sobre el acuerdo de rotación del cargo de primer ministro entre Bennett y Lapid que se cumpliría en el 2023.

El campo nacional ha sido liderado durante décadas por el partido Likud y ha incluido a varios partidos de derecha, así como a los partidos religiosos Shas y Judaísmo Unido de la Torah. El partido Yamina de Bennett era previamente parte del campo nacional antes de la formación de la actual coalición gobernante en junio del 2021, como lo era Ysrael Beytenu hasta las elecciones de abril del 2019 (que fueron seguidas por otras tres elecciones que finalmente llevaron a la formación del gobierno liderado por Bennett de Yamina). El bloque de oposición de derecha liderado por Netanyahu actualmente también incluye al partido de extrema derecha Sionismo Religioso, liderado por Bezalel Smotrich, un ex socio político de Bennett.

La estrecha coalición de unidad de Bennett esta respaldada por los partidos centristas Yesh Atid, liderado por Lapid, y Azul y Blanco, encabezado por Gantz, así como Ysrael Beytenu, Nueva Esperanza, Laborista, Meretz y la Lista Unida Árabe (Ra´am).

El primer ministro saliente, Benjamin Netanyahu, le da la mano a su sucesor, el primer ministro entrante, Naftali Bennett, después de una sesión especial para votar sobre un nuevo gobierno en la Knesset en Jerusalem, el 13 de junio del 2021.

Desde la formación de la coalición, Bennett ha sido constantemente atacado por el partido Likud, liderado por Netanyahu, quien había gobernado Israel desde el 2009. El Likud y sus aliados han cuestionado la buena fe derechista de Bennett y lo han acusado de traicionar a la derecha después de que prometió en la campaña electoral del 2021 no unir fuerzas con Lapid.

En una entrevista con Haaretz el jueves, Bennett recordó una reunión que mantuvo con Netanyahu el pasado mayo, un mes antes de que la coalición actual asumiera el cargo, en la que dijo que el líder de largo tiempo comenzó a lanzar amenazas salvajes contra él, una vez que quedó claro que Bennett se uniría a sus rivales en la formación de un gobierno, sacando del poder al primer ministro de largo tiempo.

¨Deberías saber cómo enviaré a toda mi maquinaria contra ti, el ejército¨, citó Bennett a Netanyahu diciéndole, agregando que el líder del Likud hizo un movimiento de bombardeo en picado con su brazo. ¨Enviaré los vehículos aéreos no tripulados detrás de ti, y veremos¨.

El entrevistador de Haaretz luego le preguntó a Bennett, ¨¿Supongo que [Netanyahu] no quiso decir las FDI o la fuerza aérea?¨

¨No. Estaba hablando sobre su ejército de bots, los grupos de las [redes sociales=, su gente en la radio, la televisión y en línea¨, supuestamente respondió Bennett. (La interpretación de Bennett de lo que Netanyahu quiso decir con la amenaza no fue incluida en los extractos de la entrevista publicados por Haaretz el jueves, pero fue incluido en el informe de Canal 13 citando la entrevista).

Bennett acusó adicionalmente a Netanyahu de ¨propagar el caos, la histeria y una falta de fe¨ en el actual gobierno.

En una entrevista con Caspit, Bennett sugirió que un nuevo campo nacional era necesario porque la tendencia dominante actual en el campo de derecha, moldeada por una cultura política desarrollada por Netanyahu (conocido informalmente como Bibi), estaba mostrando señales de tensión.

¨El Bibi-ismo se ha vuelto un poco en contra de su creador recientemente¨, dijo Bennett, refiriéndose a informes recientes que sugirieron que Netanyahu estaba cerca de alcanzar un potencial acuerdo de culpabilidad en su juicio por corrupción en curso, pero vaciló en medio de la presión de sus seguidores y partidarios. Netanyahu supuestamente había estado considerando el acuerdo de culpabilidad que habría incluido una cláusula de ¨bajeza moral¨ -la cual le habría prohibido ocupar un cargo público durante siete años.

Netanyahu ¨estaba dispuesto a cerrar el acuerdo y le dijeron ´no vas a cerrar el acuerdo, tú te quedas´¨, dijo Bennett en la entrevista.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil