Netanyahu y Olmert rechazan oferta de la corte para resolver juicio por difamación

POR: Yonah Jeremy Bob

Netanyahu con su esposa en su juicio por difamación, 10 de enero del 2022.

Juez advierte a las partes que se están sumergiendo en un ´circo´

El juicio por difamación del ex primer ministro Benjamin Netanyahu y su familia en contra del ex primer ministro Ehud Olmert se abrió el lunes ante el Tribunal de Primera Instancia de Tel Aviv, incluyendo una demanda de 837,000 shekels por presuntos daños por las declaraciones contra los Netanyahu en dos entrevistas en abril del 2021.

A pesar de los intentos de la corte para alcanzar un arreglo que evitaría la necesidad de un juicio y cierta flexibilidad inicial de ambos lados, los ex primeros ministros eventualmente se mantuvieron firmes durante lo que promete ser una conflagración legal memorable.

La corte les advirtió que estaban sumergiéndose en un ¨circo¨ que no ayudaría a ninguno de los lados.

Dado que no hubo acuerdo, los Netanyahu deben responder antes del 23 de enero a la moción de Olmert para forzarlos a revelar su información psiquiátrica privada y someterse a pruebas psiquiátricas.

Olmert luego podrá presentar una contra respuesta hasta el 2 de febrero, después de lo cual la corte establecerá un cronograma de testigos.

La primera entrevista de Olmert fue con Democrat TV el 12 de abril del 2021. La segunda fue con el programa de televisión de Ophira y Berkowitz el 21 de abril del 2021.

Durante la primera entrevista, Olmert dijo que la familia Netanyahu estaba ¨enferma mentalmente¨. En unos días, los Netanyahu habían amenazado con demandar a Olmert por 1 millón de shekels si no se retractaba de su declaración.

El ex primer ministro Ehud Olmert también aparece en el juicio por difamación, el 10 de enero del 2022.

Durante la segunda entrevista, duplicó su caracterización de la familia Netanyahu, negándose explícitamente a retractarse, y se rio cuando uno de sus entrevistadores le advirtió que podría estar perdiendo un millón de shekels.

El comentario inicial de Olmert se produjo durante una entrevista con Democrat TV, en la que criticó fuertemente al gobierno anterior liderado por Netanyahu y su conducta durante la pandemia de coronavirus.

¨Teníamos 100 billones de shekels como subsidios de licencia no remunerada …si hubiéramos invertido 10% de eso en el sistema de salud pública en los últimos dos o tres años, estaríamos en una situación completamente diferente.

Olmert también expresó optimismo en establecer un gobierno sin Netanyahu. ¨El Likud está perdiendo su poder¨, dijo, expresando esperanza de que Nueva Esperanza dirigida por Gideon Sa´ar cumpliría su palabra de no apoyar a ninguna coalición con Netanyahu.

Sin embargo, el enfoque positivo de Olmert no se extendió al propio Netanyahu, con Olmert expresando algunos comentarios controversiales sobre Netanyahu y su familia.

¨Lo que no puede ser arreglado es la enfermedad mental del primer ministro y su esposa e hijo¨, dijo Olmert.

¨Bajo circunstancias regulares, cualquier psiquiatra con una consciencia saludable …le diría que necesitan ser hospitalizados. Son personas enfermas¨, agregó.

El abogado de la familia Netanyahu, Yossi Cohen, respondió a Olmert en el momento, diciendo: ¨Es difícil superar el nivel de maldad, malicia e infamia en sus comentarios que incluyen calumnias premeditadas y serias destinadas a humillar y despreciar a mis clientes mientras los convierte en una causa para el ridículo y el desprecio a los ojos del público y para dañar sus posiciones¨.

Olmert había criticado abiertamente a Netanyahu y su gobierno durante años, yendo tan lejos como para decir que Netanyahu era responsable de destruir la sociedad israelí.

Antes de la audiencia del lunes, los Netanyahu trataron de usar el brote de Ómicron para asistir sólo por vídeo o comenzar la audiencia tarde. Pero el juez Amit Yariv dijo que era irrespetuoso para la corte que los Netanyahu hicieran semejantes peticiones, especialmente sólo 24 horas antes de la audiencia. Amenazó con penalizarlos sino asistían a tiempo.

Yariv advirtió al abogado de Olmert, Amir Titonovich, que no podrían alegar la defensa tanto de ¨Olmert dijo la verdad¨ como de que Olmert estaba dando una declaración de comentario de opinión no basada en hechos.

El juez expresó escepticismo de que Olmert pudiera probar que Netanyahu estaba ¨enfermo mentalmente¨ de acuerdo con el estándar requerido por la ley para hacer una defensa. Pareció sugerir que se basaran en la defensa de la opinión.

Tanto Titonovich como el propio Olmert dijeron que querían ambas defensas. Olmert dijo que tenía que escuchar las grabaciones de los miembros de la familia Netanyahu proporcionando evidencia de que Netanyahu y su familia inmediata estaban ¨locos¨. Sin embargo, la corte continuó presionando que ellos no pueden tener evidencia, especialmente si la corte no les permite solicitar nueva evidencia psiquiátrica sobre los Netanyahu. La corte insinuó que podría rechazar la solicitud de Olmert porque la cuestión legal era si Olmert, en el momento, tenía bases para argumentar sobre la salud mental de Netanyahu.

Por otro lado, Yariv disparó al abogado de Netanyahu, Cohen, que dijo, ¨En otros países, Olmert habría sido arrestado¨. Respondiendo, Yariv dijo, ¨Gracias a D-s no estamos en esos países¨.

También hubo puntos cómicos durante los procedimientos, incluido Netanyahu padre interceptando y bloqueando el paso de una nota que su hijo Yair había querido pasar a Cohen, así como el ex primer ministro restringiendo los múltiples intentos de Sara de hablar con el abogado o dirigirse a la corte.

Olmert pareció estar principalmente enviando mensajes de texto, aunque se enfrentó a la corte unas pocas veces. En un punto, él y su abogado se ofrecieron a llegar a un acuerdo sobre la base de reconocer que su ataque a los Netanyahu fue sobre la base de cómo estaban manejando sus responsabilidades públicas y no basado en ninguna experiencia médica. Cuando los Netanyahu demandaron que Olmert también se disculpara o dejara abierta la posibilidad de que la corte lo multaría, dijo, ¨De ninguna manera¨.

El personal del Jerusalem Post contribuyó a este reportaje.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil