Economía en Israel: aumentos de precios, desigualdad y el problema de los monopolios

Israel encabeza la lista de la OCDE de países con la mayor brecha entre ricos y pobres, y los aumentos de precios de los bienes básicos sólo ampliarán esa brecha. Expertos advierten que los israelíes deben tomar decisiones más sabias a la hora de comprar.

Cuando uno de los mayores productores de alimentos de Israel anunció que estaba aumentando los precios de muchos productos básicos, la indignación pública fue generalizada. Propiedad de la firma suiza Nestlé, Osem informó a los propietarios de supermercados que aumentaría los precios de cientos de productos en un promedio del 5%, a partir del próximo mes.

El aumento esperado de los precios expone una vez más problemas bien conocidos con los que la economía israelí ha estado lidiando durante décadas.

Un supermercado de Tel Aviv, la ciudad más cara del mundo. (Nadav Abas)

«Las materias primas, el embalaje y los costos de transporte se han disparado», se justifica Osem. «Esto no tiene precedentes. Después de un período prolongado durante el cual hemos absorbido el aumento de precios, nos vemos obligados a actualizar nuestros precios minoristas», agregaron.

La condena no tardó en llegar, y se llamó a boicotear a la empresa. Existe la preocupación de que si Osem tiene éxito, otras compañías la seguirán. También se espera que los precios de los productos lácteos aumenten en las próximas semanas a medida que el precio de la leche cruda haya aumentado.

«Como consumidores, no tenemos que aceptar esto», dijo Sharon Levin, directora de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Paamonim, una ONG destinada a dar educación financiera a las familias israelíes. «Los consumidores deben ser más inteligentes y tomar decisiones más sabias sobre nuestras compras», agregó.

Los precios de cientos de productos aumentarán en un promedio del 5%. (Shutterstock)

Los aumentos en los precios de la electricidad, el agua, el gas y los impuestos municipales hacen que muchos israelíes sientan la peor parte de una economía global que se tambalea por la crisis inducida por la pandemia, pero también por otras tendencias de los últimos años.

«Esto es probablemente el resultado de un aumento general de los precios en el mercado, algo que un boicot no puede resolver», dijo el profesor Joseph Zeira, del Departamento de Economía de la Familia Bogen de la Universidad Hebrea de Jerusalem. «En la última década, ha habido una expansión monetaria masiva en el mundo occidental, incluido Israel. Esto inevitablemente resulta en un aumento de los precios», explicó.

Osem ha tratado de aumentar los precios en el pasado, pero el ex ministro de Finanzas Moshe Kahlon presionó al conglomerado para que retrocediera. El actual ministro, Avigdor Liberman, proyecta menos preocupación por el ya alto costo de vida en Israel, tal vez indicando a Osem que esta vez no habrá presión del gobierno. Hubo críticas de otros ministros del gabinete, pero es difícil ver que la protesta pública cambie la opinión de Osem u otras compañías.

«Los movimientos de protesta masiva pueden tener un impacto político significativo, pero por lo general los boicots son menos impresionantes a nivel económico», señaló el profesor Benjamin Bental, investigador principal y presidente del Programa de Política Económica en el Centro Taub de Estudios de Política Social en Israel.

 El COVID-19 causó un aumento global en los precios de las materias primas.
(AFP)

Desde la pandemia de COVID-19, ha habido un aumento mundial en los precios de los productos básicos y en los costos de transporte y envío. El aumento de la demanda y la oferta limitada también han afectado los precios. Osem está cabalgando sobre una tendencia global, y es difícil imaginar que ceda a la crítica pública, por muy fuerte que sea.

El costo de vida en Israel ha aumentado en los últimos años. En 2021, por primera vez, Tel Aviv fue clasificada por The Economist como la ciudad más cara del mundo. Un aumento en los precios de los comestibles y el transporte jugó un papel importante en la clasificación poco halagüeña.

Una de las principales razones del aumento en el costo de vida es la apreciación del shekel israelí. Esto hace que el costo local de los productos y servicios sea alto en comparación con el dólar estadounidense. Para las familias de bajos ingresos, tal cambio en los precios de los productos básicos tiene un gran impacto. Aproximadamente el 20% del presupuesto de las familias del decil inferior en Israel se asigna a la alimentación.

Aproximadamente el 20% del presupuesto de las familias del decil inferior en Israel se asigna a la alimentación.

«Esto es significativo», señaló Zeira. «Aumentará las brechas en Israel… Los ingresos son escasos y las familias más pobres tienen menos defensas contra esto. Aquí es donde el gobierno debe actuar», agregó.

«Los precios de los alimentos juegan un papel importante en el costo de vida», expresó Bental. «Cuando hay desviaciones debido a las fuerzas del mercado y los cambios en la oferta y la demanda, esto tendrá un impacto», agregó.

En el verano de 2011, cientos de miles de israelíes participaron en protestas semanales contra el alto costo de la vida en el país. El movimiento cambió el discurso político y tuvo cierto impacto en las políticas económicas con reformas en ciertos temas. Sin embargo, muchos de los problemas que aquejan a la economía israelí no han cambiado, uno de ellos es la presencia de monopolios.

Protesta de israelíes a favor de la justicia social, en 2011.  (Alex Kolomoisky)

En el sector alimentario, Osem tiene el monopolio de muchos de los productos que vende. «Este es el principal problema», dijo Bental. «Osem no sólo controla el mercado, sino que también controla gran parte de la importación de productos a Israel. Por lo tanto, lo que se necesita es que los tomadores de decisiones creen políticas que rompan este monopolio, en lugar de un boicot».

Durante las protestas sociales de hace más de una década, hubo llamados a poner fin a la presencia de monopolios en Israel. Con una economía fuerte, el país podría dejar de lado la noción de que Israel necesita cerrar su economía para protegerse. El principal motor económico de Israel, el sector de alta tecnología, opera sin restricciones y está completamente abierto a la competencia, con gran éxito.

«Había una percepción de que lo que caracteriza al nuevo estado independiente era la independencia financiera y la autosuficiencia», señaló Bental. «Esta política condujo a una protección extrema de los productos nacionales, prohibiendo casi todas las importaciones y contribuyendo al desarrollo de monopolios».

El futuro cercano será un desafío para el gobierno. (Yoav Dudkevitch)

El futuro cercano será un desafío para los israelíes, pero también para el gobierno. El reciente nombramiento de un jefe permanente de la Autoridad de Competencia de Israel deja espacio para la esperanza de que se aborde la cuestión de los monopolios en el mercado.

«Estamos entrando en un período en el que los precios van a subir y los salarios seguirán siendo en gran medida los mismos», dijo Levin. La robusta economía de Israel no es disfrutada por todos sus ciudadanos y el impacto de los aumentos de precios lo pone de relieve.

El gobierno, inaugurado el verano pasado, prometió reducir el costo de la vida. Queda por ver cómo lo hará. «Las palabras y el tono son correctos, pero necesitamos ver acción», resumió Bental.