Un grupo de una sinagoga ayuda a una familia afgana a huir de los talibanes y a reunirse con parientes en Nueva York

Los refugiados llegan al nuevo hogar después de recibir ayuda de activistas judíos y de estar meses en tránsito; todavía temen por familiares en Kabul mientras millones se enfrentan al hambre, la sequía y las enfermedades.

Por Luke Tress

Talibanes en Kabul, Afganistán, 19 de septiembre de 2021. (Foto AP / Felipe Dana)

La familia había estado huyendo durante semanas, desde que cayó el gobierno afgano y los talibanes tomaron Kabul.

Habían huido de la capital junto con otros en un convoy de autobuses, llegando a la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif al amparo de la noche y refugiándose en un salón de bodas.

Combatientes talibanes merodeaban afuera, con listas de nombres y fotografías, y los organizadores furtivos de su grupo no permitieron que la familia saliera.

Con el tiempo, algunos de los niños escondidos se enfermaron y necesitaron atención médica, por lo que la familia se aventuró a salir.

“Cualquier cosa podía pasar”, dijo el padre. “Sus puestos de control aumentaban con el paso de los días. No sabíamos qué nombres figuraban en su lista o de quiénes eran las fotos que cargaban.

«No salimos hasta que tuvimos que hacerlo».

Combatientes talibanes revisan vehículos en una calle de Kabul, Afganistán, 17 de noviembre de 2021. (Foto AP / Petros Giannakouris)

 «Caos, como nuestro país»

Meses después de huir de Kabul, la familia ha alcanzado seguridad y libertad en Nueva York, con la ayuda de organizaciones, familiares e individuos en Estados Unidos y Afganistán.

Su viaje ilustra las consecuencias generalizadas y continuas de la desordenada retirada estadounidense de Afganistán y las redes improvisadas utilizadas para sacar y apoyar a algunos refugiados de la nación devastada por la guerra.

El padre de la familia habló con The Times of Israel bajo condición de anonimato porque teme las represalias de los talibanes contra su familia que aún se encuentra en Afganistán. Solo puede ser identificado por su primera inicial, F.

Él, su esposa y sus dos hijos pequeños llegaron a los Estados Unidos con la ayuda de un grupo de Nueva York que ayuda a refugiados, el Consejo Interreligioso para Nuevos Estadounidenses Westchester, que consta de cuatro sinagogas y dos iglesias. La agencia de ayuda a refugiados judeo-estadounidense HIAS capacita, apoya y ayuda al grupo.

F. Comenzó a trabajar con el ejército estadounidense en Afganistán en 2008 mientras estudiaba en la Universidad de Kabul. Había tomado clases de inglés cuando era más joven y se especializó en literatura inglesa en la universidad.

Ilustrativo: un combatiente talibán armado parado en la esquina de una calle muy transitada por la noche en Kabul, Afganistán, el 17 de septiembre de 2021. (Foto AP / Felipe Dana)

Su libro favorito era Animal Farm, el cuento de 1945 de George Orwell sobre un colectivo de animales que se rebela contra su granjero con aspiraciones de igualdad, solo para descender a la tiranía bajo la dictadura de un cerdo llamado Napoleón.

“Me encanta ese libro. Es como la situación en Afganistán. En ese libro recuerdo que era un caos, como nuestro país, lo que vivimos, dijo.

Trabajó para diferentes contratistas militares estadounidenses, empresas estadounidenses y proveedores militares hasta el 15 de agosto, día en que los talibanes tomaron Kabul.

“Enfrenté muchas amenazas debido a mi experiencia. Solía ​​trabajar para las fuerzas estadounidenses, así que tuve que vivir escondido. Cambiaba de lugar contantemente”, dijo.

Dos de sus hermanos, que también habían trabajado para Estados Unidos, huyeron a Nueva York hace varios años debido a la amenaza de los talibanes. El grupo colocó una bomba en una de sus puertas de entrada. Los dos hermanos se reubicaron con la ayuda del grupo de Westchester, incluido el activista Jeff R. Swarz.

Habiendo escuchado de la familia sobre la difícil situación de F., Swarz lo contactó a él y a personas en los Estados Unidos que pensó que podrían ayudar, incluidos activistas y legisladores.

Las fuerzas estadounidenses abandonan Afganistán por el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul Afganistán, 30 de agosto de 2021 (Piloto Taylor Crul / Fuerza Aérea de los EE. UU. vía AP)

Una avenida de escape

F. había solicitado una visa de inmigrante especial para afganos que habían trabajado con los EE. UU. pero no habían recibido respuesta. Trató de tomar un vuelo desde el aeropuerto de Kabul, pero la zona estaba irrumpida y no pudo entrar.

Swarz dijo que se puso en contacto con un par de abogados en Nueva York que estaban trabajando con conexiones en Kabul para sacar a refugiados del país. Los abogados deseaban permanecer en el anonimato y Swarz no conoce detalles sobre sus contactos sobre el terreno en Afganistán.

Swarz se mantuvo en contacto con F. mientras estuvo escondido.

“Le enviaba mensajes de texto con regularidad, diciéndole lo que estábamos haciendo aquí para que supiera que la gente en los Estados Unidos estaba al tanto de su situación y que él no estaba solo”, dijo Swarz.

“Solía darme esperanza”, dijo F.

Las conexiones de Swarz idearon un plan para sacar a refugiados a través de vuelos chárter desde la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif, desde donde menos personas intentaban escapar, y habían conseguido transporte para llevarlos allí. Swarz transmitió la información de F. a los organizadores.

“Era el 31 de agosto. Recibí una llamada de un número local. Dijeron ‘Ven’. Me dieron una dirección y dijeron que íbamos a Mazar-i-Sharif”, dijo F. “Tenía una maleta lista todo el tiempo conmigo porque la situación era así, así que recogí mi maleta y le dije a mi familia que estuviera lista, nos vamos”.

Se dirigió al lugar de recogida, una gasolinera con tanques de combustible amarillos en las afueras de la capital. Le envió a Swarz un correo electrónico diciendo que recibió la llamada y esperó.

Más tarde se enteró de que unas 500 personas habían recibido una llamada para unirse al convoy de siete autobuses. Llegaron a Mazar-i-Sharif alrededor de la medianoche después de un viaje de ocho horas.

Afganos en un autobús se dirigen hacia la frontera iraní en Herat, Afganistán, el 22 de noviembre de 2021. (AP Photo / Petros Giannakouris)

El grupo de refugiados se escondió en salones de bodas en la ciudad del norte, ya que los edificios no se estaban utilizando en ese momento y los organizadores proporcionaron alimentos y otras necesidades. La familia pensó que se dirigían a Tayikistán o Uzbekistán, pero nadie tenía información sólida.

No conocía la identidad de los organizadores con los que Swarz lo había relacionado. Dijo que había alrededor de 10 personas coordinando las cosas, todos afganos.

“Tenían contactos en Estados Unidos. No sabíamos con quién estaban hablando, de quién recibieron instrucciones», dijo. “Solían esconder todo. No compartieron nada con nosotros. Simplemente seguimos sus instrucciones».

Los talibanes controlaron la ciudad durante todo el tiempo que el grupo estuvo allí. Después de aproximadamente una semana, los organizadores temían que los talibanes se hubieran enterado de la operación y nos trasladaron a una instalación diferente. Aproximadamente 10 días después, un grupo de talibanes llegó a su nuevo escondite y les hizo preguntas a los organizadores, por lo que huyeron nuevamente, hasta escondidos en un parque, antes de encontrar un nuevo refugio. Mientras tanto, su presupuesto para comida se estaba agotando.

“Finalmente recibimos la llamada y los organizadores nos dijeron que nos íbamos al siguiente día”, dijo F. Les dijeron que iban a ir a Albania, pero cuando llegaron al aeropuerto recibieron visas para Catar.

Habían logrado evadir a los talibanes durante las varias semanas que permanecieron en Mazar-i-Sharif, incluso cuando se aventuraron a realizar visitas médicas, pero se encontraron cara a cara con los combatientes del grupo en el aeropuerto.

“Nos insultaron. Ustedes son traidores, son infieles», dijo F. “Estábamos muy asustados porque podía pasar cualquier cosa. Podían cancelarlo, podían hacernos cualquier cosa, así que teníamos mucho miedo”.

“Pueden hacer lo que quieran”, dijo. «No sé por qué nos dejaron salir». Swarz dijo que hubo algunas negociaciones con los talibanes con respecto a los vuelos.

Logró salir en el primer vuelo, pero los talibanes bloquearon el segundo vuelo para el resto del grupo durante 10 días, dando diferentes excusas varias veces. Finalmente, los 500 refugiados, incluidos algunos de los organizadores, llegaron a una instalación militar estadounidense en Catar.

Afganos abordan un avión de transporte de Catar en Kabul, Afganistán, el 18 de agosto de 2021 (Oficina de Comunicaciones del Gobierno de Catar a través de AP)

‘Todo era hermoso’

Permanecieron en Catar durante 34 días, dijo F. Pasaron por chequeos médicos y procesamiento militar, y recibieron vacunas, incluso para COVID-19. Luego fueron a la Base de la Fuerza Aérea Holloman en Nuevo México durante aproximadamente dos semanas.

Llegaron cansados, con algunas maletas de ropa y nada más. Sentían nostalgia y no tenían mucho que hacer en las bases, pero el ejército estadounidense les dio una «cálida bienvenida».

“Nos trataron como miembros de la familia, nuestros hijos, nosotros mismos. Eran personas excepcionales”, dijo F. «Solían jugar con nuestros hijos desde la mañana hasta altas horas de la noche».

El programa estadounidense para asentar a refugiados, llamado Operación Aliados Bienvenidos, ha colocado a unos 37.000 afganos en comunidades estadounidenses. Unos 35.000 se encuentran todavía en seis bases militares en los EE. UU., otros 3.200 en terceros países esperando un vuelo a los EE. UU., y algunos todavía están tratando de salir de Afganistán.

“Cuando vi a Jeff venir a mí, no pude controlarme. Me puse a llorar, porque después de saber que solía perder la esperanza en Afganistán, él solía darme esa confianza y esa esperanza”, dijo F. “Luego vi a mi hermano, lo abracé, mis primos estaban allí, los besé, luego nos subimos al taxi”.

«Todo era hermoso. Me sentí aliviado. Jeff estaba hablando del tráfico pesado porque era un día festivo. Le dije a Jeff que todo estaba bien para mí, incluso este tráfico en Nueva York”, dijo F. «Todavía amo todo en Nueva York».

Ahora vive con la familia de su hermano mientras el grupo de Swarz trabaja para organizar el alojamiento de la familia.

“Tengo suerte de que me ayuden. Vienen a mi casa, me traen ropa abrigada a mí y a mi familia. Afuera hace mucho frío y verlos cargando esas pesadas bolsas, es muy lindo. Realmente aprecio todo lo que están haciendo».

«Uno de los voluntarios me contó un poco sobre Janucá, cómo los judíos celebran eso, eso es algo que aprendí», dijo F. “Son gente muy amable, muy generosa. Esto es muy fantástico sobre los judíos, y sé que hay otras organizaciones y personas judías que solían evacuar a muchos afganos, así que los apreciamos por todo”

Jeff R. Swarz, izquierda y F., derecha, en el aeropuerto JFK de la ciudad de Nueva York. (Cortesía)

El Consejo Interreligioso para los Nuevos Estadounidenses de Westchester se formó hace unos cinco años con el apoyo de HIAS. El consejo recauda fondos para las familias de refugiados y luego las apoya después de su llegada con vivienda, transporte, empleo, ayuda con el idioma y otra asistencia. Swarz dijo que no es una organización benéfica – el objetivo es la integración y la independencia.

La financiación proviene principalmente de las sinagogas y las iglesias, y todo se destina a los refugiados. La mayoría de los voluntarios también son miembros de grupos religiosos.

La organización apoya a los nuevos refugiados durante aproximadamente un año mientras encuentran su lugar en los EE. UU. y obtienen ingresos seguros, mientras que HIAS ayuda con el apoyo burocrático, como la solicitud de tarjetas de residencia y la seguridad social.

“Si estoy vivo, te estoy hablando ahora, es por Jeff y su organización. Realmente aprecio eso. Cambiaron mi vida, salvaron mi vida y a mi familia”, dijo F.

F. dijo que planea inscribirse en un campo de entrenamiento de ingeniería de software y encontrar un trabajo en tecnología de la información. El grupo de Swarz ayudó a asentar a los dos hermanos de F. y a otra familia afgana, que ahora son económicamente independientes.

Un combatiente talibán observa cómo la gente hace fila para recibir dinero en efectivo en un sitio de distribución de dinero organizado por el Programa Mundial de Alimentos en Kabul, Afganistán, el 17 de noviembre de 2021 (AP Photo / Petros Giannakouris).

Afganistán en caída libre

Sin embargo, la crisis en Afganistán continúa. F. teme por sus tres hermanos y dos hermanas que todavía están allí. Uno de los hermanos solía trabajar para los Estados Unidos y está escondido, moviéndose de un lugar a otro. Solicitó una visa especial de inmigrante pero no la ha recibido.

La ONU ha calificado a Afganistán como «la peor crisis humanitaria del mundo». La economía está en ruinas, el sistema de salud está al borde del desastre y las enfermedades se están propagando, incluidos el COVID-19, el sarampión, la poliomielitis y la malaria. La temperatura está bajando a medida que se acerca el invierno y franjas del país se enfrentan a la sequía. El PIB se ha contraído en alrededor del 40%.

Los $9.000 millones de dólares en reservas del banco central afgano se congelaron, paralizando el sistema bancario, y la financiación extranjera se ha bloqueado mientras grupos internacionales intentan ver cómo trabajar con un grupo como los talibanes. La ONU ha dicho que se requieren alrededor de $220 millones por mes para mantener al país alejado del precipicio.

La rama afgana del Estado Islámico va en aumento. La ONU dijo el mes pasado que había llevado a cabo 334 ataques allí este año, en comparación con los 60 del año pasado.

Los talibanes han pedido mejores relaciones con Estados Unidos y otros estados, pero han ejecutado a decenas de sus oponentes y han renovado las restricciones sobre mujeres y niñas.

El problema más urgente es la comida, ya que millones se enfrentan a la inanición.

“Así que el problema hoy para todos esos refugiados no es solo que tienen que adaptarse a un nuevo país y un nuevo idioma, todos tienen parientes en Kabul que están hambrientos”, dijo Swarz.

«Somos responsables de esto, en parte. Empezamos a rodar esta bola, esta espiral, sacando a nuestras tropas”, dijo. Aboga por una ayuda alimentaria más directa, sin proporcionar financiación alguna a los talibanes.

El hermano de F. ha estado enviando dinero a sus familiares en Kabul para mantener comida en la mesa.

La ONU ha dicho que casi 23 millones de afganos, más de la mitad de la población, enfrentan un hambre severa. Tres millones de niños están desnutridos y un millón de niños pueden morir de hambre.

 

Traducción: Comunidad Judía de Guayaquil