Se complica el acuerdo que le permitiría a Netanyahu no ir a juicio por corrupción

Los abogados del ex primer ministro ven imposible negociar un acuerdo si el fiscal Mandelblit insiste en la cláusula de vileza moral, que dejaría a Netanyahu fuera de la política.

El equipo de defensa del ex primer ministro Benjamín Netanyahu dijo el miércoles que las posibilidades de un acuerdo de culpabilidad con el fiscal general, Avichai Mandelblit, en su juicio por corrupción, son muy escasas.

Netanyahu se declaró inocente de los cargos de soborno, abuso de confianza y fraude en tres casos por los que fue acusado en 2019 y acusó a los fiscales de una caza de brujas por motivos políticos. Su juicio, que comenzó el año pasado, se está llevando a cabo en el Tribunal de Distrito de Jerusalem.

Netanyahu discute alternativos junto a sus abogados. (AFP)

El anuncio no oficial del equipo de defensa se produjo dos días después de que otras fuentes dijeran que Netanyahu había dado luz verde a su equipo de defensa para seguir buscando un acuerdo de culpabilidad con Mandelblit, cuyo mandato como fiscal general terminará en 12 días.

Sin embargo, Mandelblit y su personal superior, encabezado por el fiscal principal en el caso, Liat Ben Ari, parecen no estar dispuestos a ceder con la cláusula de vileza moral del acuerdo de culpabilidad, una figura legal que haría que Netanyahu quede excluido de la Knesset durante siete años.

Como resultado, los abogados de Netanyahu, Boaz Ben Zur y Amit Hadad, creen que en este momento es mejor para el ex primer ministro poner fin a las negociaciones antes de que Mandelblit sea reemplazado.

Avichai Mandelblit, fiscal general de Israel.
(Motti Kimchi)

El Ministerio de Justicia también estimó que es escasa la posibilidad de llegar a un acuerdo de culpabilidad entre el ex primer ministro y el fiscal general saliente antes de su jubilación.

El martes, hubo informes de conversaciones en curso entre las partes, y los miembros del equipo de la fiscalía continuaron revisando todos los escenarios potenciales en caso de que se firme un acuerdo de culpabilidad.

También se reveló que algunos miembros del equipo de la fiscalía le dijeron a Mandelblit que se debería seguir una línea dura con Netanyahu sobre el acuerdo en general, y no sólo en lo que respecta a la cláusula de vileza moral.

La fiscalía también señaló al equipo de defensa del líder de la oposición que se está agotando el tiempo para llegar a un acuerdo de culpabilidad mientras el fiscal general todavía esté en el cargo.

Benjamín Netanyahu, hoy líder de la oposición en la Knesset.
(Alex Kolomoisky)

Otra razón por la que un acuerdo de culpabilidad dentro de los próximos 12 días parece poco probable es el próximo testimonio de Shlomo Filber en la corte en el Caso 4000, que alega que el ex primer ministro promovió regulaciones por valor de cientos de millones de dólares para el propietario de la compañía de telecomunicaciones Bezeq, Shaul Elovitch, a cambio de una cobertura positiva sobre su popular sitio de noticias.

Filber, un confidente de Netanyahu durante muchos años, es el segundo testigo del estado en el caso.