Netanyahu sugiere que no aceptará un acuerdo de culpabilidad que lo inhabilite

El ex primer ministro Benjamín Netanyahu, juzgado por corrupción, negó haber reconocido «vileza moral» en sus acciones para posibilitar un acuerdo de culpabilidad que le eximiría de la cárcel pero le inhabilitaría temporalmente.

Benjamín Netanyahu Foto archivo: GPO / Amos Ben Gershom

«En los últimos días, se han dado falsas afirmaciones en los medios sobre cosas que supuestamente acepté, como la acusación de vileza moral. Esto simplemente no es cierto», dijo en un vídeo publicado en sus redes sociales en la primera referencia pública al eventual acuerdo.

La Fiscalía General del Estado y la defensa de Netanyahu negocian un pacto para reducir la condena en el proceso judicial que este afronta por tres casos de corrupción acusado de cohecho, fraude y abuso de confianza.

Según los medios, la Fiscalía reduciría los delitos a los de fraude y abuso de confianza y sustituiría la cárcel por servicios comunitarios a cambio de designar sus acciones como «vileza moral», lo que le inhabilitaría políticamente durante siete años.

Además, los estatutos de su partido impiden que un miembro condenado a más de tres meses de cárcel ocupe un cargo en la organización y permite la expulsión por delitos de bajeza moral.

«Continuaré liderando el (partido) Likud y el campo nacionalista para liderar el Estado de Israel, en vuestro nombre», aseveró Netanayhu descartando la inhabilitación y agradeció el apoyo de «millones» de ciudadanos.

El juicio contra el ex primer ministro, que perdió la jefatura de Gobierno el pasado junio tras 15 años en el poder -los últimos 12 consecutivos- comenzó en mayo de 2020 y desde entonces ha avanzado lentamente por aplazamientos administrativos.

“Todo el público puede ver lo que está ocurriendo en la corte y cómo la investigación fue gestionada contra mí», valoró Netanyahu, que ha negado desde el principio todas las acusaciones.

El actual fiscal general, Avichai Mandelblit, que termina su mandato a final de mes, insinuó que las negociaciones están estancadas y que tendrán que continuar con su sucesor, informó el diario «Haaretz». EFE