Italia: líderes judíos condenan el uso de una bandera nazi en un funeral

La policía investiga el entierro de un ultraderechista como posible delito de odio tras el uso de esvásticas y saludos nazis durante la procesión. La archidiócesis católica de Roma aseguró que el clero «no tenía ni idea»

Líderes católicos y judíos italianos condenaron este martes un episodio en el que extremistas de derecha colocaron una bandera con una esvástica en un ataúd fuera de una iglesia después de un funeral religioso que incluyó hasta saludos nazis.

Imágenes en Internet mostraban el féretro con el cuerpo de Alessia Augello, ex miembro del grupo de extrema derecha Forza Nuova, cubierto por la bandera.

El funeral fuera de la Parroquia de Santa Lucía, Roma. (Ynet)

«Es inaceptable que una bandera con una esvástica pueda seguir mostrándose en público en estos tiempos, especialmente en una ciudad que vio la deportación de sus judíos por los nazis y sus colaboradores fascistas»

Comunidad Judía de Roma

La archidiócesis católica de Roma aseguró en un comunicado que los sacerdotes de la parroquia de Santa Lucía, en un céntrico barrio de Roma, incluido el que presidió el rito fúnebre, no tenían ni idea de lo que iba a ocurrir fuera de la iglesia tras el funeral.

El comunicado de la diócesis calificó la bandera de «símbolo horrendo que no puede reconciliarse con el cristianismo» y exclamó que el episodio era un ejemplo ofensivo de «explotación ideológica» de un servicio religioso.

La policía aclaró que estaba investigando el incidente como un posible delito de odio.

Además, la comunidad judía de Roma expresó su indignación por el hecho de que este tipo de acontecimientos puedan seguir produciéndose más de siete décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial y de la caída de la dictadura fascista italiana.

«Es inaceptable que una bandera con una esvástica pueda seguir mostrándose en público en estos tiempos, especialmente en una ciudad que vio la deportación de sus judíos por los nazis y sus colaboradores fascistas», se leía el comunicado en referencia a la deportación en 1943 de más de 1.000 judíos de Roma al campo de exterminio de Auschwitz, en la Polonia ocupada por los nazis, del que sólo regresaron 16.

Parroquia de Santa Lucía, Roma. (Ynet)

La declaración de la comunidad judía del martes continuaba diciendo que el incidente del funeral era «aún más indignante porque tuvo lugar frente a una iglesia».

Un incidente similar tuvo lugar frente a otra iglesia de Roma en marzo del año pasado.